Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Siete, Un mundo distinto.

Humanos.

 

La similitud es aparente entre ambos mundos, sin duda era que se están desmoronando día a día. Aun que las razones son distintas… En ambos encontramos personas luchando para que el mundo fuese mejor, dando lo mejor de si o simplemente haciendo lo que se debe hacer. Encontramos a los seres más temibles, sin ellos no podríamos demostrar nuestra valía.

 

Pero, los separa una gigantesca diferencia, ambos mundos morirán, paulatinamente. Quizá ambos destruidos, por quienes deberían protegerlos. Sin embargo, el mundo mágico, viviría muchísimos milenios después, de que los mortales desaparezcan.

 

Gregor Dulac era uno de los pocos humanos mortales que creía en la existencia de un mundo distinto, pero fuera de este universo. Le gustaba pensar en la posibilidad, de vida en el espacio, de vida inteligente con la cual algun dia ariamos ocntacto. Pero ese era un secreto que solo su mejor amigo William Cooper conocía, no tenia la confianza en nadie más. Ellos tenían tantos años de convivencia que eran más que amigos, se habían convertido en esa clase de amigos que se pueden llamar hermanos.

 

La historia de Gregor Dulac era corta y sumamente trágica, había crecido en cerca de la reviera francesa, había sido criado por su abuelo Joan Dulac. Sus padres murieron cuando el tenia solo dos años de vida, una tarde lluviosa. Regresaban de una reunión, con sus amigos dejuventud, habian estado riendo, felices compartiendo recuerdos.

 

El camino estaba oscuro, la lluvia no dejaba ver muy bien. Antonietta le había pedido a su esposo a que esperaran a que la tormenta se detuviera para volver a casa, pero él deseaba volver para ver a su hijo.

 

Franco Dulac no logro ver a los autos que se acercaban a toda velocidad, ni siquiera lograba ver un metro delante de su capoo. En uno de los autos venían unos jóvenes que habían estado bebiendo, jugaban carreras con sus amigos en otro auto. El mercedes azul de la familia Dulac, se impacto de frente con un deportivo blanco. Él chico que manejaba sobre vivió, sua acompañantes murieron en el lugar.

 

Antonoetta, la madre de Gregor murió en el lugar, su padre la vio morir sin poder hacer nada por ella. Él murió rumbo al hospital, debido a lo severo de sus heridas. Así que el único pariente cercano era el abuelo, quien no había visto a su hijo en esos largos años.

 

Lo llevo consigo a otro país, a otro hogar. Gregor nunca fue una persona común, el siempre o la mayor parte del tiempo tenia visiones. Visiones de un futuro cercano o lejano. Dependiendo de su estado de animo, según decía Joan.  Ambos preferían tener en secreto el don de Gregor, por seguridad.

 

No le temían a las visiones, sino a la reacción del mundo ante ello. Este se había enamorado pocas veces en su vida, quizá solo dos o tres veces. Pero la mayor parte de su vida estuvo solo, sus visiones lo alejaban de todas las personas.

 

Su abuelo, sabia que el destino de su nieto, estaba fuera de su alcance. No había nada que pudiera hacer o decrle, este simplemente lo alcansaria. Temia que no lograría ver ese momento, pero, si incluso lograba vivir para ver en que se convertiría, dudaba que tuviera que ver con los humanos.

 

Esta fue la razón por la que Franco se había alejado de su padre, deseaba que su hijo creciera en un ambiente “normal”, Joan no dejaba de contarle sobre la existencia de un mundo mágico. Le revelo el verdadero origen de la familia Dulac, el verdadero apellido de ellos.

 

Pero era demasiado para Franco, el solo quería ser un joven normal. Jamás le revelo a su padre que él también tenia visiones del futuro, no se lo revelo a nadie. Cuando teni una visiony estaera terribe, decía que eran fuertes migrañas, asi nadie lo molestaba. Decidió que seria un secreto que moriría con él, trataría que su hijo ignorara esa parte de su naturaleza.

 

Joan después de perder a su único hijo, decidió que no le diría nada a Gregor, no lo atormentaría con el peso de su ascendencia. Decidió no revelarle que no pertenecía a la humanidad, y que era por esta razón posiblemente que su camino seria más solitario de lo que todos podrían imaginar.

 

Joan moriría con un secreto impresionante, un secreto que redefiniría la vida de Gregor Dulac. Mientras Gregor crecía a lado de su abuelo, vivió feliz. Nada le hacia falta, su abuelo era capas de hacerlo sonreír en sus momentos de dolor. Y sin duda tenía la respuesta para cada una de sus dudas, incluso a esas visiones que lo acosaban noche y día.



C. L. Hoffnung

#6212 en Fantasía
#2755 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar