Luz de Luna (saga lunas) 1er libro

Tamaño de fuente: - +

DOCE

NARRA SIENNA

Los hombres lobo existían. Y yo convivía con dos. Las manadas de licántropos también existían y ahora me encontraba dentro de una.

Killian todavía no habia salido de su despacho. Tome un poco del té y Aria se sentó en el sillón frente a mí.

_ Sé que es complicado Sienna. Enserio sé que es difícil, pero piénsalo, solo piensa en lo que paso hoy. Killian está emocionado por haberte encontrado, pero lo conozco y sé que también está asustado. Asustado porque piensa que te va a perder.

_ ¿Cómo sabe que soy yo? Tal vez se confundió o..

_No, no. Mira los licántropos encontramos a nuestro mate porque sentimos en él un aroma muy intenso, muy especial. Killian no puede sentir aromas, no pude sentir el tuyo, pero durante la Iunae Lumen el... te vio brillar.

_ ¿Qué tiene que ver? No entiendo

_Durante un solo dia al año en la Iunae Lumen cuando la luna está en el punto más alto los licántropos que se encuentren cerca de sus mates, los ven brillar. Killian te vio brillar.

_Tal vez se lo imagino.

_ ¿Durante diez minutos? Lo dudo. –evite su mirada- Te entiendo Sienna y respetare la decisión que tomes, pero solo piénsalo...

Aria se habia ido de la casa. Ahora quedaba yo en la sala y Killian encerrado en su despacho. Me quede pensando en lo que dijo Aria. Y recordé los libros de la estantería, esos que llevaban como titulo la palabra "mate". Tomé algunos y comencé a leerlos.

Jamás habia escuchado nada igual. Los mates no solo eran personas destinadas a estar juntas, sino que eran supuestamente elegidas por la luna para complementarse perfectamente con su otra mitad.

En el caso de los licántropos estos se sentían irremediablemente atraídos hacia sus mates, por su aroma. Sin embargo, eso no garantizaba que se amaran.

También encontré una parte donde hablaba de las características que se obtenían en una manda cuando un Alpha encontraba a su mate y algunas otras cosas más.

Comenzaba a entender un poco más todo este mundo, sin embargo, ahora tenía más preguntas que antes...

Tomé otro libro y lo abrí, apareció un capitulo llamado "Faces de la luna y los mates", estaba a punto de leer cuando escuche la puerta abrirse y Killian apareció en la cocina.

Tenía que admitir que se veía muy bien. Y hace rato me gustaba, pero cuando pensaba en salir con alguien, pensaba en citas, flores y pasar horas hablando de cualquier tontería, en diversión, pero principalmente pensaba en alguien que no conozca lo que me habia pasado en casa de mi tío. Eso me avergonzaba, y siempre me habia imaginado que escondería todos esos recuerdos y no se los diría a nadie... no quería que sintiesen lastima por mi...

_ ¿Qué haces? –su voz me hiso estremecer-

_Yo, quería entenderlos –miro los libros y alzo una ceja- más bien entenderte...

_ ¿Encontraste algo?

_Encontré muchas cosas, creí que me ayudarían a aclarar la mente, pero ahora... -era incomodo hablar con el sabiendo todo esto- ahora tengo más preguntas que antes. –recorrí con la mirada los libros abiertos sobre la mesa

Killian se acercó y se sentó en el sillón de al lado. Se sentía muy lejos a pesar de que estaba a poco más de medio metro de distancia.

_Adelanté. –lo mire confundida- pregúntame lo que quieras yo te lo responderé.

No sabía si era buena idea consultarle a él, pero no quería que se valla.

_¿Cómo te transformaste en licántropo, fue por un rasguño, mordida? –recordé las películas viejas que hablaban de esto-

_Asi nací, ningún licántropo puede transformar a nadie. Ni por mordidas o rasguños. Simplemente nacemos de esta manera. –no era lo que yo esperaba. -

_En algunos libros hablan de los Alphas, ¿Qué son?

_Son los líderes de la manada, ellos están a cargo de todos los integrantes de su propia manada. –asentí- Pero hay otros cargos. En cada manada hay Alphas, Betas que son los segundos al mando, si le pasa algo al Alpha, Deltas que se encargan de luchar si hay una guerra, rastrear posible amenaza o de cuidar el territorio. Y luego están los omegas ellos se encargan de la parte interna de la manada, venden algunas cosas, tenemos unos pocos que trabajan en la ciudad, con lo humanos y traen productos de allí. También se encargan de cuidar a las crías, construir las casas o cosechar los vegetales, etc...

_ ¿Y tú que eres? –miro a otro lado-



Astra Books

Editado: 04.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar