Los Viajes De M: "Saga de Lobos"

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1: Un nuevo aliado

Bueno, partiremos de la base de que esto paso en  juventud. Se que ahora me ven como un viejo medio ciego y en cama, pero a esa edad, aún veía con ambos ojos. Mí remera roja y mis pantalones de tela marrón me cubrían el cuerpo, en mis pies unas botas de cuero me permitían caminar sin lastimarme los pies. Mí cuerpo no era el mismo, tenía unas fuertes piernas de caminar constantemente y mí cabello era totalmente rubio, no como ahora que tengo más canas que pelo.

Todo empezó ese día de Abril, era un día bonito, pero se notaba de a poco la entrada del otoño. Era nuevo en Zöleriock. Jamás había visto la gran nación del continente, ya que venía de la escuela de magos, una pequeña isla al noreste. Zöleriock constaba de de 3 círculos o niveles, medio (en el que estaba) inferior y superior, pero de ellos hablaremos más tarde. Llegue a un pueblo, a mí izquierda había un gran sector comercial y a la derecha muchas casas. Se lograban divisar muchos tipos de seres, algunos grandes y altos como árboles de un bosque antiguo y otros pequeños como enanos. Cosa que para alguien en mí misión era algo espectacular.

-Fuaaa- lo interrumpe Al- ¡seres fantásticos!

-Sí hijo, salidos de un libro antiguo- continúa el anciano.

Apenas me doy la vuelta algo me choca y me hace caer al suelo. Me reincorporo lento y me sacudo el polvo ya que las calles y caminos eran de tierra.

Al pararme veo un ser alto y grande, de tez morena, dientes blancos como perlas y cabello negro y llovido. Era su abuelo Luke, un vampiro mestizo que a simple vista estaba corriendo de algo.

Él se reincorporó y palpó sus bolsillos de su gran camperón hasta sentir una pequeña esfera. Un diamante totalmente redondo.

-Uf men, lo siento- comenzó mientras miraba de un lado a otro en busca de dios sabía qué- Por cierto, me dicen Luke- concluyó él, dejando ver con una fiera sonrisa sus colmillos afilados como navajas.

-Soy M, un gusto- respondí algo desconfiado, era la primera vez que veía a alguien de su especie.

-Jajaja- largó una carcajada- Tranquilo niño, no voy a matarte- dijo entre risas.

-Eres un mestizo ¿no?- pregunté mirándolo más detenidamente, y ya que una de las intenciones de mi viaje era saber más sobre las especies es información sería útil.

-Sí, si fuera un vampiro pur... - se detuvo de repente.

Al desviar la mirada a uno de los policías armados conjuro un hechizo se convirtió en una sombra, o mejor dicho, nos convirtió en sombra y salimos de ahí a una velocidad abismal.

-¡¿Porque hiciste eso?!- pregunté algo enfadado mientras miraba en donde me encontraba.

Era una amplia cueva con salida a un bosque. Tenía un entre piso que se accedía con una escalera de mano y tenía un montón de pequeñas entradas con cortinas a forma de puerta, el piso de tierra estaba barrido por el viento pero el lugar se veía cómodo. Tenía una especie de barra al fondo con un montón de estantes por el lugar. Una pequeña fogata apagada decoraba el centro de lo parecía una sala precaria.

-Digamos que no les caigo especialmente bien a los guardias, y si te dejaba ahí, te mataban seguro- respondió él- Pero hablemos de ti, este no es lugar para humanos- dijo seriamente.

-No soy un simple humano, soy un mago, un buscador del saber y conocimiento de todo tipo, y respondiendo a tu pregunta, me embarqué en este viaje para escribir una enciclopedia sobre todas las especies- dije mostrándole mi pequeña libreta.

En ese mismo momento unos guardias entraron en la cueva gritando "LOS ENCONTRAMOS, LOS ENCONTRAMOS".

Luke no dudó, apenas uno entró le saltó a la garganta con una velocidad de vértigo.

-DARREDAD PAIRO SAT- grité apuntando mi mano a el otro centinela armado, en ese momento una esfera de energía ignea salió desprendida de mi palma como un proyectil dirigido, provocando la incineración del guardia.

-¿Qué fue eso? Nunca vi una mágia similar- dijo luke cansado del combate.

-Ah, eso- dije mientras sacudía mi mano para que se valla el humo- Es un pequeño truco, créeme tengo algunos más poderosos.

-Ah... Ey, por cierto ¿No tienes dónde quedarte no?- pregunto mientras tomaba una copa- Si lo deseas, quédate aquí.

-Gracias, acepto la oferta- Veo un pool y le pregunto- ¿Juegas?

-Claro- respondió él y luego nos quedamos jugando toda la noche.

En eso entra a la habitación un hombre mayor de tez morena en silla de ruedas. Tenia una cicatriz que le cortaba la cara en diagonal. No era ni más ni menos que Luke.

-¿Llego tarde para las historias? -dijo sonriente.

-No abuelo- le dijo el pequeño Al. El hijo de Luke se caso con N y tuvieron a Alejandro.

-Llegas justo cuando les cuento cómo conseguí este anillo- dice sacando de su bolsillo un pequeño anillo con un cristal turquesa oscuro quebrado al medio y con una imagen similar al perfil de un lobo.



M

#4444 en Fantasía
#6264 en Otros
#956 en Aventura

En el texto hay: vampiros y hombres lobo, magia y aventura, fantasia épica

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar