Los Montemayor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4: Alguien

"El amor comienza por engañarse a sí mismo y a veces logra engañar al otro"

Oscar Wilde

CAMBRIDGE, MASSACHUSETTS

- Felicidades fuiste una de los alumnos con la nota más alta - sonrió al ver "A+" en mi trabajo - Puedes irte.

- Gracias profesor - le respondo para ir por mis cosas en mi asiento, muy contenta de mi misma me dirigo a la salida. Unos minutos después me voy rumbo a mi trabajo con una alegría desbordando por todas partes, nadie podía quitarla de mi.

Durante el tiempo que trabajo en la oficina de administración quienes trabajan junto a mi notaron más que nunca mi felicidad, digo no era sólo por la nota. En estos días puedo jurar con toda la seguridad del mundo que Máx y yo nos hemos unido más que nunca, era una sensacion que no podia explicar.

Regreso a mi dormitorio para darme una ducha y ponerme cómoda después del trabajo y las clases, me recuesto en mi cama pensando en mis últimos días. Al escuchar unos toques a la puerta me levantó a abrir, sonrió al ver a Máx frente a mi.

- Hola - Dice el con un sonrisa que resalta sus facciones y lo hacen ver irresistible - ¿Cómo estas?

- Bien, feliz - digo - Ya sabes por mi nota del trabajo.

- Si, lo vi - dice sonriendo - Recordé que te invité al cine y quería preguntarte ¿Puedes esta noche?

- Eh yo... - 》Di que sí 《 - Claro por que no. Deja que me ponga algo y te veo abajo ¿Sí?

- Claro - sonríe -  Te veo ahí.

Cierro la puerta para tomar una ropa que sea más o menos bonita de todo lo que tengo, una idea nace en mi, en el armario esta un conjunto hermoso que pertenece a Brenda, antes de tomarlo le dejo una nota, ella me ha pedido ropa algunas veces así que estoy segura que no se molestará, dejó la nota en su cama y me visto con la ropa que tome.

Cierro la puerta para tomar una ropa que sea más o menos bonita de todo lo que tengo, una idea nace en mi, en el armario esta un conjunto hermoso que pertenece a Brenda, antes de tomarlo le dejo una nota, ella me ha pedido ropa algunas veces así q...

Me veo al espejo por última vez antes de tomar mi bolsa y salir de ahí hacia la planta baja donde esta Max, al verme sonríe en silencio. Me sonrojo y gracias a dios el no lo nota por que ya está atardeciendo.

- Vamos - me ofrece la mano, dudo unos segundos pero la aceptó sintiendo una descarga que recorre mi cuerpo. El me dirige hacia un hermoso auto deportivo, de color negro. Abre la puerta del acompañante - Te ayudo.

- Gracias - reconozco que me siento nerviosa al subir a un auto tan lujoso además de estar junto a alguien como Máx, supongo que Ana mi antigua compañera de Universidad y yo juzgamos mal a los ricos, no todos son malos, no todos engañan. El sube al asiento del conductor y enciende el auto - Tu auto es muy bonito.

- Sí, fue un regalo de cumpleaños -  hace una mueca - Mi mamá fue quien me lo dio. Yo quería algo menos lujoso pero si me negaba me mataría. Es una persona algo dura y no acepta "no" por respuesta.

- Vaya - digo - ¿Y tu padre como es?

- Es un hombre noble - dice - Mi figura a seguir, es una persona muy sabia. Le gusta ayudar a la gente, es una persona que adorarias. Le gustarias, es decir,  tu serías una persona que le agradaría bastante.

- Lo dices como si yo fuera alguien admirable - digo avergonzada - No creo que alguien tan grande en el mundo de abogados quisiera conocerme.

- Créeme que si - dijo - Eres una persona admirable más que cualquiera incluso más que yo. Vanessa tu eres la más lista chica que he conocido, tienes todo lo que busco en una mujer.

Le mire completamente asombrada el se dio cuenta y apretó los labios antes de decir algo más.

- Eres la mujer perfecta Vanessa - dijo - La mujer perfecta que querría hasta el más listo.

- Eres la mujer perfecta Vanessa - dijo - La mujer perfecta que querría hasta el más listo



Diosa_Iliris

#13155 en Novela romántica

En el texto hay: venganza y mentiras, amor puro, origen

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar