Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Once, un espíritu antiguo.

Ayuda. 

 

 

—No sé, qué es, lo que va a pasar con ella —decía Domenicus Talin a su amigo Raxus Deiotarus, continuando con su búsqueda de respuestas.

 

Ellos se habían reunidos en la hermosaciudad de Djabeil, en la casa de Raxus. Era una casa pequeña de mediados de siglo, muy confortable de color azul cielo, con grandes ventanales, de decoración sencilla. Tenía la apariencia de que había sido construida de una placa  de piedra, de las grandes piedras negras de esa ciudad.

 

Todo en el lugar estaba perfectamente ordenado y limpio, podían apreciarse pinturas de los ancestros de Raxus, incliso de cuando el mundo era uno solo, cosas que a lo largo de su vida fue coleccionando y que apreciaba.

 

—No hay nada que puedas hacer para evitar su destino.

— ¿Crees que es demasiado para que el futuro de dos mundos recaiga en los hombros de los Didrak? —interrogo Domenicus confuso, clavando su vista en la tasa de madera que tenia entre las manos.

—Todos fuimos creados con un destino y, así como un día esa responsabilidad fue nuestra, ahora es de ellos —aclaro Raxus en tono conciliador, temiendo que el futuro de ambos mundos podría no llegar al siguiente amanecer.

—Renovación —murmuró Domenicus sentado en el pequeño sofá de la sala, dejando la tasita en al brazo del sillón.

—Creo que, es evolución —corrigió Raxus con calma observándolo, quizá ese era el mismo sentimiento de temor que el tenia.

 

Ambos estuvieron de acuerdo con ello, las cosas ahora eran diferentes, estaban evolucionando.

 

—Se donde pueden encontrar lo que buscan —dijo la voz de un hombre en el balcón de la sala de la casa de Raxus, ambos guardaron silencio.

 

Pensando en si lo que habían escuchado no era simplemente el viento, como en otras ocasiones que este les había orientado. Raxus trato de desifrar si algunas de sus salvaguardas se había roto,  pero noto que estas estaban intactas. Volvió a ver a su amigo que estaba dirigiendo la mirada hacia la ventana que daba al valcon, entonces si lo habian escuchado.

 

—Mi nombre es, Row Aimus—se presento él con calma, apareciendo en la ventana, para que pudieran verlo.

 

Los dos hombres se pusieron en guardia.

 

— ¿Porque confiar en un Darlok?

— ¡He venido el son de paz! esto debe ser controlado… no sé si ese han percatado de ello, pero las peleas son más frecuentes entre miembros de las mismas Ordenes y, solo una cosa puede detenerlos —comenzó a explicar Row con calma para tratar de calmar los ánimos. —Ahora son Zelldres matando Zelldres, Hasselvis matando Hasselvis, tenemos que intervenir.

 

Las palabras de Row resonaron en la pequeña habitación, como lo hace un trueno en medio de la noche. Raxus y Domenicus sopesaron las palabras del Zelldre, Raxus hizo un ademán cediéndole el paso a Row Aimus, este entro a la casa con cautela. Sabia que ninguno de los dos podia hacerle daño, quizá un poco la desendencia de Talin, pero solo unos cuantos rasguños.

 

Row explico la razón por la que había acudido a ellos, que era parte del plan tratar de recuperar el orden. Aun cuando este era demasiado arriesgado, y ni siquiera tenían la seguridad de que funcionaria.

 

— ¿Por qué un antiguo regresa de su tumba para esto? —interrogo Domenicus en tono despectivo viendo al Zelldre.

 

Raxus se volvió a verlo, Domenicus había hecho una pregunta, que él no se atrevió a hacer.

 

—Por que esto también es responsabilidad de los antiguos… vivos o muertos —respondió el Zelldre con un tono de voz un tanto bajo, reflejando su nostalgia.

—Mencionaste que había algo que los detendría, ¿Que es eso?

 

La interrogante de Domenicus, logro un silencio exasperante entre ellos, pero al fin Row se atrevió a hablar.

 

—Debemos crear un balance, eso solo se lograría, despertandolas.

—¡Eso es una locura! —grito Raxus, pensando en la idea de que esas armas volvieran a la vida del mundo.



C. L. Hoffnung

#6255 en Fantasía
#2781 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar