Luna de hielo

Tamaño de fuente: - +

15.Insidente ¿Aislado?

-¡Exacto! Boss eres un genio, debemos construir una casa en la playa, podríamos turnarnos para vigilar, así tendríamos más horas disponibles para ver si logramos pedir ayuda.

 

-No debe ser nada muy grande, sería sólo para dormir -sugirió Boss.

 

-Puedo encargarme de eso.

 

-Te ayudaremos, porque dudo que quieras dejarnos solos con esas cosas sueltas por ahí -dijo al ver que él estaba a punto de replicar.

 

-Tienes razón, yo creo que es lo más seguro para ustedes.

 

-Genial, desde mañana comenzará la obra -decretó Liselot.

 

-Muy bien, pero debemos darnos prisa si queremos salir pronto de este lugar.

 

Se acostaron a dormir todos, el niño durmió con Manfred ya que a él no le agradaba la idea de que durmiera con Liselot, un sonido la despertó así que Liselot se levantó a investigar que era, caminó descalza y en puntillas, sus habilidades ninjas se habían vuelto muy buenas después de pasar los primeros dos meses.

 

-¿Boss, qué haces?

 

-Niña, vé a dormir -le dijo muy serio y con mirada asesina.

 

-¿Todo bien? -algo no se veía bien.

 

-Sólo vete a dormir -se dió media vuelta dejando ver la hoja de un cuchillo que tenía en la mano- ¡obedece! -parecía que estaba a punto de explotar.

 

-Como digas -no entendía lo que acababa de pasar, pero su vida era más importante que averiguar eso- sólo cálmate -se fue sin darle la espalda.

 

Volvió a su alcoba, pero no lograba dormir, era un sitio un poco espacioso así que sólo se sentó en silencio tratando de procesar la información y la situación, ella nunca visto a Boss actuar de esa forma, algo estaba mal, algo no encajaba en él.

 

-¿Por qué no estás dormida?

 

-¡Fred eres tú! -dijo sobresaltada.

 

-¿Esperabas a alguien más?

 

-Gracias al cielo -balbuceó y se acercó para abrazarlo.

 

-¡Wow! ¿estás bien? Estás temblando.

 

-Fred, es Boss, él esta actuando muy extraño, hace un rato me levanté porque escuché un ruido, y lo encontré y él....

 

-¿Te tocó? ¿Te hizo algo? -su voz cambió- princesa si te hizo daño yo....

 

-No Fred -lo interrumpió- él sólo me amenazó con un cuchillo así que me fuí, pero ahora tengo mucho miedo.

 

-¿Un cuchillo? No suena a algo que haría el viejo Boss. Seguro no es nada, tranquilízate.

 

-Lo sé, pero mientras más lo pienso menos me parece un incidente aislado, ¿y si nos ha estado mintiendo? ¿No recuerdas como reaccionó con el niño? ¿y si en el futuro nos ataca?

 

-Princesa no creo que sea para tanto.

 

-Piensalo Fred, cuando lo sacaste del agua no estaba vestido ni como mayordomo y mucho menos como huésped. Mi padre hizo que nos dieran un recorrido por todo el crucero y no lo ví, mi padre conocía a muchos ahí y conocimos a muchos más y no estaba ahí, nunca lo había visto hasta que lo rescataste y nos encontramos aquí.

 

-¡Y a mí me habías visto antes?

 

-Creo haberte visto un par de veces en el casino, el punto es que en cualquier sitio lo hubiera visto aunque sea una vez, porque es un hombre bastante grande y un hombre así no es fácil de ignorar.

 

-Pues en eso tienes razón, creo que algo no cuadra en el panorama.

 

-Fred tengo miedo -se acurrucó en su pechotote.

 

-Pues debo tratar de que él no se acerque a tí, sólo hasta averiguar que esta tramando, trata de no estar sola, debes estar o con el niño ó conmigo en todo momento, si es alguien peligroso debemos hacer algo sin que él sospeche.

 

-Tienes razón, no podemos arriesgarnos.



Kigiro-sama

#962 en Otros
#105 en Aventura
#2204 en Novela romántica

En el texto hay: accion peligro, aventura romance

Editado: 06.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar