Lucifer, El Origen De Un Demonio

Tamaño de fuente: - +

1.Luzbel

A lo largo de la historia se me ha conocido por muchos nombres, algunos me llaman Lucifer, otros Satanás, pero el nombre por el que más se me conoce es El Demonio.

Tal vez esto suene extraño e incluso contradictorio, pero yo, como el resto de los ángeles, nací de la luz.
Recuerdo la oscuridad a mi alrededor, mirara hacia donde mirara, no veía nada, no había tierra, ni agua, ni más seres, ni siquiera más luz aparte de la que desprendía mi cuerpo. Entonces una voz sonó a mi espalda, un voz tan potente que creo que si hubiera habido algo, habría temblado seguro.

_Que se haga la luz_oí que dijo.

Y al momento un fuerte resplandor me hizo retirar la mirada e incluso cubrirme los ojos con el brazo para protegerlos. Poco a poco los fui abriendo para que se acostumbraran, entonces vi la luz, tan brillante, tan pura. Quedé hechizado ante tanta belleza hasta el punto de no poder apartar los ojos de ella. Me acerqué un poco más, buscando su final, pero era infinita. Entonces una potente risa sonó detrás de mí. Al girarme vi a un ser mil veces más brillante que yo, sin una forma definida. Aquel ser me impresionó aún más que la luz.

_¿Qué te parece? _preguntó.

Yo me quedé en blanco un momento.

_Brillante _dije tímidamente.

Él ser se rió.

_¿Eres mi creador? _pregunté.
_Así es.
_Me gustaría saber mi nombre, y mi función, porque alguna tendré, ¿no?
_La tienes, Luzbel, la tienes_. Yo me quedé mirándolo en silencio _. Debes portar mi luz.

Yo me quedé sin saber qué decir una vez más.

_¿A dónde?
_Al mundo que voy a crear.

Sé que la creación se narra en siete días, pero verdaderamente tardamos milenios. 
Él Creador me enseñó a crear luz, vida. Comenzamos creando el día y la noche, pero no había modo de medirlos, parecían no tener fin.

Realmente, mis pies no pisaron tierra hasta mucho tiempo después, cuando el cielo estuvo lleno de estrellas y astros. 
Me pose sobre una porción de algo sólido. Recuerdo que nunca antes había usado las piernas, así que no aguanté mucho de pie, me costó muchas caídas mantener el equilibrio, además, había que sumarle que estaba agotado. 
Me senté y me cubrí con las alas, listo para dormir, fue entonces cuando el Creador pronunció mi nombre y, rápidamente, acudí.

_¿Solicitasteis mi presencia? _pregunté. 
_Acércate Luzbel.

Obedecí de inmediato.

_Te voy a encomendar otra tarea_. Yo escuché con atención sus palabras_. Tengo un proyecto entre manos y te voy a necesitar. Voy a crear un mundo y, para ello, necesito que se acondicionen los planetas. Luzbel, lleva lo que he creado al tercer planeta de aquel sistema. 
_Señor, me honráis con tan grande responsabilidad, pero no creo que pueda yo solo. 
_No estarás solo. Puedes retirarte, necesitarás el descanso.

Me retiré a mi posición anterior y volví a cubrirme con las alas. La oscuridad había vuelto.

Cuando regresó la luz y me desperté, me encontré tirado en el suelo boca arriba con las alas extendidas y hasta desplazado del lugar donde me dormí. Me incorporé y extendí las alas para estirar las plumas. Aletee un poco para desentumecerlas con tanta fuerza que levanté una gran nube de polvo e incluso desplace algunas piedras. 
Entonces otro ser pasó por mi lado a una velocidad de vértigo, me agarró una de las alas y me tiró al suelo.

_¡Eh! _grité enojado.

Oí que se reía y, de inmediato eché a volar tras aquello. Volaba lo más rápido que podía. Ya casi lo tenía, pero entonces una voz hizo que me detuviera.

_Luzbel, por fin te dignas a aparecer.

Dejé escapar al ser y me volví de inmediato hacia la voz. Rápidamente me arrodille ante su dueño.

_Creador.

Por el rabillo del ojo vi como el ser se detenía a mi lado e imitaba mi posición.

_Buen trabajo Jophiel _oí que lo felicitaba.

Yo lo miré de soslayo, era de mi misma especie. Me quedé mirándolo en silencio hasta que se marchó por orden del Creador.

_Un arcángel _, me aclaró _, como tú. 
_Ayer no estaba _dije tratando de disimular mi molestia. 
_No habéis empezado con buen pie, pero eso se arreglará, seguía órdenes mías Luzbel. 
_¿Cuál es la razón por la cual solicitasteis mi presencia? 
_Tengo un pequeño trabajo para ti, como arcángel de mi confianza. He decidido crear ocho arcángeles para que guiéis al resto de los ángeles.

Miré a mi alrededor, sólo seis figuras volaban sobre nosotros.

_Sólo somos siete. 
_Tú te encargarás de educar y guiar al octavo. Te acompañará a la Tierra, trabajará contigo y le enseñarás todo lo que necesita saber para llegar a arcángel. ¿ Puedo confiar en ti?

Aquel comentario me escoció.

_Por supuesto _dije rotundamente.

Él sonrió.

_No esperaba menos de ti. 
_¿Cuándo lo conoceré? 
_Pronto, te tendré al corriente de todo. Ahora puedes retirarte, guía a los jóvenes arcángeles.

Hice una reverencia y me retiré. Me disponía a alzar el vuelo cuando una voz me detuvo.

_¡Espera!

Me volví y vi que los seis arcángeles descendían. El primero en posarse a mi lado fue un arcángel de cabello castaño y vestido de verde, al cual se llevó por delante otro vestido de naranja.

_¡Uriel! _dijo el arcángel de verde. 
_Lo siento, tengo que mejorar el aterrizaje. 
_Y el despegue_dijo uno que vestía el violeta.

"Paso" pensé. 
Estaba a punto de irme cuando uno de ellos me cogió el brazo y el resto me rodearon.

_No seas arisco, vamos a conocernos todos mejor _dijo el de verde_, yo soy Rafael. 
_Encantado _dije tratando de irme. 
_Cogedlo que se escapa_dijo al que habían llamado Uriel _. Que cara de pocos amigos.

Rafael le tapó la boca con las manos.

_Pues tú no lo arreglas. Perdonalo. 
_Sí, si estáis todos perdonados, y yo encantado de conoceros a todos, pero ¿me puedo ir ya? 
_Bueno, no podemos obligarte_dijo un ángel vestido de blanco. 
_Gracias. 
_Pero no lo soltéis que se va_dijo Uriel. 
_Pero Uriel, que no podemos retenerlo en contra de su voluntad _dijo uno vestido de rosa pálido. 
_Dinos al menos tu nombre_insistió Uriel. 
_Tal vez en otro momento. 
_Se llama Luzbel, lo ha dicho el Creador _dijo Jophiel.



Vallay

#148 en Fantasía
#110 en Personajes sobrenaturales
#184 en Otros
#9 en Aventura

En el texto hay: angelescaidos, angelesdeluz

Editado: 14.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar