Los aullidos a la luna

Tamaño de fuente: - +

Epílogo Parte I

Winter
🌙🌙🌙
Angelic

Carter apretaba mi mano intentado darme seguridad la enorme mansión que estaba delante de mí me atemorizaba. Steven mando a que fueran a recogernos en cuanto llegamos y al ver la camioneta con dos hombres fornidos saliendo de ella me dio miedo. No sabía si mi papa era un mafioso o algo por el estilo. Solo conocía su nombre y que le se haría cargo de mi durante estos cuatro años. Cuatro años por que tendré que ir a la universidad aquí mientras simultáneamente voy a Hunter Academy.

– la señorita Angelic Miller y el señor Carter Franttini – un hombre de traje negro y lentes oscuros apareció delante de nosotros con una cartulina donde ponía Angelic y Carter. En tonos rosas con mucha brillantina parecía como si a ese cartel le hubieran disparado con una pistola de accesorios de Barbie.

– es Angelic Black – mire por debajo de mis cejas al tipo apretando mi mandíbula. Yo soy una Black que me mude con Steven no significa que sea una Miller de la noche a la mañana.

– suba al auto los llevaremos a su nueva casa – así es como nos encontramos con la enorme mansión que parecía sacada de una revista de las casas de los famosos.

Las puertas de la mansión se abrieron dejando mostrando a la familia modelo. Un hombre alto de cabello castaño oscuro y ojos igual de azules que los míos nos observaban con una gran sonrisa. A su lado una mujer una cabeza más baja que el de cabello castaño pero en las puntas terminaba en un valayage rubio claro. Sus intensos ojos cafés nos miraban con alegría todo su ser despedía felicidad, era como si se hubiera tragado una granada de positividad que estallo en su ser. Justo entre medio de ellos había una niña con cabello castaño de grandes ojos azules mirándonos con curiosidad entre sus manos tenía un oso de peluche. Cuando Steven dio un paso al frente de inmediato me aferre al brazo de mi amigo en un intento estúpido de protegerme. La sonrisa en el rostro de ambos adultos desaparece la decepción aparece en sus rostros.

– señores Miller soy Carter el mejor amigo de Angelic – extendió su mano a Steven que se la estrecho sonriendo.

– papi ella es mi hermana – mire a la niña que tomo la mano de su padre viéndome con curiosidad. El hombre delante mío asintió a la niña que intento acercase a mí pero puse una mano delante de ella frenándola.

– ¿Qué? – mi mente estaba a punto de explotar no solo estaba con otra mujer la cual no me avisaron, sino que tenía una media hermana. Mis piernas se volvieron gelatina y caí al suelo quedando a la altura de la niña que me veía con los ojos llorosos. Otra vez los puntos negros aparecieron y mi visión comenzó a ser afectada todo se volvió borroso. – Carter... – otro estúpido desmayo hacía semanas que no me pasaba esto y ahora de la noche a la mañana me desmayo.

Desperté viendo el techo de la habitación blanca y me sentía un poco confundida. Gire mi cabeza encontrándome con una cabellera castaña descansando a mi lado y un poco más lejos sentado en un sillón estaba Carter durmiendo. Mi pequeña acompañante giro mirándome a los ojos sonriendo, salto de la cama y movió a Carter que se despertó sobresaltado.

– Carter ya despertó mi hermanita despertó – lo que dijeron hoy es cierto esta pequeña niña es mi hermana. El rubio se levanta caminando hasta mi cama tomando mi mano con una media sonrisa.

– hola ángel.

– hola italiano sexy – Carter se rio ante su apodo acaricio mi mejilla y luego volteo a ver a la niña que nos miraba, gire viendo a esa misma niña y a decir verdad tenemos los mismos ojos y el color de cabello. – hola – salude a la niña que sonrió y se sentó alado de Carter mirándome.

– hola soy Winter – hablo en voz baja y pausada creo que temía que la volviera a rechazar. Con mi mano libre acaricie su rostro tengo una hermana, una de sangre una de la cual no sabía que existía.

Desde ese momento las cosas en la casa me resultaron un poco más llevaderas hable con Steven y su esposa Maggie me resultaron personas agradables. Aceptaron que Carter viva con nosotros solo porque me sentía más cómoda así. Las clases en la secundaria las terminaría online ya que las de la academia por el momento estaban siendo solo teóricas aun no teníamos practicas hasta el segundo semestre. Y mi padre considero mejor que terminara la secundaria en casa ya que conseguir un lugar en un instituto privado era casi imposible. Yo quise decirle que no era necesario uno privado pero el insistió que si por mi seguridad. Acepte porque al parecer mi padre es un importante empresario y no solamente un cazador.

Su esposa Maggie se encargó de ponerme al tanto de lo que es Hunter Academy. Al lugar donde tengo que ir a entrenarme como asesina.... es decir, como cazadora. Me sentía perdida en aquella academia en cuanto entre todas las chicas con esos ridículos uniformes como el mío. Camisa blanca que tenía grabado el escudo de la academia, falda roja con medias negras debajo y el tapado rojo siempre con la capucha puesta. Al menos hasta que ingresemos al instituto después ya podíamos quitárnosla. Por otro lado, los chicos vestían camisa blanca pantalón negro corbata roja y chaqueta roja con el escudo de la academia.



Danny Baladon

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar