Maldita Eternidad #3

Tamaño de fuente: - +

C23: Su perdición

—Que bueno que estes bien, Mia— toco su mano como si fuera capaz de sanarla. Ella me mira desde la cama del hospital, todas estamos aquí a pesar que su madre adoptiva esta en una esquina de la habitación

—no sabía que estabas aquí— Mia mira a su hermana biológica— y mucho menos que ustedes eran amigas— nos señala

—es complicado— sonríe Atenea con la mano entrelazada con Brant 

—te extrañé— habla Kenia, noto el parecido que ambas hermanas tienen. Cabello rubio reluciente, facciones suaves, nariz pequeña… lucen muy inocentes ambas. Ellas comienzan a hablar, a mantenerse al día sobre todo lo que ha sucedido.

Mi padre esta hablando animadamente con Alex quien, esta muy tenso por la mirada gélida de Morgan. Tengo entendido que Alex también era su mejor amigo.

Atenea y Brant hablan… sonrío tiernamente ante la pareja que hacen. No tienen nada en común excepto la ferocidad.

Atenea es independiente y bastante temperamental, dile algo malo que no le parezca y ten por seguro que te romperá mínimo dos costillas. Brant es explosivo y bastante osado, ambos son fuego… sólo se necesita un detonante para hacerlo estallar. 

Después esta Lily que tiene la mirada perdida en la ventana del hospital, conociéndola sé que esta pensando, analizando y poniendo miles de teorías acerca de lo que paso. Me acerco a ella.

—¿estas bien?— me pregunta— no tuve tiempo de preguntarte, supe lo de Lilith— sus ojos me miran esperando una respuesta, su cabello pelirrojo ondea armoniosamente por su espalda donde esta el tatuaje que se hizo hace un año con un amigo de mi clase de arte. Lo hizo porque se enojó con Asher y 7 horas después ya tenía toda la espalda tatuada. 

Asher no sabia si regañarla o admirar la mezcla y calidad del tatuaje. 

—estoy bien— le respondo

—aún falta un año, lo sé— comienza— pero ya he decidido donde quiero estudiar— hago una mueca. Lily es de esas personas que comienzan con algo suave, que tienen tacto. 

Para después, poner la bomba.— James y yo queremos estudiar física

—James astrofísica y tu física cuántica— digo, porque es cierto. Pasen todo el día con los hermanos cerebritos hablando de todas las ramas de la física sin parar y sin qué les entiendas. James es la enciclopedia humana y Lily la calculadora humana.

—iremos a Inglaterra— trago saliva— Asher y tu padre nos cedieron su antigua casa en Inglaterra por un tiempo

—esta bien, Lily— sonrío— tenemos toda la eternidad por delante juntas

—lo sé, pero te quería avisar— ella me mira con gratitud— ¿sabes? pase lo que pase estaremos juntas

—¿quién lo dice?— me río 

—yo, y lo que digo yo se cumple— objeta y ambas nos reímos

—te adoro, cerebrito.

—te adoro, pinceles. 

 

 

 

 

 

 

 

—Lessly por favor, no mueras— yo me río al ver la cara de mi padre— Alaska me advirtió que dejo tres hijos sanos y salvos y que cuando regrese quiere a los tres como los dejó

—y que si nos cambiabas lo iba a notar— Blake mira su plato de spaghetti con sumo terror

—¿seguro que es spaghetti?— pregunta Harry, alzando su tenedor con un spaghetti en el

—por eso, no quiero que mueran— sonríe exageradamente mi padre

—no vamos a morir— le sonrío a mi padre

—yo no estaría tan seguro…— le doy un golpe en la cabeza a Blake. Estamos en el comedor principal, mi padre decidió hacernos de comer pero sinceramente quisiera estar viendo una película en la sala con un chocolate caliente … el clima esta perfecto para eso. Esta lloviendo.— ¿dónde están Jamie y Hayley?

—fueron a pasear por la ciudad— explica mi padre—si no mueren, les preparo chocolate caliente— Scott me guiña el ojo— ¿tienes exámenes?— pregunta mi padre al ver a Harry con un libro gigante y varios marcadores de colores a su lado. Mi hermano mayor es muy ordenado en los estudios.

—no, Kenia me pidió ayuda para biología avanzada— frunzo el ceño

—ella esta en segundo— respondo 

—y tiene materias avanzadas— comenta— pero tiene problemas con biología y ya que esa es mi especialidad…

—y tu alma gemela, tarado— dice por lo bajo Blake

—eso no tiene nada que ver, Blake— comenta mi padre sentándose a la cabeza de la mesa 

—yo le pedí ayuda con eso hace un año y tuve que persuadir a su profesor para que lo dejara entrar tarde— Blake gruñe, su poder de la persuasión aveces es muy útil— pero llego mi oportunidad con cálculo integral— me río. Harry tenía problemas con matemáticas y ese es el fuerte de mi hermano mediano 



BRAVE-N

#106 en Fantasía
#102 en Joven Adulto

En el texto hay: cambiantes, amor, venganza

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar