Los Montemayor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2: Alma

"A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

Oscar Wilde

CAMBRIDGE, MASSACHUSETTS

Luego de recorrer gran parte de la universidad decidimos sentarnos en la cafetería para hablar un rato, por primera vez en toda mi vida no podía descifrar que era esto que sentía estando con un chico como el.

- Entonces ¿Eres rico? - el ríe ligeramente mientras asiente - Vaya.

- Bueno en realidad mis padres son ricos yo no - Si claro - Admito que heredare la fortuna que mis padres posean pero trabajaré para conseguir una propia, no deseo vivir del dinero de mi familia.

- Muchos no dirían eso ¿Sabes? - digo - Nunca me he imaginado que es tener tanto dinero, a duras penas podía pagar una comida al día y comprar un cuaderno y lápiz para asistir a la escuela.

- Lo dices de una forma que ... - le mire avergonzada - Disculpa te incomode.

- No, no lo hiciste - respondo - A veces recordar es duro, crecí en un orfanato toda mi vida.

- Lo siento - sentí su sinceridad - Debe ser más duro crecer sin alguien que te apoye.

- Admito que me duele aún a esta edad el que mis padres me abandonarán - suspire- Pero me di cuenta de que no puedo vivir en el pasado, ellos ya no son parte de mis deseos. Decidí que viviría mi existencia con el fin de ser feliz sin ver al pasado.

- Sabías palabras - susurró pero aun así le escuche - ¿Eso te motivó a estudiar leyes?

- No, en realidad fue la injusticia que existe - Recordé ese momento sombrío de mi vida - En el orfanato una vez adoptaron a una niña, el hombre que se supone era su nuevo padre violó y asesino a Julia, intentó deshacerse de su esposa para que no hubiese testigos. El juez dijo que no había pruebas, no pude creer la impunidad con la que esta constituido este mundo y como hay personas desgraciadas que pueden cometer tales actos y no recibir castigo. Decidí que al ser abogada no dejaría que se abusara así de las personas y mucho menos de aquellas que ya no pueden defenderse.

- Es sorprendente - le mire confundida - Tienes una pasión por ayudar idéntica a la que me hizo decir seguir los pasos de mi padre. Él no quería que fuese abogado pero decidí que así fuese para tratar de cambiar la maldad que habita este mundo y que afecta a las personas de corazón puro. Admiro la habilidad de ser fuerte pese a la adversidad, quiero que el mundo deje de apoyar a la impunidad.

- Admito que llegue a pensar en que seguías los pasos de tu padre por darle gusto - el sonrió un poco - Me agrada saber que eres diferente.

- ¿Eso es algo bueno? - esta vez sonreí riendo ligeramente.

- Al menos para ser un hombre que desea cambiar el mundo con el bien me parece que es algo bueno - el sonrió transmitiendome una sensación llena de paz y felicidad - No hay muchos como tú.

- Y tampoco mujeres como tu - dijo tomando mi mano - Desearía conocer a más personas como tú.

- Lamentablemente no existimos muchas - reímos juntos - Yo también ese deseo, quiero conocer a mas personas que tengan los mismos valores que yo.

-Bueno ya conociste a una - bebí de mi té - Bien cuéntame ¿Qué deseas hacer luego de acabar la universidad?

- Me gustaría trabajar y ganar experiencia en el campo de mi carrera antes de poner mi propio bufete de abogados - sonreí - Esa es mi meta final.

- ¿No quieres familia? ¿Esposo? ¿Hijos? - me encojo de hombros - Quiero decir todas las mujeres desean eso o al menos la mayoría de ellas.

- Sólo me casaría con quien fuese el amor de vida y tendría hijos sólo con él - Máx me observó directo a los ojos - Sólo puedes enamorarte de verdad una sola vez y soy la fiel creyente de que existe el amor a primera vista.

- Mi madre quiere que me casé con alguien de mi clase social - el negó - No le interesa el amor sino el dinero y el poder. Ha hecho mi vida infeliz toda mi existencia y no entiendo el porque mi padre sigue aguantando su forma de ser cuando no se soportan. No creo que sea yo la razón ¿Sin amor que vale pena en este mundo?

- Nada creo yo - él me miro con ternura - Nada vale más que el amor y la amistad.

- Ojalá pudiera hacérselo ver a mi madre - hizo una mueca - Sin embargo, no creo poder hacerlo. No me importa la clase social y mucho menos si no tiene dinero sólo deseo que me ame como yo amaré al gran amor de mi vida.

...

- ¿Cómo te fue en el recorrido? - preguntó Brenda cuando cerré la puerta de la habitación.

- Bien, me dio un buen recorrido y platicamos un rato - dije - Es una buena persona.

- Sí y además guapo - me dijo y negué - ¿Qué?

- No se figaria nunca en mí - Brenda fruncio el ceño - No soy la clase de mujer por la que un chico pierda la cabeza.

- ¿Te haz visto en el espejo? - preguntó - Eres hermosa, si fuera lesbiana te ligaria.

- Y si lo fuera yo a ti - ambas reímos - Pero enserio, Maximiliano Montemayor no se figaria jamás en alguien como yo.

- Eres castaña de ojos verdes y tes pálida - me describió - Delgada, alta y de buen cuerpo. Además tienes una gran personalidad créeme si ese chico es inteligente no te dejará escapar.



Diosa_Iliris

#13345 en Novela romántica

En el texto hay: venganza y mentiras, amor puro, origen

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar