Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26

Tengo miedo
🌙🌙🌙
Demian

La noche fría nos camuflaba nos habíamos separado en tres grupos mezclando los grupos. Jamás había pasado algo como esto donde Valius, Vampiros y Licántropos trabajemos juntos. Esto sólo lo podía lograr Angelic mi pequeña ya quería estrecharla contra mis brazos.

El aullido de mi papá nos dio la señal para atacar la casa tenía poca seguridad. Lo que me hizo pensar que no esperaban que descubriéramos su paradero tan pronto. Todos equipados con jeringas rellenas de flor de Luna. Un potente veneno para los licántropos, una dosis vasta para desmayar a un lobo Alfa. Con Carter entramos en la casa desmayado a dos lobos que estaban en la entrada los demás cuidaban que nadie venga y los otros neutralizaban a los guardias. La casa es enorme no sabía por dónde buscar a Angelic. Mi olfato estaba siendo interrumpido no sentía su aroma. Esto debió ser obra de las gemelas.

La casa rechinaba con cada paso lo más probable es que la tengan en el sótano. Un grito en la plata de arriba me detuvo en seco. Mire al rubio que asintió y fue conmigo a investigar. Sentía que mi corazón se me saldría del pecho. El rechinar de las maderas bajo nuestros pies me ponía más nervioso, tome dos jeringas cargadas preparado para entrar y atacar. Carter se posicionó a mi lado cuando escuchamos la voz de mi pequeña estaba llorando y suplicaba que la liberaran. Sus palabras solo me enfurecieron, paté la puerta entrando para ver a Angelic en una silla sangrando con moratones y atada. Enfrente de ella estaba Leo Foster sosteniendo en su mano una navaja. Me abalance sobre él, pero este me detuvo dando un golpe seco en mi estómago. Caí al suelo causando nerviosismo en Angelic, Leo intento patearme, pero lo tumbe para que cayera. Carter fue más rápido que yo, se abalanzo encima de Leo antes de que pudiera defenderse y le inyectó una jeringa. Tome a Angelic en mis brazos y la saque de ese lugar tan pútrido. El rubio saco a Leo cargándolo sobre su hombro lo llevaría ante mi padre donde espero que le den el peor de los castigos.

– Demian viniste – Angelic temblaba en mis brazos su mirada estaba sin vida.

– Siempre vendré en tu rescate preciosa – la estreche con cuidado más contra mi

– gracias – se desmayó dejando caer su cabeza hacia atrás

– debemos irnos ahora vienen refuerzos y hay que buscar hogar para todas estas familias de Valius y Vampiros. Haider no tolera la traición y ellos nos ayudaron se los debemos. – papá apretó mi hombro indicándome que debíamos irnos.

– dónde vivimos nosotros hay muchas casas abandonadas pueden habitarlas – mi papá sonrió con mi idea y tomo a Angelic en brazos

– dirígelos, yo la llevaré para que la curen

– Vampiros y Valius los llevaré a sus nuevos hogares – camine siendo seguido por toda la manada se fue con mi papá. A excepción de Alec que me acompaña.

– hermano creo que te has olvidado de decirme algo – Alec apretó mi hombro de forma amistosa. Sé que se refería a que no le conté nada de mi relación con Angelic. Y que ella también sabía acerca del secreto de los lobos.

– quería ir con calma con ella todo esto es nuevo y no tuve tiempo de decirte – me encogí de hombros sin saber que más decir.

– ¿sales con Angelic? – detrás de nosotros hablo Carter – ¿acaso no es tu hermana?

– si salimos, y ella no es mi hermana ni jamás lo será – lo miré sobre mi hombro y seguí con mi camino en silencio. Al cabo de un rato llegamos al sitio donde sería el nuevo hogar de los Vampiros y Valius bastante alejado del pueblo y aislado. Los deje para que se instalaran y me fui corriendo a mi casa debía ver a Angelic. Detrás de mí venia Alec que intentaba seguirme el paso. En cuanto llegamos a mi casa entramos por la cocina donde estaban mis padres hablando.

– espera que están revisando a Angelic el doctor – olfatee el ambiente y apestaba a Valiu. Mire a mi padre buscando respuesta – es el papa de Carter él es doctor.

Pasaron dos tediosas horas donde no paraba de caminar de un lado a otro en la sala. Carter que había venido hacia media hora no dejaba de teclear en su celular, Alec estaba sentado alado del rubio mirándolo con desconfianza. Ninguno decía nada todos esperábamos que saliera el papa de Carter para ver a Angelic. Escuche los pasos salir de la habitación de Angelic y enseguida frenen mi andar para ver a la escalera. Por donde apareció el papa de Carter junto al mío hablando de Angelic. Todos corrimos a las escaleras esperando a que bajaran los dos hombres para hacer un interrogatorio de preguntas. Quería saber cómo estaba ella si se encontraba bien, solo quería vera.

– ¿papa como esta ella? – se me adelanto a preguntar Carter. Su padre lo miro y apenas curvo sus labios en una sonrisa lo cual nos aliviano a todos.

– se encuentra bien está un poco golpeada y tiene marcas de tortura, pero desaparecerán con algunas cremas y medicamentos – pase entre medio de los dos hombres para subir las escaleras corriendo quería ver con mis propios ojos que ella estuviera bien.



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar