Los Viajes De M: "Saga de Lobos"

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10: La hermandad

-¡HOLA MALIDITOS PERROS! -gritó Luke anunciandonos apenas entramos a la caverna-

Esta caverna parecía una verdadera base de guerra antigua. Era muy amplia, y tenía una especie de entrepiso que estaba hecho del mismo material rocoso y áspero que toda la cueva. Además de ese entrepiso había unas cuantas estructuras de madera de abeto recolectadas del mismo bosque. Se nota que tenían muy hábiles artesanos y carpinteros. Había cientos de hombres y mujeres de cabello negro y ojos rojos. Vestidos con unas armaduras de cuero y armas largas: desde mandobles y hachas de batallas hasta martillos gigantescos y potentes lanzas. Algunos portaban armas más cortas como lúceros del alba pero eran pocos a comparación del resto de la manada. Las paredes tenían gigantescas banderas de un escarlata oscuro y con el perfil de un lobo.
A la izquierda había una fragua y una piedra de afilar mecanizada. A la derecha había un par de hombres entrenando con sus armas. Y allá. Allá al fondo, en uno de los entrepisos se hallaba un hombre de 1,90m de estatura mínimo. Una cabellera blanca y corta pero con un bigote, también canoso, bastante grande. Ojos rojos carmesí y con una cicartiz que atravesaba audazmente su ojo derecho hasta el inicio de su garganta. El hombre estaba leyendo un libro de un aspecto ajoso y añejo.

-¡Qué buena vista tenías abue! -dijo Max muy sonriente-
-Y pensar que ahora estás más siego que un topo -se río la abuela de los niños-
-Aún te puedo ver N- dijo el viejo-
-Mat ¿Qué dijimos del alcohol? -dijo seriamente Luke-
-Lo se -dijo Mateo medio apenado- ¡Dijiste que hay que compartirlo! -rió y siguió con la historia-

Apenas mi viejo amigo termino de transmitir su poca afortunada opinión unos 5 o 6 hombres nos apuntron con ballestas de una fina madera y un metal muy brillante.
-ARRIBA LAS MANOS MALIDITO VAMPIRO -vosiferó uno de los hombres- O DISPARAREMOS.
-ME GUSTARIA VERTE INTENTARLO MALDITO PEDASO DE-... -gritó el mestizo antes de que Ako le tape la boca con las manos-
-Lo que nuestro compañero quiere decir, es que queremos hablar con su lider -dijo la tierna Nai-

El hombre con el libro escuchó la voz de Nai y eso generó una especie de brillo especial en sus ojos.
-¿Y qué te hace pensar que hablara con ustedes? -dijo el tirador aún apuntandoles.
-Baje el arma soldado -dijo el hombre del libro al tirador y pegó un salto desde el entrepiso hasta el suelo donde nos encontrábamos-
-¿Qué es lo que nesesita pequeña hada? -preguntó con una voz cordial aquella imponente figura- Soy el Alfa Exedreon, lider de esta manda.
-Verá señor Exedreon, tuve un confrontamiento con uno de su manada y... -empecé a explicale-
-Déjame adivinar, vienes por una mordida de licántropo y quieres que te ayudemos a controlarlo -dijo el alfa firmemente-
-Sí señor -afirmé-
-¡Ja! ¿Y piensas que ayudaremos a un rubiesito como vos? -dijo sarcásticamente- Púdrete, eso te enseñará a no enfrentarte a uno de los nuestros.
-Pero señor, por favor -dijo nai dulcemente-
-Muy bien, pero tendras que ayudarnos en algunos experimentos niña -dijo firmemente el gran licántropo-
-¿¡Qué?!-dije exaltado- Nadie le pondra un dedo encima a mi hermanita -dije fiermemente y me puse adelante de ella-
-En ese caso buena suerte con tu..."Condición" -se dió media vuelta- Espero que VOS no le pongas un dedo en tu "otra forma".
-Lo haré -dijo la pequeña-
-Nai, no hagas nada estupido -dijo Ako-
-Si es por mi onii, lo haré -dijo la dulce hada-
-Muy bien, pero vijilare la experimentacion. Soy un hábil mago, podría ser util -acepté sus condiciones-
-Perfecto -dijo Exedreon- Primero lo primero, ten -y me dió este anillo que les mostre antes-

Pero en ese momento estaba en perfectas condiciones. No como ahora que tiene un rayon que lo cruza cómo una Y invertida.

-Este anillo te permitirá no solo controlar tu transformación -dijo- sino que tambien podrás convertirte en cualquier momento. 
-¡Genial! -dije- Y~ ¿cómo lo uzo?
-Debes conjurar Demos licantro, habilidoso mago -dijo Exedron-
-DEMOS LICANTRO -grité y me transformé en la forma bestial, pero no como la ultima vez, podía manejarme con total facilidad, jamas me habia sentido tan fuerte- Lo logre.
-Bienvenido a la manada hijo-dijo el alfa y se ttransformó- Iremos de caceria con un pequeño equipo ¿Vienes?.
-Claro -afirmé-
-Ustedes váyanse-dijo el hombre lobo y la princesa de la luna se llevo a Luke antes de que siga diciendo cosas que nos pudieran meter en problemas- 
Sin embargo lo escuché vosiferar por lo bajo "Malditos pulgosos...".

Un grupo y yo salimos corriendo a cuatro patas por un agujero de la cueva. El alfa era el lobo que más se distinguia por su pelaje blanco como la nieve. Después, el resto también tenían sus colores, algunos marrones oscuro o un poco más claro, muchos otros negro carbon o un gris muy oscuro. Yo, encambio, mi pelaje era mas como un morado muy oscuro mesclado con un gris cuasi negro.
Salíamos a una gran velocidad por el espeso bosque en el que nos íbamos adentrando más y más. El viento en mi cara, la tierra en mis patas. Nunca me habia sentido tan vivo. En un momento del "paseo" avistamos un gran grupo de ciervos. Los rodeamos sigilosamente y nos abalanzamos ferozmente contra los rumiantes. Al terminar nos dedicamos a comer lo que habíamos conseguido.



M

#4479 en Fantasía
#6308 en Otros
#962 en Aventura

En el texto hay: vampiros y hombres lobo, magia y aventura, fantasia épica

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar