Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Seis, Las posibilidades.

Más de lo que es.

 

Charlotte Ferrec se encontraba en su casa, como de costumbre trataba de indagar sobre el pasado, sobre su pasado. Revisaba su árbol genealógico, que evidentemente no le pertenecía. Se preguntaba una y otra vez que era lo que le había sucedido y sobre todo por que. En ninguno de los libros  que tenia aparecía el nombre de Julian, ningún Vigilante o antiguo tenia ese nombre.

 

Lo que estaba complicando de una manera impensable lo que buscaba, quería regresar al circulo de fuego, quería arrancarle las respuestas con sus manos… Pero eso le ganaría aun más la enemistad de los Vigilantes, y en algun punto necesitaría de ellos.

 

 

—Abuelo Saúl Ferrec, abuela Andrea Córdova, padre Cristóbal Ferrec, madre Lilia Ferrec.

 

Medito lo sucedido con Madaris Laer, dándose cuenta que él sabia más de lo que había dicho, pero no estaba segura de querer saber a través de él. Pues si le había mentido en su origen, en que mas podría mentir… entonces el Vigilante no era alguien de fiar.

 

—Mi madre se llama Julián no Lilia.

 

Reprocho molesta viendo las pinturas de la que había conocido como su madre a quien amaba. Aquella mujer que había conocido desde que tenía uso de razón, aquella que le había cuidado, protegido y enseñado todo lo que ella sabia.

 

Sin darse cuenta una lágrima salía por el rabillo de su ojo y se deslizaba por su mejilla. Cayó silenciosamente sobre la pintura, tamaño postal. Esta lucía un tanto amarillenta por el paso del tiempo, pero estaba perfectamente cuidada. En ella se podía observar a una mujer rubia, delgada, vestida con ropa clara del siglo 6. Parada debajo de un manzano, con el césped bajo sus pies.

 

—Nada en mi vida ha sido real —murmuró lanzando las cosas que se encontraban sobre su escritorio al suelo.

 

Coloco sus manos sobre el escritorio en un intento por recuperar el control de sus emociones, pero seguía sintiendoeseremolino crecer y tomarmasfuerza. En un arrebato de furia desapareció, llegando a la ciudad de Sidonn. Tratando de encontrar la respuesta a cada una de las interrogantes que abrumaba su mente, aunque fuese solo a una.

 

— ¿Porque siempre que té encuentro cuando alguna duda asalta mi mente?

 

Charlotte intento sonreir acercándose a un Hasselvi, con cautela. El viento soplaba lentamente y paresia estar jugando con su cabello, tratando de calmarla. A Domenicus le tomo par de minutos reconocerla.

 

— ¿Qué te diría tu jefe? —interrogo el con una sonrisa en los labios, sin duda jamás seria como antes, nunca sus ojos dejarían ver el mismo brillo de antaño.

—Bueno, hoy presente mi renuncia —respondió con una sonrisa escondida. —Domenicus tengo una duda —dijo ella parándose a su lado, pensando en si era él quien podría darle la respuesta adecuada a lo que deseaba saber, era de los mas antiguos y quizá de los que recordaban bien el pasado.

—Dime.

— ¿Existe algún lugar donde se registraron nacimientos? ¿Algun lugar donde pueda encontrar información de los Vigilantes que no seaelcirculo de fuego? —puesellasabiaperfectamente que allí no  encontrarianada.

 

Sabia que en alguna ocasión que muchos siglos atrás hubo un archivo, en el que se llevaba un tipo de registro, pero no si seguían haciéndolo.

 

—No, ya no. Después de la última Guerra se perdieron miles de registros y nadie volvió a formarlos —respondió con calma

 

En el rostro de Charlotte se reflejaba su preocupación y desesperación, en lugar de darun paso adelante sentía que había dado dos para atrás. Este se quedo en silencio con la evidente esperanza de que ella le diera una mayor explicación, recuperar aquelloque les habian quitado, recuperar un pocode su relacióoncon ella. El sol comenzaba a ocultarse y en las nubes se dibujaban los últimos rastros de este.

 

— ¿Cómo reconoces al hijo de alguien?

 

Interrogo después de unos largos minutos de silencio, podía escucharse el pesar en su voz.



C. L. Hoffnung

#6169 en Fantasía
#2735 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar