Los zapatos de Sara

Font size: - +

prologo

Soy una excelente mentirosa, me he pasado la mitad de mi vida mintiéndole a todo el mundo por lo que si me esfuerzo lo suficiente casi puedo convencerme de que lo que digo es verdad.

Como cundo le dije a Sara que estaba realmente feliz cuando decidió mudarse con su novio Felipe, que como si fuera poco es el chico del que estoy enamorada, si "estoy" en presente perfecto, por obvias razones nunca le dije a ninguno de los dos lo que sentía, desde hace mucho tiempo Felipe es un amigo muy preciado para mí y Sara aparte de ser mi hermana es mi gemela, no sé bien cómo funciona esto en la práctica pero de cierra forma ella forma parte de mí.

Fue una tarde cuando volvía del trabajo, Sara y Felipe me habían preparado la cena, en verdad estaba tan cansada que lo último que me esperaba era una noticia así.

 

-Mia me voy a mudar con Felipe- lo dijo como si fueran unas vacaciones, tan tranquila, tan feliz

-Queremos saber qué opinas- dijo Felipe

-Estoy muy feliz por ustedes-mentira- creí que jamás pasaría- esperaba que jamás pasara

 

Tras la cena pusimos una película, Kill Bill me pareció apropiada, una historia que habla de la traición y la venganza. En medio de la película Sara se quedó dormida por lo que Felipe la llevo a su habitación, parecía una muñeca de porcelana, aunque en teoría fuéramos iguales no sentía que yo fuera como ella, ambas teníamos el cabello oscuro pero Sara lo llevaba corto rizado y casi siempre se hacía elaborados penados mientras que yo lo mantenía largo, lizo y escasamente lo cepillaba.

 

Era como ser dos caras de una moneda, para mí lo que más bella hacia a Sara era su forma de ser, su confianza y actitud tan vivaz hacía de ella no solo una chica bonita sino también atractiva, encantadora alguien con quien quieres estar, por eso no me sorprendí cuando me entere de que a Felipe le gustaba ella, sabía que iba a pasar, es solo que por una vez me hubiera gustado ser la primera opción de alguien.

 

-Ya la deje en su habitación- dijo Felipe sacándome de mis pensamientos

-No puedo creer que se haya dormido, ni siquiera se ha terminado el volumen uno

-Si quieres puedo quedarme a verlo contigo

 

No sé por qué era amable conmigo, no tenía que serlo, de hecho me hubiera gustad que fuera frio y distante conmigo así yo no sentiría mas que repulsión hacia él, pero no era así, él era como Sara, guapo, encantador, te atraía hacia su órbita gravitacional impidiéndome pasar y a la vez impidiendo que me alejara.

Estaba tan cerca que podía sentir su aroma a sudor y desodorante para hombre, estaba tan cerca que casi podía sentir que era mi novio y no el de Sara.

 

-Si.

 



Myco Zelle

#3160 at Otros
#350 at No ficción
#5155 at Romance

Text includes: romance, drama

Edited: 09.12.2018

Add to Library


Complain