Los Montemayor

Tamaño de fuente: - +

[45]

¨Ante la desesperación, los seres humanos se vuelven animales¨.

Dan Brown.

CAMBRIDGE, MASSSACHUSETTS

- ¡Abogado Louis haga el favor de calmar a su defendida! - gritó el juez - Como autoridad máxima aceptó la sentencia dada por el jurado y se le da cadena perpetua a la señora Katherine Morgan por todos los cargos imputados. - anunció golpeando con su mazo y dando por terminado el juicio.

- Todos de pie para la salida del señor juez - Nos pusimos de pie mientras que el juez se retiró. Katherine Morgan era llevada por los policías, rumbo a un penal donde se podriría por el resto de su vida. El abogado Louis se quedó serio en su lugar sin pronunciar palabra alguna, se dedicó a guardar sus cosas para salir. Desperté de mi ensoñación cuando escuche la voz de Hannah.

- Muchas gracias Vanessa - dice Hannah sollozando de felicidad - En verdad.

- Deja de llorar que este día debemos ir a celebrar en grande - le dije sonriendo - Te dije que todo iría bien y así fue.

- Eres sin duda la mejor abogada - ríe - Jamás voy a olvidar todo lo que haces por mí.

- Vamos a celebrar en casa ¿De acuerdo? Marina debe haber preparado algo delicioso - reí - Vamos, anda.

Tomé mis cosas y caminamos a la salida de la gran sala, en cuanto cruzamos las puertas los miles de Flash de las cámaras nos inundaron. Decidí que Frank llevará a Hannah rumbo al auto mientras yo respondía algunas preguntas.

- Licenciada Alarcón ¿Cómo sintió la decisión del juez? - preguntó el reportero.

- Fue justo lo que esperaba para la resolución de este caso. Teníamos las pruebas suficientes y los testigos justos para hacer pagar a una persona que causó tanto daño.

- ¿Cree usted que Katherine Morgan busque una apelación? - preguntó el siguiente reportero.

- No cuentan con los suficientes argumentos para pedir una apelación - dije pacientemente - El juez dictó una condena justa al igual que el jurado y tanto yo como mi defendida estamos muy felices. Fue un proceso muy duro, llevo mucho pero al final tuvimos los resultados esperados, es todo.

Di pasos para irme sin importar más las preguntas de la prensa. Llegue al auto con dificultad debido a que me seguían pero no respondí más preguntas. Hannah estaba libre, esa mujer refundida en la cárcel pero faltaba alguien más, ese abogado Louis ahora estaba en mi lista. Llegando a casa festejamos juntos la victoria del caso, bebíamos champagne y cenábamos una deliciosa lasaña.

Recibí un mensaje de Rubén durante ese proceso. Me sorprendí pero decidí no ignorarle

Rubén: Muchas felicidades.

Vanessa: Gracias, en parte esta victoria es tuya. Me gustaría que vinieras, estamos festejando.

Rubén: No quiero incomodar.

Vanessa: No lo harás.

Rubén: Ahí estaré, unos quince minutos.

Vanessa: Te espero.

- Rubén estará aquí - dije en voz alta - Quiere felicitarme por el juicio.

- Me alegro - dice Marina - Ese chico es parte de esta victoria.

- ¿De verdad? - preguntó Hannah - No lo sabía.

- Sí, me dio datos y me ayudó antes de venir aquí para ayudarte - dije - Ya verás, es muy amigable.

Rubén no tardó en llegar a casa, trajo una botella de vino blanco. Admito que él no debía tratarme bien luego de lo que paso en L.A pero me gustaba no haber perdido su amistad. Reímos, hablamos de muchas cosas hasta que fue bastante tarde. Decidí ir hasta afuera para despedirlo.

- Gracias por venir - le sonrío un poco - No tenías por qué venir luego de lo que hice al romper nuestro compromiso y sin embargo estuviste aquí apoyándome.

- Haría todo por ti Vanessa - me dice - Te quiero tanto que no puedo alejarme de ti.

- Rubén... - acaricio mi mejilla - No quería que sufrieras.

- Lo sé - susurra - Pero te prometo una cosa, luchare por ti hasta el final.

Beso mi frente inesperadamente y se dirigió a su auto sin darme la oportunidad de decir algo. Me quede ahí parada sin decir o hacer nada, las palabras de Rubén retumbaban en mi cabeza.

"luchare por ti hasta el final"

En la mañana decidí ir temprano a la oficina. Desayune algo ligero que preparo Marina y me fui con Hannah. Ella estaba muy feliz y por primera vez podía ver que se sentía liberada, su calvario había acabado. Ella se sentó en el escritorio y yo me encamine a la puerta de mi oficina. Solamente que una voz desagradable me arruino parte de mi felicidad, sin embargo no dejaría que ella lo supiera.

- Aquí estás - me río entre dientes y me giro para mirar a Cassandra. Tiene un horrible conjunto, una falda amarilla, una blusa blanca y unos zapatos negros, quería ignorarla pero tampoco podía olvidar a mi segundo enemigo.

- ¿Qué quieres? - pregunté colocando mis manos la cadera - Soy una persona muy ocupada y tú.... en fin, dime lo que quieres decir y lárgate.

- Te crees que tan importante vil zorra pero no eres nadie - me fulmina - No voy dejar que pongas en peligro mi relación con Max y tampoco en mi boda.

- Yo que tú no me haría tantas ilusiones por esa boda - Quiero reír pero debo sembrarle la duda - Tal vez te sorprendas.



Diosa_Iliris

#13209 en Novela romántica

En el texto hay: venganza y mentiras, amor puro, origen

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar