Los brazos de la muerte, Tomo 2

Tamaño de fuente: - +

Ocho, Sobras en el mundo.

Historia Oculta.

 

Las sombras del mundo guardar los secretos más terribles y antiguos, solo aquellos que están fuera del tiempo y de espacio son los afortunados conocedores de éstos. Estos secretos son los que cuentan las aventuras y vida de seres están más allá de la imaginación humana, quizá esto secretos sean la respuesta a las interrogantes de el mundo; aquellas interrogantes en las que se cuestionan la naturaleza humana, la fe, la vida misma.

 

Pero estas sombras no es lo único que resguardan, también resguardan seres tan terribles que podrían terminar con la vida del mundo, si se les placiera a voluntad, del mismo modo existen seres tan sublimes que podrían protegerlo si es que este fuera el caso. Sin embargo, las cosas que pasan sobre las sombras del mundo no son cosas que le atañen a nadie...

 

Sin embargo, esos secreto siempre atraen a los curiosos como moscas a la miel. Se requiere de alguien con la suficiente habilidad de descubrirlos, pero el peligro radica en que es lo que hará con ellos una vez que han quedado al descubierto.

 

En alguna calle de una ciudad humana del mundo mortal, caminaba un pequeño de apariencia cautelosa y de rostro bello (sin duda un rostro del pasado, de una antigua tragedia) caminaba acompañado de su fiel compañero. Un perro de apariencia tosca de cabellos grises con canas blancas, que le daban la apariencia de estar sucio, sus ojos de un color negro intenso con un halo amarillo a su alrededor.

 

Caminaban siempre uno al lado del otro, eran inseparables y sumamente leales.

 

—Obsérvalos, todo están tan inmersos en sí mismos, que no se percatan de lo que le esta ocurriendo a su propio mundo... tan preocupados por sus cosas vanas que no se dan cuenta de que van a desaparecer... ¡me dan asco! —decía el pequeño con su voz infantil dirigiéndose al perro que lo acompañaba, observando a la gente que caminaba entre las calles y que conducía sus carros inmersos en sus propios problemas, en su propia vida sin importar lo que pasase alrededor.

— ¿Qué esperaba sino se han percatado de donde vienen? —interrogo el perro volviendo su cabeza al pequeño, clavando sus enormes ojos negros en los ojos color almendra del niño —Ellos ignoran todo de si mismos.

— ¿No me digas que esta sintiendo lástima por ellos?

 

Él pequeño coló su mano en el lomo del perro para acariciarlo sutilmente.

 

—Eso nunca, es solo que… es difícil pensar que todos estos pertenecieron a un mundo distinto… que como nosotros fueron despreciados.

 

Detuvo su marcha al momento de responderle.

 

El pequeño se paró a un lado de él sin quitar su mano del lomo del perro, este se sentó sobre sus cuartos traseros moviendo lentamente la cola como cualquier animal que se siente feliz de estar a lado de su amo.

 

—Sabes que nuestra historia es diferente… ellos se buscaron su propio destino.

—Ellos solo viven a la sombra de lo que fueron.

—Ninguno de ellos, sin excepción merece vivir, ninguno de ellos merece ser perdonado —sentencio él pequeño señalando a la gente que caminaba entre ellos.

 

Las personas lo observaban con cautela y ternura reflejada en su mirada, para ellos era un niño normal… pues el pequeño era hermoso y de apariencia tierna y noble. Sin embargo, la historia de este era tan oscuras que incluso aquellos que la conocían le temían, este era en apariencia de diez años de edad, y una dulce mirada que estaba muy lejos de serlo que significa.

 

— ¿Has pensado que es lo que hará una vez que todo esto termine? —Interrogó el perro acercando su hocico al rostro de el pequeño y la viéndolo con dulzura —¿Festtejaremos?

—Quizá sea tiempo de ir a otro mundo, quizá sea tiempo de llevar el caos y la destrucción a otros parajes… la verdad es que éste ya no me divierte tanto como antaño—respondió el pequeño haciendo un ademán para señalar la ciudad, con una sonrisa macabra en su pequeño y bello rostro —Leshe visto morir tantas veces que es aburrido.

— ¿Qué harás con este lugar? —el perro recargando su hocico en el estomago de pequeño.

—Cuando todo termine, este lugar estará sembrado de cadáveres por doquier, el aroma del viento será de muerte, la inmundicia se habrá apoderado de este mundo... será todo un paraíso —él pequeño volviéo a ver una familia que pasaba por el otro lado de la acera, observando cautelosamente a los padres, el perro se percató de esto y sacudió un poco su cabeza —Es tiempo de que la extinción llegue a cada rincón de este mundo… mágico o no.



C. L. Hoffnung

#6244 en Fantasía
#2769 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 07.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar