Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Diez, la familia.

Origenes.

 

Lukyan Aleksei y Charlotte Ferrec habían estado charlando, en la cocina por un largo tiempo. Era demasiada información la que tenían en sus manos, y demasiados cabos sueltos. Ella estaba sentada en el desayunador, mientras él preparaba algo para comer. Se veían felices, como en muy pocas ocasiones y se sentían un poco tranquilos. Ella había decidido cambiar su apellido, tomar los de su verdadera familia, no es que no les quisiera… también deseaba ser parte de los otros.

 

—Esta sopa se llama... la verdad no recuerdo —dijo Lukyan poniendo un plato de sopa frente a Charlotte, coloco otro un lado de ella en el desayunador.

 

Era la primera vez que, para Lukyan, era estar en casa.

 

— ¿Habías cocinado para alguien?

 

Charlotte hablaba con sutileza, tomando la pequeña cuchara que estaba un lado del plato.

 

—No… en mucho tiempo —respondió él esbozando una tímida sonrisa, recordando la última vez que lo hizo.

 

Pero no solo recordó a Kadesh, también el recuerdo de una vida pasada con ella, la joven probó un poco de la sopa.

 

— ¡Ésta deliciosa! —dijo después de unos segundos, Lukyan caminó con cautela y se sentó a un lado de ella.

 

Comían en silencio, disfrutando simplemente de su compañía. La luz del sol entraba por la ventana de la cocina, iluminando la habitación. No había nubes en el cielo, el viento no soplaba, era una perfecta tarde. De esas ocasiones en las que se disfruta del silencio, y de la compañía. Pero una visita no esperada, interrumpió en ese momento.

 

—Espero puedan invitarnos, un poco de sopa —dijo una voz familia en el viento, que ambos escucharon.

 

Lukyan desapareció y reapareció en la puerta de la cocina, Charlotte dejó lentamente la cuchara sobre el desayunador, poniéndose de pie.

 

—Muéstrate —pidió sin moverse de su lugar.

—Acepté, tu invitación a venir —murmuro Lawrence apareciendo detrás de ella, se veía un poco apenado, por haberlos asustado o por o haber utilizado la puerta, como el resto del mundo.

—No estás solo —murmuro volviéndose a verlo, en esta ocasión se veía distinto, algo en su mirada había cambiado.

 

Aun que claro que no tenía muchos parámetros de comparación, pues solo le había visto una vez. Pero lo suficiente como para haber visto la tristeza, el dolor y la pena en ellos. Sentimientos que sin duda compartían.

 

—Tus abuelos, me acompañan —reconoció Lawrence al momento en que aparecía Merrik Hawthorn y Zoe Catbad.

 

Lukyan estaba detrás del grupo y desarrollo sus alas, Lawrence sintió como se le enfriaba la sangre, por un segundo sintió que habían cometido un error, pero decidió confiar en ella.

 

—Tienes una presencia muy oscura —comento sin volver a verlo, Lukyan esbozo una sutil sonrisa al comentario de Lawrence.

— ¿Qué te trae por aquí? —interrogo Lukyan con calma, aunque su tono se escuchaba un tanto severo, solo se burlaba de ellos.

—Lukyan, son parte de nosotros… y debemos recuperar el tiempo perdido, además, de desenredar esta gigantesca telaraña…—opino Charlotte en tono conciliador caminando hacia el Zelldre, este la observaba con cautela, preguntándose porque seguía confiando en ella —Confía en mi —pidió parando se frente a él.

 

Tomó la mano de Lukyan, acto seguido de clavó la mirada en sus ojos y este comenzó a ocultar sus alas.

 

—No soy una buena persona —murmuró con ternura, viéndola con una dulzura que creía estaba perdida.

—Eso lo se y ellos lo saben.

—Y aún así, estamos aquí —interrumpió Merrik parándose junto a ellos, sentía emoción en su corazón al estar allí.

—No vine a juzgarte o reclamar nada —aclaro Lawrence tono conciliador, un tanto cauteloso ante la mirada escudriñadora de Aleksei —Vine para entender lo que paso y seguir adelante.



C. L. Hoffnung

#6201 en Fantasía
#2745 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar