Los fantasmas del pasado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14 : Viviendo en mis pesadillas

 


Pasaron siete semanas desde lo ocurrido,  mi vida estaba aún normal. 
Aunque para el resto de mis compañeros de escuela, sea diferente. La mía a quedado vacía, por falta de alguien. 
—¿Estas bien? —dijo Mark. 
—Algo. 
Volteé a donde se encontraba el pupitre de Nick. 
Vacío. 
— A mi se me hace que no, ¿Piensas en alguien? 
—Ese alguien aún no ha despertado. 
—Cómo tu. 
Lo mire sin sentido alguno. 
—¿Qué dices? 
—Pareciera que aún sigues dormida. 
— Yo no soy la única con ojeras,  señor Emo. 
—Puede ser, aunque también hay alguien con el aspecto fúnebre— dijo Mark al fijarse en Staycy. 
— Tienes razón,  parece que la atropello el autobús— mire por arriba de Mark. Pude notar que ella estaba pálida,  con ojeras y con un pequeño moretón en la frente. 
—Debió doler— mucito Mark al taparse la boca decimuladamente. 
Yo asentí sin importancia, gire aún lado y seguí en mis pensamientos. 

«Lo más raro es que ya no los veo...¿Acaso he perdido aquel don? , la verdad no lo se. Desde que lo apuñale a Nicholas me ha estado pasando cosas de los más inusuales. 
Al parecer me estoy volviendo normal» 

De un momento a otro tocó el timbre, era la hora de estar en el almacén. 
Al llegar, elegí el mismo lugar. Pero como mi camino siempre era frecuente ,  pude ver  a alguien diferente,  sentada en la mesa de donde yo suelo sentar. 
Me acerqué y le dije:
—Hola,  ¿Te conozco? 
—¿Te llamas Sasha Lewis? — dijo la niña de una sola colita de pelo. Ella parecía de 7 años, morena con algunas pecas en su mejilla con un sutil color de ojos negros profundos. 
—Si.
—Soy la hermana de Nicholas Watson, supe que lo lastimaste , dime por que lo hiciste. 
Se notaba el destello en sus ojos, eran de tristeza. 
—Yo no quise lastimarlo , no lo hice a propósito...lo siento mucho—dije entre palabras apagadas. 
La niña se acomodaba su pequeño flequillo que luego llevó a su oreja. Se preparó para seguir hablado. 
—El doctor dice que esperemos una semana más para que se recupere por completo. Sus heridas...fueron muy profundas. No puedo entender...¿Por qué hacerle eso? ,¿El que te hizo? 
—Créeme, no se que paso...
Allí no hubo más charla,  oculto su mirada . 
No podía tragar saliva ni poder controlar el movimiento de mis dedos que se entrelazaban entre si. 
De repente apareció Mark. 
—Oh, hola Ashlee,  ¿Cómo estás? — dijo al estrechar su mano de una forma juvenil. 
—Por ahora bien, ¿Y tú ? 
— Bien,  me sorprende que cada día hables mejor que tus hermanos. 
—Lo se, me creen superdotada— dijo la niña al sonreír pícara. 
— Al parecer ya has conocido a Sasha. 
Apenas lo dijo, me levanté y fui lejos de ellos. Mientras corría entre la gente, me tropecé con Staycy. 
—¡¿Qué te pasa?!,¿Estas ciega o que?.
Intente seguir mi camino pero ella me detuvo. 
—Te hablo pequeña inútil. 
Persistía. 
— Me parece que Sasha esta en su mundo,  ¿O no chicas? — dijo a su grupo de amigas que luego me rodearon en cuestión de segundos. 
— Habla— dijo otra. 
— El estar con chicos raros te ha vuelto más que rara. 
—¡Habla! — dijo una que me empujó. 
Por alguna razón,  seguí sin decirles nada. Era como si sus voces se escucharán a lo lejos. Pero no era así...no era yo. 
—Hay que encargarse de esta estorbo—mencionó Staycy al traer un vaso de naranja exprimida. La escurrió en mi cabeza mientras que a la vez,  ensuciaba mi remera. 
Se armo  abucheos en el lugar. Entre tanta gente apareció Mark,  que al verme se acercó rápido. Empujó al resto de las chicas y mientras me sostenía, les dijo:
—¿Que demonios les pasa? 
— Perdón chico raro,  esta es una charla de chicas. No te incluye. 
—A mi importa un comino, dejen de molestarla. 
— Uhh...que miedo, no te temo—dijo Staycy al fulminar con la mirada a Mark. 
Pero el permaneció a mi lado. 
— Pues no seré yo el que se encargue de ustedes— dijo al llevarme lejos de ellos. 

Cuando fuimos al baño,  me limpie y mire al espejo mientras el agua corría en el lavabo.
Mark esperaba afuera,  con el ceño fruncido, pensaba hasta que yo salí al fin. 
—¿Puedes decirme que paso? ,¿Por qué no hiciste nada? .
— Por qué...
—¿"Por qué"?,...¿Estas bien? 
Pose mi cuerpo en la pared y luego mucite palabras que no logre interpretar, cuando apenas salieron de mi boca. 
— Pues el vacío llegará a uno y pronto cesará con todo. En cuestión...no habrá más dolor. 
— No comprendo—dijo Mark. 
Lo mire indiferente, me fui lejos mientras él quedó en la intriga. 



Tamara. A

#917 en Paranormal
#3183 en Thriller
#1815 en Misterio

En el texto hay: suspenso, maldiciones, fantasmas

Editado: 11.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar