Los Viajes De M: "Saga de Lobos"

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16: El poder de la luna roja

Los golems y licántropos peleaban con ira. La noche era fría. La iluminación poca, aunque no estaba mal para ser una cueva. Ako le lanzó un flechazo en la garganta a una guerrera con una precisión que un cirujano envidiaría. Luke combatía frenéticamente con sus krambits igual sus sombras. 
En cuanto a mí. Me enfrentaba a varios soldados con mi espada. Era muy ligera para ser una espada bastarda. Me atacaban con espadas y masas. En instante recuerdo que pensé que de un momento me había ido de la escuela de magos de Stellia, con poco más que unas pocas ropas, un diario, una pequeña ballesta de caza y una misión. La misión de crear una enciclopedia con todos los seres de las lejanas tierras de Zöleriock. Y, en un abrir y cerrar de ojos, estaba arriesgando mi vida de una forma muy estúpida peleando con una espada, que yo construí, contra hombres-lobo armados para salvar una hermana adoptiva que adopté por accidente. Junto a un vampiro mestizo que toca la guitarra, vive en la cueva de los lamentos, me apuñaló en una ocasión y poco a poco se fue convirtiéndotelo en un buen amigo. Y con una dulce semidiosa de la luna que fue desterrada por tener una sexualidad diferente, mandaron a ejecutar a su primer amor, sabe medicina y es muy buena con el arco y la flecha.
Claro que mientras pensaba en eso atacaba con mi espada a cuanto ser tenia a mano.

-¡Cuidado M! -escuché de atrás y vi cómo un krambit pasaba rosando mi mejilla para parar en el pecho de un licántropo-
-Fallaste -dije sonriendo a Luke y le pasé su krambit después de usar el cuerpo moribundo como punto de apoyo para pegarle una patada en la cara a otro soldado lobo-
-Al contrario, justo en el blanco -dijo el mestizo mientras, al tomar su otro krambit, se lo clavó en el pecho a un licántropo, mientras que otros dos se acercaban a él. Lo último que pude percibir de ese semi-vampiro fue el fugaz asesinato de esos perros-

En ese momento observé como uno de los hombres le apuntaba a Ako con la ballesta.

-¡Daerrad pairo sat! -conjurè y le lancé una bola de fuego de mi palma izquierda que impacto en el pecho de el ballestero-

El ruido del acero chocando frenéticamente era como una sinfonía de destrucción y muerte que daban ganas de pararse y aplaudir a los músicos iintérpretes. Las espadas chocaban, las hachas atacaban y algún que otro virote volaba. 
La luna roja se asomaba por la abertura de la caverna que daba una hermosa vista al cielo nocturno. Todos los licántropos, incluyéndome, se transformaron pero de un tamaño mucho mayor. Sin embargo sentí cómo mi mágia se desvanecía por alguna razón.

-Ah, no lo sabes -decía el alfa, ya transformado, al ver que mis amigos se ponían en problemas por enfrentarse a los licántropos transformados, y sin golems debido a que mi mágia no funcionaba en ese estado- La luna roja no solo sirve para rituales, también le da más fuerza a los hombres lobo y obliga a todos a transformarse, hasta a los controlados.
-M... ¡Ve por Nai y vámonos! -decia mi amigo mientras trataba de sacarse de encima a un hombre-lobo que lo amenazaba con feroces fauces.-
-Oh no ¡No lo haran! -empezó Exedreon- Lobatus, Liria, a ellos.
En ese instante Lobatus, Exedreon y Liria, una licántropo que llevaba una espada corta, se abalanzaron sobre nosotros.
Exedreon fue a por mí, y me atacó con ferocidad, mas yo pude esquivarlo por muy poco. Levanté la pierna y lo golpee con la planta del pie en el estómago, y luego en el pecho sin bajar la pierna. Lo hice asi una y otra y otra y otra vez hasta que el vosiferó.

-Me cansé de juegos -dijo eso y me retorcio la pierna hasta dejarle una fractura expuesta-

Claro que me regeneraba a gran velocidad por mi transformación, pero eso no quita que halla sentido el tremendo dolor de mi pierna destruida. 
Me tiró al piso y me lanzó una poción de parálisis para así encargase de unas sombras que se acercaban a él. 
Al no poder moverme decidí ver la pelea de Luke.
-¡Al fin la revancha perro desgraciado! -decía mi amigo mientras caminaba enfrente de su oponente. Entre los 2 formaban un circulo casi perfecto. El vampiro caminaba erguido. Haciendo girar sus armas- Pero esta vez sera diferente.
-Lo sé vampiro barato -decía mientras hacia girar uno de sus tomahawks en el aire- Esta vez no saldrás vivo.

Al terminar de decir eso lanzó con furia su arma hacia el mestizo el cual lo devolvió usando sus Krambits como punto de apoyo. Lobatus atajo el proyectil y se abalanzó sobre su contrincante. Los brutales tajas de las hachas de combate lograron penetrar la defensa de Luke dejándole un tajo en el hombro.
-JAJAJA -rió Luke sacando una cantidad considerable de sangre, y bebiéndola en el mismo momento- Cometiste un grave error, perrito.

Los ojos de Luke se tornaron negros con la pupila roja. En sus manos una especie de recubrimiento negro casi morado que endurecía sus puños, sus dedos pasaron a ser afiladas garras de las cuales el fuego que rodeaba la vez pasada, había consumido sus antebrazos, poco menos de sus codos. 
Ahora Luke empezó a atacar con ganas usando tanto sus krambits como sus patadas y garras. Lobatus se defendía con poder pero, a pesar de su ventaja por la luna roja, se vió obligado a usar su potente aullido. Luke lo esquivó con facilidad, y se abalanzó contra él golpeandolo con sus garras. Lobatus contrataco pegándole con el brazo y mandándolo contra una piedra.



M

#4474 en Fantasía
#6289 en Otros
#957 en Aventura

En el texto hay: vampiros y hombres lobo, magia y aventura, fantasia épica

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar