Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 36

Traición
🌙🌙🌙
Angelic

Por más que lo intentara no lograba soltar el agarre de Brooklyn de mi pierna desde que salí del baño ella no soltó mi pierna. Carter lo intento todo, desde ponerle carne fresca delante de sus ojos, ofrecerle dinero, caramelos y hasta peluches. Brook negaba y se ponía a llorar diciendo que no quería que me fuera.

– ¿Brook tu amas a tu papá? – cuestione a la rubia que asintió con su cabeza sin soltar mi pierna. – yo tengo que ir a la casa de mi papá Brook por que el me extraña – sentí como su agarre se aflojaba me agache a su altura y pude ver que ella estaba llorando. – no te preocupes no me olvidare de ti te llamare todos los días – la abrace y ella dejo de llorar mirándome a los ojos beso mi mejilla. Tomo su varita y la coloco en mi frente.

– tú serás la novia de Carter – me reí ante el deseo de Brook desde que había llegado a su casa me tocaba con su barita diciendo que debía ser la novia de su hermano. Se fue corriendo a su habitación dejándome sola con Carter.

Ambos nos miramos y sabíamos que era el momento de la despedida. Lo abrace fuerte a pesar de conocerlo poco Carter forma parte de mi vida es la persona que estuvo conmigo conteniendo mis arranques y el que estuvo en la noche cuando tenía pesadillas. Fue mi sostén en los momentos difíciles Carter se volvió mi paño de lágrimas y mi salvador. El salvador que impidió que cometiera cosas terribles contra mi familia y amigos. Me duele el tener que abandonar todo por ir a un sitio donde no conozco a nadie me sentiré muy sola. Sentí sus brazos soltarme y quemaba donde antes habían estado sosteniéndome. Nos miramos juntando nuestras frentes su nariz choca con la mía de forma suave. Sonreí al sentir sus manos rodear nuevamente mi cintura su cálido aliento choca contra mis labios hasta que rompe la corta distancia que nos separa. Siento la presión de sus labios sobre los míos, son cálidos y suaves continuo el beso rodeando su cuello con mis manos. Estoy perdida caí ante la tentación y le falle a Demian. Corte el beso brusco empujando a Carter lejos de mi gire y salí de la casa corriendo.

– Angelic – grito Carter detrás de mí, pero no frene choque contra algunos vampiros que gruñeron.

– tengo que estar sola un momento solo déjame – grite también sin darme la vuelta. Corrí y corrí hasta que la vegetación del bosque se hizo menos densa a lo lejos pude ver la casa de mis padres. Sonreí feliz quería por lo menos despedirme una última vez de mis seres queridos antes de irme a ese internado en los Angeles. Acelere mi paso hacia la casa la felicidad me embriagaba recorriendo cada célula de mi cuerpo. Entre por la cocina que como siempre la puerta estaba abierta. – mamá... papá... Demian – grite, pero nadie me respondió. Entre en la casa mirando las escaleras parecía que no había nadie en casa pero si la puerta de la cocina estaba abierta alguien debía de estar – Demian – grite subiendo las escaleras. Nadie respondió mi llamado de seguro el flojo debe de estar durmiendo.

Caminé mirando cada rincón de la casa intentando tener un mapa detallado en mi memoria del lugar donde viví toda mi vida. El pasillo donde estaban las habitaciones se encontraba algo desordenado. La ropa de Demian estaba regada por el suelo y apestaba a sudor de seguro vino de correr. Frene justo en medio del pasillo donde estaba mi puerta a mi lado izquierdo y del lado derecho la de Demian. Con algo de temor abrí la puerta de Demian temiendo encontrármelo desnudo. Ya sé que lo vi otras veces así pero vamos que hace mucho que no tenemos intimidad y debo decir que soy algo tímida. La habitación estaba oscura no se veía nada toque el interruptor de la luz que está justo alado de la puerta. Cuando la luz se encendió la escena que me encontré me partió el corazón y dejo salir la ira.

En la cama medio desnudo estaba Demian durmiendo y a su lado estaba Liz con un vestido rosa también durmiendo. Mis manos temblaban y mis ojos escocían por el llanto que estaba reteniendo. En un arrebato de ira paté la puerta lo cual despertó a la parejita de bellos durmientes. Un grito de frustración escapa de mis labios y me voy azotando la puerta.

Entro a mi habitación donde encuentro a Duque acostado en mi cama y en cuanto me ve salta corriendo hacia mi emocionado. Cierro la puerta deslizándome en esta hasta caer al suelo donde Duque empieza a lamer mi cara. Del otro lado de la puerta se escuchan voces pero no les prestó atención pongo seguro en la puerta y abrazo a mi perro. Quedo unos segundos así acariciando la cabeza de Duque hasta que los golpes en mi puerta me aturden sacándome de la ensoñación en la que estaba.

– Angelic pequeña ábreme – grita desde el otro lado Demian. Sé que bese a Carter dos veces, pero jamás quise hacerlo siempre me separe del pero nunca me acosté con Carter siempre mantuve esa distancia entre él y yo. Demian se acostó con Liz ellos tuvieron otra clase de intimidad a la cual no quiero ni imaginar. Las lágrimas corren por mis mejillas y los sollozos no tardan en escapar de mi cuerpo. – pequeña....



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar