Los Frutos del Tiempo Relatos Cortos

Tamaño de fuente: - +

Oneirofobia

La empresa Nix S.A es una empresa dedicada a cumplir los sueños más profundos de las personas. Para lo cual, bajo un monto nada despreciable de más de un millón de dólares cumplen tus sueños sin importar lo loco que sean.

Siempre han tenido una buena reputación, aunque su fama de misteriosa destaque por sobre sus buenos resultados.

Hostigado por el ajetreo de la vida y una concurrente pesadilla, decidí que invertiría todo el dinero necesario para cumplir mis sueños, a lo que acudí a una entrevista con esa empresa.

Ellos solo cumplen los sueños después de un extenso monitoreo y encuestas psicológicas, pero ocurrió algo muy extraño después de mi primera consulta.

Las encuestas resultaron normales, yo quería viajar por el mundo para conocer todos los festivales posibles, a lo que me dijeron que esto sería sencillo pero que primero me someterían a algunos exámenes.

Todo transcurrió normal hasta que llego el examen psicológico.

El Medico que me trataba, me miraba con seria inquietud, al punto de preocuparme profundamente.

Dijo que harían exámenes más profundos, así que se realizaron electrocardiogramas, encefalogramas, resonancias magnéticas y un estudio del sueño que no pudimos llevar a cabo debido a que me despertaba por mi pesadilla recurrente.

Al volver al despacho de la empresa, el encargado me miraba preocupado.

Me dijo que harán lo posible para que cumpla mis sueños, pero me hicieron un depósito de tres millones de dólares.

Completamente confundido y sin más explicaciones, me enviaron a casa.

En este momento, no tengo idea de donde estoy pero creo que esta empresa se está encargando de cumplir su trabajo.

De hecho, estoy casi seguro de que lo van a cumplir.

No puedo dejar de temblar, es posible que me tachen de loco, pero no quiero cumplir este sueño, tan solo quiero volver a casa y vivir tranquilamente, estoy arrepentido de haber deseado cumplir mis sueños.

Si quieren, les daré el doble de lo que me dieron, pero deténganse antes de que sea tarde...

El sonido de un motor llena el salón vacío, creo que estoy en un avión.

No sé qué ha pasado después de haberme dormido en mi cama, tal vez haya sido el medicamento que me dio el doctor, o tal vez algo que comí antes de dormir, pero me han hecho algo, ¡me han hecho algo y ahora me van a hacer algo peor!

Por lo que más quieran, ¡no cumplan mi sueño!

La situación en la que estoy es muy similar a la que vivo cada noche antes de despertar súbitamente y sin aliento.

Soy secuestrado y encerrado en un avión, en una cabina cuya única puerta está cerrada a presión.

Lo siguiente que suele suceder, es que se abre una puerta debajo de mí, ¡como efectivamente está sucediendo!

En mi pesadilla, la caída no suele doler y en este caso se han encargado de que sea igual, no me dolió, caí sobre montones de hojas apiladas de una forma extraña.

El avión se oye alejarse rápidamente y trato de salir del montón de hojas que amortiguó mi caída.

Al mirar al cielo, no puedo más que horrorizarme.

Una noche de luna roja se cierne sobre mi cabeza, por lo que, si no me equivoco, al comenzar a caminar debería aparecer un bosque del cual cuelgan esqueletos, vísceras y sangre.

Temiendo la eficiencia de la empresa, abro los ojos y veo el bosque delante de mí.

Tal y como es de esperarse de una empresa seria y reconocida, han cumplido al pie de la letra su objetivo.

Caminando y temblando, avanzo por un camino despejado hecho de piedras. Espero que sean piedras, no voy a confirmarlo, pero espero que sean piedras.

Al fondo, se ven las sombras danzantes que caracterizan al baile de una tribu alrededor de una fogata.

Si todo lo que ha ocurrido hasta ahora ha sido tan certero, no quiero acercarme y descubrir la verdad.

En mi pesadilla, mis familiares, amigos y hasta mi perro estarían empalados y algunos parcialmente destrozados por algún tipo de ritual.

No quiero seguir confirmando la eficiencia de la empresa y trato de huir, pero fiel a mi sueño, me comienzan a perseguir.

Me atraparon fácilmente, y la escena frente a mis ojos no podría ser más fiel a mis sueños.

Trato de cerrar mis ojos como lo solía hacer, con la esperanza de despertar agitado como es normal pero a la final, los tambores comenzaron a sonar.

Siento que alguien me sacude.

Mi esposa me sacude frenéticamente tratándome de despertar.

Tan desesperada estuvo que ahora tengo cinco marcas de su mano en mi cara.

La empresa Nix le había llamado diciéndole que tengo un tumor que afecta a mi capacidad de dormir.

Que en un momento dado podría no despertar así que estuvo muy desesperada.

Afuera, una comitiva de la empresa espera para comenzar mi viaje, vestidos de trajes tradicionales.

Trate de escapar, pero los tambores empezaron a sonar.



drk0027

#1039 en Otros
#340 en Relatos cortos
#144 en Ciencia ficción

En el texto hay: tristeza, ciencia ficcion, relatos cortos

Editado: 09.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar