Luz oscura

Tamaño de fuente: - +

15. Casualidades y causalidades

—¡Ah, vamos! —exclamó Ángela, golpeando el volante con la mano—. Mierda. ¿De verdad van a tocarnos todos los malditos semáforos en rojo de todo Nueva York?

—Manhattan, en realidad.

—Cállate, Nero.

La mirada que Ángela le dedicó a su guardaespaldas habría servido para congelar la autopista entera. El muchacho se pellizcó el puente de la nariz y negó con la cabeza, sonriendo apenas.

—Qué mal humor tienes hoy, eh. ¿Resaca?

—¡Já! Como si hubiese podido beber una sola gota de alcohol ayer.

—Ah, es verdad. Ayer estabas en modo princesa. ¿Abstinencia, entonces?

—¿Puedes cerrar la boca aunque sea un segundo? —bufó, arrancando nuevamente cuando el semáforo (por fin) pasó a verde.

—No. —Nero sonrió, pícaro, y Ángela le lanzó un violento manotazo al aire, acertando en su hombro—. ¡Auch! —se quejó—, ¿por qué hiciste eso?

—Porque eres insoportable. —Le regaló una sonrisa forzada y volvió los ojos a la autopista.

Nero bufó, sobándose la zona atacada, y giró la cabeza para ver por la ventanilla.

—Encima que debo acompañarte a la iglesia me tratas así —masculló, y segundos después agregó—: ¿Te peleaste con tu padre?

La joven Borgia estuvo a punto de volver a pegarle pero se contuvo. ¿Cómo podía ser tan irritante? ¿Acaso no se daba cuenta que no tenía ganas de hablar sobre eso? Si había algo que a Nero le faltaba, y en demasía, era tacto.

—No. —Suspiró, derrotada, cayendo en cuenta que no se detendría hasta saberlo—. Discutí con Scarlett.

—Oh… —murmuró, aún contemplando por el vidrio—. ¿Hoy al mediodía?

—Sí, ¿por qué?

—Nada en especial. Sólo que me pareció escuchar un par de gritos de guerra y cabello siendo arrancado. —Porque no es como si su trabajo de guardaespaldas fuese una farsa y cada visita que Ángela tuviera implicara a Nero pegándose a la pared para adivinar de quién se trataba y qué ocurría, claro que no.

Ángela lo escuchó sonreír y volvió a golpearlo en el brazo, aunque suavemente. Eso hizo que Nero la mirara.

—No fue nada en particular. Yo la quiero a Scarlett, pasa que… —Suspiró. Bien, no sólo le había dicho lo que había pasado, sino que ahora también lo haría escuchar sus reflexiones de vida—. Ella es como una estrella de rock.

—¿Una estrella de rock?

—Sí, no interrumpas. —Le lanzó una mirada de reojo y prosiguió—: Todo el mundo la idealiza. La aman por ser hermosa, y se piensan que una cabellera brillante y bonita sonrisa bastan para dar por sentado que también es hermosa por dentro. Perfecta, para resumir. La admiran, y desearían ser como ella, y es que ¡no los culpo! Cuando la conocí me sentí igual; es impactante, avasalladora. Envidias la determinación con la cual vive y lo poco que le importa la opinión del mundo. Pero es como sucede con las estrellas de rock: todos creen conocerla, confían en lo que dice y lo que hace como si fuese mandato divino, y permanecen cegados a los defectos. Juran amarla, pero ¿cuántos de ellos realmente la aman? Y ¿la amarían si supieran cómo es en verdad?

—¿Y cómo es en verdad?

Ángela suspiró y alzó los ojos al techo por un segundo, pensando.

—Es egoísta, caprichosa, malhablada, testaruda, irrespetuosa…

—Vaya —la interrumpió Nero, silbando—, ¿segura que es tu mejor amiga?

—Y yo soy orgullosa, insegura, desconfiada y rencorosa. —Sonrió, sacudiendo la cabeza—. Todos tenemos defectos, Nero. El problema es que nos cuesta mucho verlos en nosotros mismos y en las estrellas de rock. Sobre todo en las estrellas de rock.

—Las estrellas de rock la tienen jodida, entonces.

Ángela rió y luego se puso seria, un reflejo de tristeza danzando en sus ojos celestes.

—¿Y sabes qué es lo que más me preocupa? —murmuró—. Que si no acaban solos, viejos y decrépitos escribiendo canciones de mierda es porque los fulminó una sobredosis cuarenta años antes.

Nero la observó con el ceño fruncido y se giró hacia enfrente.

—La fama es como un acosador obsesivo. Te ama tanto que te mata.



Fille Infinie

#3714 en Thriller
#1631 en Suspenso
#8610 en Otros
#1024 en Acción

En el texto hay: mafia, amor y traicion, nueva york

Editado: 25.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar