Luna Roja

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XXXIII: El final de la misión

Desde el interior de la casa, Úrsula gritaba el nombre de su esposo, mientras que Owen suplicaba para poder ir a ayudar a su abuelo. A su edad, Arthur tenía numerosos problemas de columna y era de esperarse que aquella caída lo haya dejado agonizando en el suelo. Sin embargo, en su desesperación, ninguno de los dos notaba la verdadera situación que se desenvolvía en el jardín.

                Por más que Úrsula y Owen siguieran suplicándole al peculiar y sádico personaje que los dejaran en libertad, éste no dejaría su posición. No se iría hasta recuperar a su compañera, estaba preparado para cualquier cosa… Aunque no lo estaba para lo que vendría luego. Mientras seguía aterrorizando a la pequeña familia, una voz masculina se hizo presente en el lugar. Ese hablar en francés le resultó familiar.

_¡Policía! ¡No te muevas o disparo!

_¿Qué carajo…?_ dijo Ruthi, confundido. Lentamente, dirigió su rostro hacia el lugar de donde le hablaban.

_¿Ruthi?_ expresó sorprendido Cameron, bajando su arma con la que apuntaba al supuesto ladrón.

                El detective estaba en la planta alta buscando ropa en su antigua habitación, cuando comenzó a oír extraños ruidos provenientes del techo. Pero, lo que más llamó su atención, fueron los gritos de terror de su abuela. Sin dudarlo, tomó su arma y se dirigió cuidadosamente hacia las escaleras. En lo poco que notaba estando oculto, vio la espalda de un joven de vestimenta estilo punk, amenazando incontables veces a su hermano y a su abuela. Sus años en la policía le dieron la experiencia suficiente para ese tipo de situaciones, así que sabía cómo debía accionar.

                Se dirigió cautelosamente para tener mejor visión de la situación, apreciando notoriamente que el delincuente no portaba ningún arma. Pero el desenlace no resultó como esperaba… Jamás se hubiera imaginado que se encontraría con aquel pintoresco joven, quien resultaba ser nada más ni nada menos que su compañero de investigación

_¡¿Qué mierda estás haciendo?!_ dijo en un tono muy molesto.

Hey, Cam! Acá ando… Trabajando un rato_ respondió Ruthi con una gran sonrisa, como si nada malo estuviera ocurriendo_ ¡Espera! ¿Qué carajos haces tú aquí?

_¡¿Qué les hiciste, Ruthi?!_ dijo el detective aún más enfurecido, mientras se acercaba hacia su hermano y su abuela para tratar de tranquilizarlos.

_¿Los conoces?_ volvió a preguntar la singular criatura, cada vez más confundido por la situación.

_¡Son mi familia!_ reprochó el pelirrojo en voz alta, en tanto consolaba a su abuela entre sus brazos_ ¡Más te vale no haberles hecho nada, Ruthi! ¡¿En qué mierda estabas pensando?!

_¡Uy, perdón! No sabía que era tu familia_ mencionó Ruthi, rascándose la cabeza, apenado.

_¿Lo conoces?_ preguntó en voz baja Owen, aferrándose hacia su hermano.

_Tranquilos, no les hará nada. Es un compañero del trabajo_ respondió Cameron un tanto nervioso, aunque sin borrar su dulce sonrisa.

_¡Hay que ayudar a tu abuelo! ¡Está herido!_ dijo Úrsula repentinamente.

_Quoi?![1] ¡¿Qué sucedió?!

_¡Se cayó del techo! ¡No sabemos qué hacía allí, pero se resbaló o alguien lo empujó!_ dijo esta vez Owen,  mientras lograba pararse.

_¡Oye, oye, oye, amiguito! ¡No dije que podías levantarte!

_¡Ruthi, deja de molestar!_ manifestó aún más molesto el detective, al ponerse de pie_ ¡¿Qué mierda hacían en el techo?! ¡¿Qué le hicieron a mi abuelo?!_ añadió luego, poniéndose de pie, cara a cara con Ruthi.

_¡Wow! Vamos a calmarnos, viejo… El jefe está peleando con alguien arriba en el techo_ respondió asustado, mientras retrocedía algunos pasos.

_Quoi?! ¡¿Cómo que está peleando?! ¡¿Con quién?!

                Cameron comenzó a moverse de un lado a otro, desesperado. La sola idea de que su jefe y el resto del grupo estuvieran cometiendo alguna locura por error lo alteraba muchísimo.



Scarlet Ericson

Editado: 14.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar