Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 35

Red Hood
🌙🌙🌙
Angelic

Tía Soft me regalo un tapado rojo me dijo que es parte del uniforme de la academia. Hablando de eso mi madre estuvo llamando a mi papa biológico para que yo viva con él en los Angeles mientras voy a la academia. En una semana me iría, pero ya no me estaba hospedando en casa sino en casa de Carter. Intente matar a mi padre dos días después de mi cumpleaños y no lo soporte más me fui de casa pidiéndole asilo a mi amigo que vive lejos de hombres lobo. El lado bueno es que ahora los vampiros no intentan beber mi sangre al ser la amiga de Carter nadie intenta matarme. Pasar las vacaciones encerrada no fue lo que planifiqué, pero tampoco el ser una red hood.

– Angelic te traje comida – me levanté de la cama bajando a la cocina la casa de Carter es un laberinto, pero una vez que te acostumbras sabes por dónde ir. De una de las habitaciones sale saltando en un vestido pomposo color rosa la hermanita de Carter. Brooklyn se pasea por el pasillo con una barita de plástico que en la pita tiene una estrella y varias cintas de colores pegadas.

– tu serás un sapito, tu un súper héroe y tu una horrible princesa que tiene muchos granitos como Bella – fue tocando con su barita cada mueble de la casa. Hasta que dejo de saltar y noto mi presencia sonrió dejando ver el hueco en sus dientes frontales. Movía su cabeza de un lado a otro haciendo saltar sus dos coletas rubias y al igual que su hermano tiene unos ojos avellana muy bonitos – tú serás la novia de Carter – me toco con su barita la pierna y continúo corriendo por el pasillo convirtiendo cosas en su imaginación. Ambas bajamos derecho a la cocina donde el rubio estaba cocinando la carne. Que huele delicioso no les voy a mentir desde que llegue a casa de Carter como carne a la par de mi amigo.

– convertí el cuadro de la tía Griselda en una princesa horrible como Bella tu ex novia – no pude contener la risa que me causo ver a una niña de seis años hablar de ese modo. Carter me miro con reproche porque me reí del comportamiento agresivo de su hermana menor.

– lo siento – me disculpé con una sonrisa de lado que escondía la risa

– y también convertí a Angelic en tu…. – tape la boca de Brook antes de que diga algo más. Carter pareció prestarle más atención a su pequeña hermana cuando vio que quise callarla.

– Brooklyn te daré una caja llena de dulces si no dices nada – la pequeña rubia asintió con su cabeza y solté su boca al tiempo que ella se iba corriendo de la cocina.

– ¿Qué quería decirme Brook? – tome un plato del placar evitando la mirada de mi amigo. La familia Franttini me recibió con los brazos abiertos la noche en que llegue muy alterada golpeando la puerta de Carter con los cabellos revueltos y toda mojada por la lluvia.

– solo estaba jugando es todo Car – mire por encima de mi hombro al chico que se había sentado en la isla de la cocina.

– ok. Tu madre me llamo para que te avisara que terminaras tus estudios secundarios online – me senté frente a él tomando la carne asada de la bandeja – Brook hora de comer – pasos apresurados se escucharon por toda la casa hasta que la pequeña rubia apareció saltando

– parece que mi vida se cae a pedazos – susurre pinchando la carne apenas si tenía hambre, pero ni bien probaba la carne no podía dejar de comerla.

– sé que todo se ve mal, pero recuerda que en cuanto puedas controlar tu instinto puedes volver a ver a tu familia – Carter puso otro trozo de carne en mi plato. Mire a su hermana que transformo sus dientes en filosos colmillos devorando la carne cruda que su hermano había traído. Hasta una niña de seis años podía controlar su instinto asesino y yo no.

– eso creo, de todos modos, vivir con mi papa biológico me aterra un poco jamás lo conocí pensé que…. estaba muerto – susurre lo último para que Brooklyn no me escuchara. Carter tomo mi mano apretándola apenas al menos no había intentado coquetear conmigo en los días que llevo aquí.

– no debes tener miedo a fin de cuentas es tu papa no creo que te haga daño – puede que tenga razón, pero no conozco de nada a ese hombre que tal si es un psicópata como el papa de Diego. Por la luna diego me dijo que él estaba vivo, pero jamás tuvimos oportunidad de hablar acerca de lo que sabe.

– tengo que ver a Diego – me levante dejando caer mi tenedor haciendo un ruido estruendoso.

– puedo ir contigo si quieres – mire a Carter con incredulidad como podía dejar todo para seguirme a un lugar totalmente desconocido. Brooklyn dejo de comer su trozo de carne y miro a su hermano con lágrimas en los ojos.

– ¿porque tienes que irte? – la carne salió volando del plato de Brooklyn para estrellarse en el rostro de Carter. Los gritos de la pequeña se escucharon por toda la casa y no exagero cuando digo que rompió mis tímpanos. Cuide algunos niños antes y jamás había visto una rabieta tan fuerte como la de Brooklyn.

– puedo llevarte Brook tan solo deja de gritar y come el resto de tu carne – es increíble como los niños cambian de parecer en menos de un minuto. El rubio puso un nuevo trozo de carne en el plato de Brook que comenzó a devorarlo.



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar