Los Montemayor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 18: Acusada

CAMBRIDGE, MASSACHUSETTS


》...Fue mi boba inocencia y los engaños de Gabriela Montemayor que destruyeron todo en lo que creía, decidí entonces que algún día volvería a hacerles pagar todo, pagarían caro...《

Estábamos un día sentados en una banca cuando Maximiliano recibió una llamada a su celular, estaba animado hasta que quien estaba en el otro lado de la linea le dijo algo, su rostro se puso pálido y su mirada cambio a ser preocupada.  

- ¿Cómo esta él? - Pregunto con un hilo de voz - Dios, eh voy para allá.

- ¿Qué sucede Max? - Pregunte - ¿Qué pasa?

- Es mi padre - pasa saliva con dificultad - Tuvo un infarto, debo ir al hospital. T...Te llamo l...luego.

Beso mi frente para irse a la velocidad de la luz, se fue tan rápido que no pude decirle algo para acompañarle, pasando los minutos me dije a mi misma que fue mejor el que yo no fuera, aunque me gustaría en parte por la buena relación que tenia con su padre sin embargo no era buen momento para recibir comentarios negativos de parte de la madre de Max y tener una discusión cuando el padre acaba de sufrir un infarto. 

Al llegar la noche Brenda y yo trabajamos para una exposición sobre la primera enmienda, pero no lograba concentrarme, mi compañera se dio cuenta por lo que coloco su mano en mi hombro. 

- Estará bien - menciono - Máx te llamara cuando tenga oportunidad y su padre se recuperará ya lo verás. 

- Lo sé, solo estoy preocupada - sonrío sin ánimo - ¿Qué tal si me llevas por ahí para animarme?

- Tengo un lugar perfecto - me sonríe - Vamos, te gustará.

- ¡Chicas! - gritó alguien a nuestras espaldas - ¿Que harán esta noche?

- Vamos a Loto ¿Por qué? - Axel parecía animado - Vanessa necesita despejarse un poco.

- ¿Pasa algo? - preguntó preocupado - ¿Qué?

- El padre de Máx sufrió un infarto - hice una mueca - Estoy preocupada.

- ¿No te ha llamado? - preguntó haciendo que negará - Quizá este ocupado ¿Ya le enviaste un mensaje?

- No he querido molestarle - respondí - Su padre necesita toda su atención.

- Bueno mejor vayamos a Loto - dice - Así dejarás de estar tan abrumada.

Loto era un bar café al que iban muchos estudiantes de Harvard law, acompañe a Brenda una que otra vez, me hacía feliz que Axel y Brenda quisieran distraerme sin embargo aún seguía pensando en Máx y su padre. Al llegar de regreso a la habitación le pedí su celular a Brenda, envíe un mensaje a Máx preguntando como estaba su padre.

- Tal vez este dormido -murmuró después de esperar unos quince minutos por una respuesta. Me voy a la cama con una sensación en el estómago incómoda, tanto silencio me eriza la piel. En las noticias de la mañana estaba puesta la noticia sobre Marcus Montemayor hospitalizado, la prensa enzima en un momento así debe ser una locura, me gustaría que Máx llamará.

Los días pasaron como el agua en Harvard y seguía sin recibir ni una sola llamada o mensaje de parte de Máx, hasta ese día. Brenda y yo estábamos en nuestra habitación dando los detalles finales de un trabajo, Máx llamó y respondí.

- ¿Máx como esta tu padre? - pregunté - ¿Cómo estás? -

- Mi padre él - su voz estaba estrangulada, quebrada - Está en coma.

- Dios - me llevo una mano a la boca - ¿Estás bien? Dios mío, claro que no estas bien. Que tonta soy, me gustaria estar contigo en estos momentos, debe ser tan duro para ti.

- A...A mi igual -susurra - Te necesito tanto. D...Debo dejarte v...viene la enfermera.

- Esta bien - me dolía tanto escucharle destrozado - Cuídate.

- ¿Qué pasa? ¿Por qué esa cara? - preguntó Brenda - ¿Es algo malo?

- Su padre esta en coma - ella hace una mueca - Máx esta destrozado.

- Pobre debe estar pasándolo muy mal - asentí - Si no vuelve pronto a clases reprobará el semestre.

- Supongo que vendrá en cuanto vea que esta mejor su padre - digo - Puede tomar clases y entregar los trabajos por correo.

Tocaron a la puerta así que fui a abrir con un ánimo por los suelos, me sorprendo al ver a Ryan y a dos policías con él.

- Vanessa, Brenda estos oficiales vienen por que alguien robó una joyas valiosas - frunzo el ceño - Le robaron a Cassandra una joyas que pertenecen a Gabriela Montemayor, Cassandra te señaló a ti como responsable.

- ¡Es absurdo!- dije negando - Nunca he robado nada en mi vida.

- Deben revisar la habitación - dijo incómodo - Es por si acaso.

- Revisen todo lo que quieran - abrí la puerta para hacerles pasar, revisaron entre nuestras cosas hasta que, abrí los ojos al ver unas joyas en uno de los rincones. Brenda negó ¿Cómo fue que..?

- Señorita Alarcón - dijo uno de los oficiales - Debe acompañarnos a la delegación.



Diosa_Iliris

#13279 en Novela romántica

En el texto hay: venganza y mentiras, amor puro, origen

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar