Los Viajes De M: "Saga de Lobos"

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18: El licántropo legendario

Me pare y rápidamente frene un virote que iba hacia Ako.

-YA PERDÍ A ALGUIEN IMPORTANTE HOY, Y NO SERÁN 2- vocifere.

Ella me veía con cara sorprendida. Como si no me reconociera.

-Creo que necesitaré otra remera - dije mientras recibía el virote en mi hombro-
-N... No es necesario- dijo Ako muy sonrojada desviando su mirada-
-Nininininini me transformo y hago sonrojar a Ako mostrándole el pecho ninininininini -decía Luke burlonamente denotando sus celos mientras se abría luchaba contra todo licántropo que se le cruzase- ¡Ve por él! Yo me encargo de los esbirros -dijo al mientras cubría a la shockeada Ako y se enfrentaba a varios lobos a la vez-

-EXEDREON -grité a todo pulmón- ¡¡¡DATE POR MUERTO IDIOTA!!!
-Lobos, a él -ordenó el gigantesco lobo blanco-

De un golpe con mi puño derecho le destroné el hocico a uno de nuestros contrincantes. Sentía el poder fluyendo por mi cuerpo. Como una carga eléctrica que recorría mis brazos hasta mis nudillos al estamparselos en la frente de otro hombre-lobo que tenía a mano. 
Era cómo si toda la ira que sentía fuera una ardiente llama en lo mas profundo de mi pecho. De ese modo me rodeaba en esa gran aura púrpura. 
Oh Nai, mi pequeña y dulce Nai. La hermana que adopte de una forma bastante extraña. Quien diría que por salvarle la vida a una niña y luego acariciarle la cabeza, automáticamente quedarías a cargo de ella. Lentamente me fui encariñado de la pequeña hada que era muy dulce. Ella siempre nos divertía con sus bobadas. Y... Y en ese trágico momento... En ese maldito momento... Estaba muerta por mi culpa. Créanme que eso jamás me lo perdoné. Si no hubieramos peleado en ese maldito torneo ella hubiera seguido viva. 
Exedreon me lo pagaría. Y muy caro.

Me puse a correr hacia donde el estaba despejándome el camino a base de puñetasos y patadas. En un momento tome a uno de los combatientes enemigos y lo arroje contra otro que le apuntaba un cuchillo a la garganta a Luke.

-Sí, fue épico -sonrio el viejo Luke- PERO CASI ME ARRANCA LA GARGANTA.
-Exacto, casi -sonrio el viejo y los nietos echaron una carcajada. El viejo Mateo siguió su fantástico relato-

Un grupo de estas bestias me bloquearon la única subida al rocoso entrepiso donde se encontraba el maldito desgraciado. En ese mismo instante lo sentí. Mi energía mágica había vuelto. ¿Que cómo lo sentí? Sé que un buen mago no revela sus trucos, pero con la familia se hacen exepciones. La mágia se la siente un poco más abajo que la boca del estomago, uno debe de guiar esa energía por tu cuerpo para hacerla ciclar y que se logre "encender", al pasar por tu mente debes tener bien clara la formula del hechizo que deseas utilizar para que la energía transmute en el elemento que el hechizo dictamine. Claro que para que esto funcione sin morir en el proceso se debe expulsar parte de la energía de forma oral. La voz funciona como una especie de válvula para dicha energía. Luego de esto debes llevar la energía hacia la extremidad por donde saldrá disparada.

-¡Quiero intentarlo! -dijeron a coro los primos y se pusieron a hacer fuerza para que la energía circule-
-Chicos, en este mundo no funciona la magia-explico Mateo- Lo único que van a lograr haciendo fuerza va a ser que les baje la presión y se les safe un gas
-Además, no saben ninguna formula -rió Luke y el viejo M continuó con su historia-

Al sentir la magia una macabra sonrisa se dibujo en mi rostro.
-DAERRAD PAIRO SAT -grité, lancé un proyectil ígneo directo al bloqueo y los cadáveres volaron por los aires. Corrí a toda velocidad hasta quedar a menos de 5 metros del imponente lobo. Su sonrisa blanca como la luna atormentaria a más de uno.

-Así que tú eres el legendario hombre -lobo-dijo con una sonrisa en su hocico-
-Lo único que sé es que te voy a causar esdolor, y luego te enviaré derecho al infierno con la cola entre las patas -dije muy serio-
-¿Eso crees niño? -dijo y me pegó una patada en el estómago que me levanto hasta pegar la espalda contra el techo de la caverna generando una grieta bastante grande-

Al caer me puse de pie, salté hacia él y le pegué una patada alta giratoria que le dió directo en la quijada. El me pego un zarpazo con su garra izquierda mientras caía. Luego me tiro una ráfaga de golpes que me asestaron muy dolorosamente en el estomago.
En mi arranque de ira lo golpee en la cara y le di un gancho en la mandíbula logrando que me suelte para así encestarle una parada que lo mandaría a volar no muy lejos, pero sí al menos unos 10 metros.
Él se recuperó de la caída, tomó su mandoble y giró una ranura en el mango. Resultaron ser 2 espadas duales. Me atacó con ferocidad utilizado sus armas que, a pesar de ser 2 parecían una sola. 
Esquivaba los ataques como podía pero mi ofensiva ralo realmente impresionante. Mis garras de energía pura que recibriá mi cuerpo con la forma de un lo hombre de mi talla pero con orejas, colas y garras de lobo. Mis ataques destrozaban la defensa del gigantesco hombre lobo.

-M -gritó Ako- ¡Atrapa! -me lanzó 2 dagas que al tocar mis manos y dejar fluir mi energía en ellas se vincularon a mi nueva transformación y mutaron en unas armas que jamás había visto-



M

#4463 en Fantasía
#6285 en Otros
#959 en Aventura

En el texto hay: vampiros y hombres lobo, magia y aventura, fantasia épica

Editado: 20.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar