Luz ©

Tamaño de fuente: - +

Prefacio

Mes 01, día 19/4.110
-¿Dónde está? -No era necesario que le dijera a quien se refería y no era necesario hacerse el tonto, no con Roan Blacket y todo lo que ella representa. Peligro.
Porque, a pesar de su apariencia de madre comprensiva, de ser humano amable, amigable, cariñoso y muchos atributos más, Roan era un peligro para cualquier persona que se interpusieron entre ella y sus decisiones y ahora, Jeremy, era eso que se interponía.
-Roan, debo decirle que
-No tienes nada que decirme, Jeremy, lo que tú pienses, en este momento, lo que sea que vayas a decirme o que sientas que debas decirme, va a entrar en el cesto de basura de mi cerebro, así que, lo único que quiero es que me digas dónde está mi hijo y nada más, sin rodeos -Sus ojos color beige lo aterrorizaban cuando el color se expandía por todo su ojo. Ella era la primera persona a la que había visto hacer algo así.
-No sé dónde está. Él solo viene a mi cuando necesita curarse en lugares donde no alcanza a tocarse -Un jadeo de horror salió de la boca de una de las dos mujeres que admiraba en el mundo.
Quería ayudarla, decirle dónde se encontraba su hijo y evitarle el dolor que la desaparición de Xander causaba en ella, pero no podía, y se odiaba por no poder ayudar a Xander con lo que estaba sintiendo.
-Lo lamento, me gustaría hacer más, pero no puedo.
-Lo entendemos -Observo como Xandler Blacket se puso de pie y fue hasta su esposa para consolarla. Sentía la desesperación de la mujer que adoraba, sentía el dolor y el malestar de su hijo, pero sabía que lo que estaba pensando estaba lejos de la realidad.
Esa niña era transparente, sincera, pura. Era la blanca.
Sabía que su hijo creía que su padre la estaba utilizando y ella lo sabía, pero vio la expresión de Wendell, él no sabía que su hija conocía a Xander.
-¿Tú también piensas que ella los estaba engañando, Jeremy? -Quiso saber.
-Lo que yo piense no importa -Contesto encogiéndose de hombros, como si no tuviera importancia. Pero la tenía. Sí esa niña era hija de Wendell, entonces, ella era su hermana y quería creer que ella no era como su padre. Lo anhelaba.
-Sabes que si importa, es tu hermana.
-Suponiendo que sea hija de Wendell -Argumento.
-Lo es. Es una Altermayer -Confirmo Xean Blacket entrando en el lugar. Por primera vez la chica solo le daba lástima y quería ayudarla porque sabia, muy tarde, qué era lo que quería Wendell, pero esperaba que no fuera eso, que estuviera equivocado, que aquello no fuera posible- Esa niña es hija de Wendell Altermayer y de Lara O'connell.
-¿Lara? ¿Lara es la madre de Anahia? -El asombro en su voz era evidente, pero no podía ocultarlo. Lara era una espía de los humanos Clase A y también una de sus líderes, no había imaginado que ella hubiera logrado estar cerca de Wendell y mucho menos ser su esposa y madre de dos de sus hijos.
 -Si -Xean se abrió paso entre las tres personas que lo miraban con genuino interés, ávidos de información- Aunque se hace llamar Wendy Altermayer y Wendell, por primera vez, está siendo engañado.
-¿Cómo sabes eso? -Si algo sabía Xandler Blacket es que su padre podría conseguir toda la información que fuera necesaria y nunca disfrazaba las cosas, pero Xean Blacket no confiaba en sus hijos, en ninguno. Su confianza solo estaba con sus dos nietos favoritos. Xara y Xander.
-Tengo mis medios. Los humanos Clase A saben que hay algo grande detrás de Wendell Altermayer y enviaron a Lara a estar cerca de él, por supuesto, la movida les salió mejor de lo que esperaban y ahora ella es su esposa. Debe ser la persona con más información sobre Wendell en la tierra -Comento rascando su mentón- En fin, están hablando de la niña ¿No?
-Anahia -Recordo su nuera.
-Bien, Anahia. La chica no es más que un peón en el juego de ajedrez de su padre.
-¿Estás diciendo que ella no sabe nada? ¿Puedes asegurarlo? -Pregunto Jeremy. Interesado en saber si su hermana no era como su padre. Rogando porque Anahia fuera un alma buena.
-No, ella no sabe nada. No tiene ni idea de la maldad que la rodea y del alcance de su padre y antes de que preguntes si. Puedo asegurarlo. Tan seguro como que justo en este momento tu hermano está frente a la puerta de esta casa, con su complemento y amigos -Jeremy frunció el ceño y entonces el timbre sonó- Wendell tiene a Anahia encerrada y va a sacrificarla. Protege a tu hermana -Miro a su hijo- Protege a la niña y la familia mientras Xander y yo regresamos.
-¿Dónde está? -La mira dura de su hijo no era lo suficientemente fuerte para ocultar lo preocupado que estaba por el único hijo que le quedaba.
-No te preocupes por Xander. Yo lo cuidaré y lo regresaré. Mantén a la chica lejos de Wendell -No pudieron preguntar a qué se refería porque ya había desaparecido.

 



GiniaCado

#46 en Paranormal
#16 en Mística
#1020 en Novela romántica

En el texto hay: magia, primer amor

Editado: 26.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar