Los hijos de Venus

Tamaño de fuente: - +

04

Ya han pasado seis días desde que mi madre y hermano se han ido de casa, aun son prófugos, mañana es el juicio y si no regresan los encontraran culpables y será el fin para los tres. Sigo sin encontrar al chico de la tienda, debo hallar la manera de hacerlo. He pensado que ir a la tienda seguido hasta encontrarlo sería buena idea, pero quizás los de la tienda me recuerden y la verdad no sé qué lo que ha pasado allí.  

No he vuelto a clases desde lo sucedido, no creo volver a ir. Debo buscar un trabajo, y eso estoy por hacer en la casa de Ethan. 

—¡Hola Maia! —Me habla luego de abrir la puerta. 

—¡Hola! —respondo con el mismo entusiasmo. —Necesito tu ayuda. 

—Sabes que no puedo, el juicio es mañana y... 

—No es ese tipo de ayuda. —hablo interrumpiéndolo 

—Entonces ven, pasa. 

Entro a su casa, realmente es bastante grande, pero ellos son seis y están bien, supongo. Dicen que su madre tuvo a su ultimo hijo con un terrano y que vive con ellos, pero nunca han visto al sexto hijo, pues porque su madre está embarazada. Quizás por eso su padre es tan estricto con sus tres hijos. 

—¿En qué podría ayudarte? —Me pregunta con sus tan lindos ojos, debo dejar de mirarlo así, lo nuestro está prohibido. 

—Necesito un trabajo. 

—¿Dejaras de estudiar? Sabes que el clan te mantendrá mientras estudies. 

—No, si mi madre no vuelve, no lo harán. Me tendré que ir Ethan...  

—Está bien, pero de todas formas te tendrás que ir si no vuelven. 

—Lo sé, pero si demuestro que mis dones servirían en una batalla podre quedarme. 

—Okey, te buscare un trabajo. Pero antes debes buscar un guerrero que te apoye, debes buscar a tu guerrero, eso ayudara para convencer al clan. 

—Ethan, en serio creo que puedo hacer más que solo jugar con la tecnología 

—Te creo, y no porque puede ver si las personas son sinceras o mienten. Te creo porque eres mi amiga y yo también lo creo. 

—Sabes que muchas veces he supuesto tales cosas, pero ahora creo que puedo saber la verdad...  

—¿Igual que yo? —Me lo dijo algo ofendido. 

—Debo confesarte que toda mi vida estuve enamorada de ti, quizás fue por lo prohibido o porque nunca supe de que haya un gay en el clan y creo que tú lo eres. 

—No lo soy. 

—Sabes que estoy diciendo la verdad y yo también lo sé. 

—Como sea, olvídalo. Te ayudare, pero te destruiré si se lo dices a alguien —Lo he hecho enfadar... —y si descubre algo más de mi familia olvídalo, sé que tú puedes hacer más que lo que crees al igual que tu tío, y no quiero que te pase algo. —¿eso fue una amenaza? —Ahora vete y has como que no has descubierto nada. 

—Okey 

—Adiós... —se despidió abriendo la puerta de entrada. 

 

Fue algo chocante la charla con Ethan, su familia es la que más secretos guarda y la que en este pueblo controla el clan. El clan esta esparcido por todo el mundo. Pero los brujos principales se encuentran en España, son tan puros. Ellos son descendientes directos de los cinco hermanos, pero sus dones no lo son. Han crecido sabiendo que lugar ocuparían, los secretos de cada familia, pero sus dones se han debilitado. Esto no sé, si lo estoy descubriendo por este nuevo don o solo soy yo que me convenzo de ello. Pero Ethan estaba tan convencido como yo. ¿Entonces si tengo más dones? 

Sea lo que sea, debo entrenar más mi mente y cuerpo, debo encontrar un guerrero y debo encontrar mi verdad. 

 

Y aunque no creo estar lista para todo esto que está pasando, debo afrontarlo por el bien de mi hermano y madre. 

Ahora me estoy dirigiendo a mi casa, para poder entrenar mi mente y descansar para el juicio de mañana. Una vez allí, me dirijo a la habitación de mi madre, agarro el primer libro y trato de deducir lo que dice la última página, antes este era mi entrenamiento cuando no sabíamos que mi don era muy diferente al de mi tío. Fallo en el primer intento, al igual que de pequeña. Quizás si a ese ejercicio le agrego al que hacía Ethan...  

Agarro otro libro, miro la portada y el título, supuestamente yo el chico muere. Y ahora debo saber si lo que creo es verdad o no... Según yo sí, pero no creo que ese sea el final del libro. Así que me fijo unas hojas antes del final y ahí está, el chico muere siete páginas antes del final. 



Ana Aramayo

#1757 en Ciencia ficción
#6561 en Fantasía
#1448 en Magia

En el texto hay: amorjuvenil, brujas, amormistico

Editado: 11.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar