Los Desdichados

Tamaño de fuente: - +

Capítulo I

Cuesta trabajo creer que antes aquí podías tener una vida feliz, que en este mismo suelo podías sembrar algo más que los cadáveres de tus seres queridos, y obtener un fruto en lugar de tristeza y soledad, que podías respirar sin complicaciones,  salir a la calle sin temor a no volver a tu hogar, comer cosas hechas en casa, era común ver un árbol con muchas hojas, que según tengo entendido eran verdes, ahora esos árboles  son casi un mito, fácilmente podías ir a la cocina de tu casa por un vaso con agua, ahora tienes suerte si tomas algunas gotas cada cierto tiempo para no morir deshidratado.

Saludar a alguien en la calle, en lugar de esconderte de los demás, muchas cosas tan simples pero que ahora ya no existen, y todo por nuestra culpa, nos hacíamos daño entre nosotros, competíamos para ver quién era el mejor en lugar de tratar de ser iguales y estar bien todos, el egoísmo y el poder lograron dividirnos. Y todo comenzó con el estallido de la tercera guerra mundial, esta no fue por poder o territorio, si no por sobrevivir, el agua escaseaba de manera alarmante al igual que los alimentos, pero realmente no sé cuál era el fin de dicha guerra, si conseguir provisiones para sus pueblos o acabar con la mayor cantidad de gente posible para evitar la escases, menos gente más recursos, yo opto por esa segunda opción, ya que la población mundial bajo a menos de la mitad después de esta guerra, hubo tantas muertes en el campo de batalla como en los hogares por hambre, deshidratación y enfermedad.

Pero aun estando en guerra sabían que todo empeoraría, no solo con los alimentos, el planeta estaba muriendo, si con la guerra lograban tener lo que necesitaban, al cabo de un tiempo se terminaría de nuevo, y la única solución fue abandonar el planeta, buscar un lugar donde comenzar desde cero, y así fue como las grandes potencias mundiales dejaron de lado la guerra y empezaron a competir por quien llega primero a ese lugar, el primero en llegar lograría poner sus reglas, establecerse en el mejor sitio, cualquier beneficio que se les pueda ocurrir.

Y aunque muchos pensaron que el beneficio seria para todos, estaban equivocados. Tal parece que ya sabían de la existencia de este nuevo planeta, al cual llamaron “Novum”, con condiciones habitables, solo fue cuestión de tiempo para enterarnos los simples mortales, pero varios años les tomo hacer las primeras pruebas, dentro de ellas no solo está el poder llegar, sino asegurar que llegarían a un buen lugar, primero enviaron a personas que debían hacer de Novum su nuevo hogar, sus tareas eran encontrar agua, sembrar, construir viviendas, todo listo para volver a empezar.

Y una vez que en las noticias se empezaban a ver las imágenes de gente respirando tranquila y felices en ese nuevo planeta, con casas listas para habitar, comida y agua disponible, la esperanza volvió, sin embargo rápidamente fue destruida de nuevo, el ser humano volvió a dar un golpe bajo en la sociedad, restringiendo el viaje a personas comunes, primero hacían pruebas económicas, los que tenían dinero garantizaban su boleto, los demás tenían que ganar méritos, ofreciéndose como voluntarios para labores en el nuevo planeta, la clase obrera también era necesaria allá, también tenían que hacerle pruebas médicas para confirmar que gente sana llenaría el nuevo mundo, el tiempo de selección fue un caos, y aun así había mucha gente que no tenía oportunidad de ir.

Fue entonces cuando se desató otra explosión en la sociedad, los inconformes pelearon, se armó otra guerra, la cual fue calmada con una mentira, primero irán estas personas, y después enviaremos a los demás.

Lamentablemente les creyeron, diez naves con capacidad para mil personas cada una, partieron, dejando a todos atrás, obviamente los primeros en irse fueron los ricos y poderosos, y se escucharon muchos rumores de que esas no fueron las únicas naves en salir, si no que hubo un viaje secreto, otras diez, cinco, incluso veinte naves más era el rumor. Aunque su mentira no fue del todo falsa, un año y medio después de haber partido dos naves volvieron por personas, sí, solo dos, obviamente la gente se peleaba a muerte por tener un lugar abordo. Antes de irse de nuevo prometieron enviar otras cinco en cuanto pudieran, eso fue hace 4 años, y aún no han vuelto.

Hoy en día las personas se resignaron a morir aquí, ya sea en conflictos con otras personas, morir de hambre o de sed, a causa de una enfermedad, etc. Aquí no hay alianzas de sobrevivientes, no hay un lugar donde puedas estar a salvo, no hay compasión por nadie, todo es una jungla, es literalmente matar o morir. Por mi parte he estado solo desde la tercera guerra mundial, cuando tenía 10 años, mis padres y mi hermano mayor murieron por una bomba, ese día yo salí de casa para verme con un amigo mío, otro niño de la misma edad que yo, vivía a solo una cuadra de mi casa, mis padres me prohibían salir a verlo por los peligros de afuera, pero yo siempre me escapaba.

Y ese día salí por la ventana, y me fui con mi amigo Ted, su nombre es Teodoro, pero odia que lo llamen así, y por eso le digo Ted, y una vez en su habitación jugando, después de unos minutos un gran estallido hizo retumbar la casa, se escuchaban gritos, gente corriendo por todas partes, al escuchar esa explosión cerca salí corriendo, mamá siempre se preocupaba y si no me encontraba en casa se molestaría conmigo. 



Cynthicena

#992 en Ciencia ficción
#5220 en Otros
#619 en Acción

En el texto hay: aventura peligro y accion

Editado: 29.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar