Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Ocho.

Recuerdos.

 

—Perdón —murmuro Lukyan en un susurró parado frente ella en el recibidor era casa de Charlotte, la tormenta de emociones que le había sacudido, estaba menguando ya.

— ¿Cómo?

 

Charlotte volvió a verlo con extrañeza, pensó que realmente había escuchado mal.

 

—Perdonarme, porque por mi culpa eres... esto —respondió él con nostalgia parándose frente ella, ni siquiera se atrevía a verla a los ojos.

—No es tu culpa.

—Si... si lo es, todo comenzó por ese día, hace siglos… más de los que imaginas. —comenzó a explicar Lukyan con nostalgia en su voz, y un conato de lágrima que inundaba su mirada, una vez que comenzó, ella solo se limito escuchar. —Nunca habrías perdido todo, él no hubiera muerto, no te habrían traicionado, ni hubieras muero en dos ocasiones, jamás hubiera sido Vigilante, mucho menos un Didrak y tus amigos estarían con vida, todos ellos —concluyó clavándola mirada en los ojos de Charlotte..

 

Ella recordó a Nikolai Didrik y a Owen Hallow, aunque por este último no sintió tristeza al enterarse de su muerte, pues alguna manera sintió que ella misma lo habría matado sin perdonarle su traición.

 

—No…

—Todo es culpa mía.

—Yo no te culpo, incluso no recuerdo mucho… de aquel día.

 

Trato de tranquilizarlo, tratando de ocultarla nostalgia en su voz.

 

—La verdad, en ocasiones quisiera olvidarlo —murmuro Lukyan dándose vuelta y comenzando a caminar hacia las escaleras. —No me hagas revivirlo —pidió en tono serio.

 

Charlotte lo siguió deteniéndolo por el brazo, Lukyan se sentó en escaleras que estaba del lado de izquierdo del recibidor, ella se sentó a un lado de él. Pensaba si era el momento de saberlo, había recibido demasiada información apenas hacia un par de horas. Pero espero en silencio, hasta que él quisiera hablar.

 

—Yo te observaba todo el tiempo... imaginaba que de algún modo, solia pensar que podría deja este mundo... que era feliz... como mortal a tu lado... Ler y Walem quienes habían convertido en mis mejores amigos, habían decidido cazar y matar al Wizdart blanco con el que estabas... nunca supe la razón, pero ese día seria de cacería normal. Como siempre alguien les dio la pista de donde se encontraba... así que llegamos a ese lugar… y no pensé que las cosas terminarían así —explico con calma y nostalgia en su voz, una nostalgia que era autentica. —Nunca pensé que tú estarías allí, no me di cuenta hasta que inicio el ataque.

—¿Por eso golpeaste a Let?

—Si, él tratode hacertedaño.

— ¿Por qué estaba la daga de Braxas en el lugar?

—Porque Walem pensaban traicionarme, con fue cuando Domenicus lo mató —respondió un tanto extrañado al recordar eso —Después de que mate… a tu amigo —murmuró un poco avergonzado de lo que había hecho. —Lo que jamás entendí es, ¿Por qué demonios te interpusiste? Digo, era el monstruo que te robo tu felicidad.

—Lo hice porque, sentí que no deberías morir ese día —explicó Charlotte confundiéndolo a un más, en realidad ni siquiera ella misma tenia la respuesta correcta —Solo sabia que tenia que haceerlo.

 

Ella guardo silencio, disfrutando de la calma y la compañía.

—Fue un día extraño para ambos.

— ¿Pero porque no retiraste la daga de mi pecho?

—Sabía que te la entregarían, sería el único modo de poder... de poder... encontrarte —respondió Lukyan esbozando una extraña sonrisa. Pensando en que de paso eliminaba a uno de sus enemigos. —No podía dejarte sola hasta que Domenicus regresara, porque no podía llevarte conmigo... nadie en el mundo oscuro te ayudaría —concluyó en un suspiro, desviando la mirada hacia la puerta de entrada.

— ¿Sabes una cosa?... nunca te culpe, por todo lo que paso... cuando vi tus ojos me di cuenta de que no fue tu decisión estar solo, sino que fuiste obligado —explicó con calma tomándola mano de el Zelldre, quizá esa fue la explicación mas lógica del porque le salvo la vida —Incluso ahora, no lo hago.



C. L. Hoffnung

#6174 en Fantasía
#2734 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar