Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Seis.

Segunda parte: Ellos.

 

 

Las sombras del pasado cubren sus rostros, se llevan consigo el recuerdo de su escencia, hacen que se olviden en los trazos del tiempo. Pero ahí están, aun continúan, observándonos sin que podamos verles. Ellos lo planearon y ejecutaron de tal modo que todo estaba saliendo a la perfección, todo esta surgiendo de acuerdo a su terrible plan. Detalles mas, detalles menos. Pero al final todo es como quisieron, todo será como ellos quieram.

 

Su historia es tan antigua, quizá tanto como la vida del mundo. Ambos son  exiliados de sus clanes y de la vista del mundo mágico, otros dados por muertos al desaparecer. Seres impensables e inimaginables, nadie les extraño. Pero todos ellos con un solo objetivo en común, todos ellos deseando la misma cosa.

 

Venganza, una venganza que ha tenido que esperar por miles de siglos, han tenido que esperar a que las cosas sean justo como deben. Trazando cada trazo para que el destino siguiera el curso que ellos habian trazado. Su poder no ha disminuido, ha menguado solo un poco, pero por que así lo quisieron, para pasar desapercividos debajo de los guardianes o cualquier otra criatura magica.

 

Muchos les quisieron ver muertos, antes de que su destino lo dictara. Pero no era por quienes eran, se ganaron el odio y el desprecio por lo que hacían. Por lo que anhelaban ser, tener o poseer, sin importar el como. Odiados por su naturaleza, obligados a abandonar su mundo, su vida. Ellos no tendrán piedad cuando resurjan de las tinieblas, y si que lo aran… serán implacables.

 

Ellos poseen un arma que ambos mundos solo podría soñar, un arma que fue forjada cuando solo era un mundo, antes de la gran traición. Pero no saben como controlar el poder de esta, creen que la tienen bajo control… pero ellos no saben, no tienen idea de lo que han hecho. Han planeado su destino a costa del futuro del mundo, de todas y cada una de las criaturas que lo habitan. Por muchos siglos han hecho lo que han querido, sin consultar si era posible, ellos lo hicieron. Las repercusiones podrían ser realmente catastróficas, una muestra de ello era lo que ahora esraba ocurriendo.

 

Al principio había una gran Orden que controlaba todo lo que a la magia se refería, lo oscuros y los de luz se regían por códigos, reglas. La Orden se encargaba de que estas fueran obedecidas, y se regian por el código de “cero tolerancia”, Los guardianes no podían usar la evanescencia de la magia para trasladarse a voluntad. Ello solo podían volar, la magia era restringida en los Rosseliu. Había severos castigos para quien se atreviera a romper las reglas, uno de ellos y el más aplicados era la muerte.

 

El equilibrio entre la magia y el mundo era perfecto, incluso los que ahora están desterrados obedecían, en algun tiempo. Pero como en todo paraíso, siempre existe alguien inconforme con lo que se les da, alguien que quiere más. Ellos fueron los primeros en romper las reglas, utilizando conjuros que estaban prohibidos, usando un tipo de magia que no les pertenecía. Fue por culpa de ellos, que nacieron los Nouma, por ellos muchos inocentes pagaron lo que no habían hecho.

 

Ninguno de los antiguos iba a arriegarse a que la ambición desmedida de ellos, repitiera la traición que habian echo. No los perdonaron la primera vez, no los perdonarían una segunda vez. Muchos inocentes fueron condenados incluso antes de nacer, aun castigo, que para otros fue simple crueldad. Desde este hechos el mundo jamás volvió a ser lo mismo, este fue el hecho que cambio todo… la gran traición. Muchos mas se corrompieron, robaron secretos, utilizaron magia prohibida. Con el único propósito de quedarse en un mundo que ya no los quería, al que ya no pertenecían.

 

Ellos, muchos de los que trazaron el destino del mundo, los que lograron que este se separara y que uno de ellos se viera forzado a ocultarse. Con el paso de los siglos y de las guerras, la gran Orden fue perdiendo poder, hasta desaparecer. Para cuando esto ocurrió, los Vigilantes comenzaban a levantarse y a ser cada vez de mayor utilidad, el mundo se había separado y se debía proteger a los mortales de los seres perversos y aterradores del mundo mágico.

 

Aun cuando ellos, los que lograron quedarse sabían lo que habían provocado, no se sentían responsables, no sentían que fuese su culpa. Lo único que les preocupaba era vengarse de quien los había castigado, obligándolos a ocultarse en lugares inhóspitos y olvidados. Donde ahora solo compartían esto ultimo con el mundo, ellos también eran olvidados.

 

 

 

 



C. L. Hoffnung

#6208 en Fantasía
#2752 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar