Los Montemayor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 43: La hora llego

CAMBRIDGE, MASSACHUSETTS

- ¿Qué es lo que desean hablar con Vanessa? - preguntó Marina a la pareja que se encontraba de pie al sofá.

- Nosotros queríamos hablar con ella sobre un asunto muy importante - ambos se veían desesperados.

- Jason no debiste dejar que pasarán - escucho a Frank regañarle entre dientes.

- Se ven desesperados - era verdad aunque realmente ellos no sabían el porque.

- ¿Qué asunto? - Corina miro a su esposo y este asintió.

- Nos arrebataron a nuestra hija cuando era recién nacida y decidimos buscarle - Víctor miro a todos con la frente en alto - Estamos seguros de que esa hija es Vanessa Alarcón.

- Dios - Marina se llevó ambas manos a la boca - N-no puede ser.

- Es cierto - Frank les miro frunciendo el ceño - No son los únicos que han intentado hacerse pasar por sus padres.

- Tenemos pruebas de que es así - Corina dio unos pasos - Sólo hace falta una prueba de ADN para comprobarlo al 100% sin embargo no tengo dudas de que es mi hija.

- Vanessa llegará en una hora - comentó Marina horrorizada hacia Frank - Si es verdad que lo son....Dios mío.

- Escuchen un segundo es imposible que Vanessa sea hija de ustedes - Frank les miro desconfiado - Son 24 años y hay cientos de niñas con el mismo nombre...

- Pero ninguna de esas lleva los apellidos de ambos - Corina les acerco unos papeles - Ella se llama Vanessa Valeria Alarcón Zespedes. Yo soy tengo el apellido de soltera Zespedes y mi esposo Alarcón, el nombre de Vanessa era el mismo que tenía mi madre y quien cuidó de Vanessa se llamaba Valeria. El detective nos ayudó a llegar hasta aquí, en su acta original aparece el nombre de mi padre, él me separó de mi bebé cuando Di a luz. Pasamos 24 años inculpados por un crimen que no cometimos por eso nunca pudimos estar con nuestra hija.

- No mentimos de ninguna forma - afirmó Víctor - Si por nosotros fuera jamás hubiéramos abandonado a Vanessa.

- Dios mío - Marina le enseñó las actas, tenía sellos que confirmaban la legalidad de esos documentos - Dios.

- No puede ser - Frank negó incrédulo - Vanessa no puede oír la mención de sus padres sin que lancé una maldición - Corina dejo caer las lágrimas - Los odia, si ella se entera de que están aquí... No se que mierda vaya a pasar, creció con la idea de que fue abandonada en un orfanato.

- ¡Jamás me habria separado de ella! - sollozo Corina - Mi padre me la quitó...debe comprender que nunca fue nuestra intención.

- No es tan simple - Pese a que Marina también estaba derramando lágrimas decidió ser fuerte y decirle - Vanessa no va escucharlos, la conozco y por todo lo que esta pasando en este instante se que no sucederá nada bueno, los echará de aquí eso seguro.

- ¿Qué hacemos? - preguntó Marina hacia Frank.

- Puedes comentarle del tema como si fuese una platica normal y yo les pongo a escuchar la conversación así sabremos si es bueno que lo sepa.

- Sí - asintió - De esa manera ustedes verán  si desean decirle esto o no. De otra forma no permitiré que le digan algo a Vanessa.

- Esta bien - Acepto Corina - Lo haremos.

Unas horas después Vanessa entró en casa, Frank estaba más o igual de nervioso que Marina, era demasiado y estaban en la espera de que Marina le pidiera a Vanessa hablar con ella, antes de salir de la cocina Marina tomó un enorme respiro. Las manos le temblaban, pero se dio valor recordando que si Vanessa había cambiado de opinio respecto a sus verdaderos padres tal vez le podían hacer cambiar de opinión respecto a su venganza contra los Montemayor.

Todo podía suceder en cuestión de segundos, Marina estaba a punto de tener un ataque por el ritmo cardíaco que comenzaba a tener su corazón. Corina y Víctor tenían miles de sentimenintos, estaban por conocer a su hija, pero estaba latente la opción que les dio el abogado y el detective, Vanessa podría rechazarlo y como dijeron Frank y Marina, ella simplemente podía negarse a hablar con ellos sin escuchar ni una sola palabra por parte de ellos, pero no podía perder la esperanza, no por que después de todo esa era su pequeña en la cual habia pensado cada segundo que estuvo en aquel lugar.

- Vanessa ¿Podemos hablar un segundo? - Vanessa estaba agotada pero asintió y acompañó a Marina al despacho - Esto... llegó algo para ti esta mañana.

Le entregó unos documentos que le puso en el escritorio.

- Estuve pensando Vanessa en esto que esta sucediendo. Se que Margareth te dio el cariño de una mamá y tu el de una hija - tomó la mano de Vanessa - Pero... ¿De verdad Vanessa no buscaras nunca a tus padres?

Vanessa fruncio el ceño y por su puesto su mirada se oscurecio por completo.

- Tú sabes Marina que no me gusta ese tema - comentó molesta - Esos me abandonaron, no me interesa saber de ellos.

- Pero ¿Qué pasaría si no sucedio algo enorme por lo que no pudieron hacerse cargo de ti? - preguntó Marina sintiendo como dentro titubeaba.

- No existe nada en este mundo que hubiera podido evitar tal cosa - comenta duramente - No me importa y si por cosa del destino me topo con mis padres biológicos créeme una cosa jamás les perdonare el abandono en que me tuvieron, nunca Marina.



Diosa_Iliris

#13185 en Novela romántica

En el texto hay: venganza y mentiras, amor puro, origen

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar