Maldita Eternidad #3

Tamaño de fuente: - +

C26:Irreversible

—¿Cómo ha estado Less?— pregunto, sentándome en medio de los tres asientos de la fila del avión. Alaska se pone algún aceite en el cabello que ha sacado de su bolsa de mano. La esposa de mi mejor amigo mira la ventana, el pleno amanecer cayendo en Florida. Ella lleva un pantalón negro que se ve muy cómodo, tiene unas sandalias y su suéter color gris con rojo de su antigua preparatoria, Eastwood.— ¿qué te estas poniendo en el cabello?

—es Scott en mujer— me responde, noto sus manos y en su mano derecha lleva el anillo que enlaza su matrimonio con Scott. Sonrío para mí mismo, mi mejor amigo tiene todo lo que siempre deseó. Estoy muy feliz por el, siempre lo estaré— me coloco un tratamiento en el cabello… estar una semana bajo el agua le hace mucho daño a mi cabello— se ríe— ya quiero ver a mi familia 

—tú has estado una semana sin verlos, yo he estado más de quince años— suspiro. Alaska se recuesta en el asiento y gira su cabeza para verme mejor. Los años no han pasado en ella pero noto que es aún más madura, más mujer… es mucho más maternal de lo que era con los gemelos. Una mujer bien vestida comienza a dar la bienvenida al vuelo, durará seis horas de Florida a Seattle porque hay turbulencia.

Haré que vaya más rápido, quitaré todas las corrientes de aire contrarias al avión. 

El avión despega y una vez que ya no estamos elevándonos, nos piden que elijamos el desayuno.

—sándwich con extra queso— pide Alaska— y café, por favor— sonríe

—¿a usted que le apetece?— pregunta la chica— tenemos té inglés y galletas de jengibre— tuerzo el gesto, mi mente me da un mala jugada y me trae recuerdos no muy buenos

—desayuno americano, por favor— pide Alaska por mí. La señorita asiente no muy convencida, se aleja para tomar otras ordenes.

—gracias— digo

—gracias a ti— ella me toma de mi mano, ofreciéndome su apoyo y calidez— gracias por cuidar a Hayley todos estos años y por cuidar a Jamie como si fuera tu hijo 

—la quiero— respondo— es muy agradable y me encanta su explosividad, sus locuras— la recuerdo con cariño, siempre la recordaré con cariño. Hayley a pesar de que fue mi pareja por años, también fue mi amiga, mi confidente.— Jamie es exactamente igual a ella, excepto por el color de cabello— explico— no soy su padre pero espero serlo… porque quiero, porque lo quiero y sobretodo porque ya no tendrá a sus padres 

—eres una gran persona, Dom— me sonríe— hagamos un recuento de tus poderes— dice— sensaciones al máximo y control del aire son los únicos que me sé— me mira— y eso que te conozco de años— me río

—casi nadie los sabe porque casi nunca los uso— respondo— puedo absorber energía cinética— digo— cualquier golpe que me den o impacto, bomba… lo que sea, lo proceso y te destruyo con la misma energía— sólo una vez lo he usado. Para tratar de salvar a Scott de Celia.— y el último pero no me enorgullece… puedo quitarte tu felicidad— explico— cuando conozco a una persona me llegan automáticamente los recuerdos, momentos, sensaciones que tienes con las personas que amas… — sonrío muy poco— sé tu causa de la felicidad y si quiero, te la quito— miro a Alaska— borro de tu mente lo que causa felicidad en ti

—es como si me borraras de la mente a Scott y a mi familia— entiende

—en efecto— Alaska frunce el ceño

—son cuatro poderes

—no he desarrollado el último— le hago saber— hablemos de otra cosa— pido. Los últimos dos poderes no los uso porque me traen mal recuerdos y nunca me ha gustado exteriorizarlo pero es Alaska.

Alaska es una de mis mejores amigas, esposa de mi mejor amigo y le encanta arreglar personas, es altruista. 

Y siendo honestos, cada quién debería tener una persona que quiera ayudarnos. 

—entiendo que llegó el alma gemela de Less— los ojos de Alaska se pigmentan a un azul oscuro 

—sabia que algún día llegaría, Dom— suspira— pero estoy preocupada

—¿qué le haga daño a Less?— pregunto, mi corazón se oprime. Cuando conocí a esa niña de ojos oscuros me sonrió al verme, quiero a los otros hijos de Scott pero Less es la más parecida a mi mejor amigo… yo conocí a Scott cuando apenas era un niño. 

Lo conocí porque yo era un caballero custodiando el castillo de ese entonces, la reina de Inglaterra. Sus padres tenían tratos con ella y yo les permití la entrada pero ese día llevaban a un pequeño travieso con las mismas facciones de Less. 

Era Scott en miniatura… jugué con él desde que tenía pocos años de vida, lo ví crecer y cuando ví a su hija fue como volver a ver a Scott de pequeño. Y que le hagan daño… me es insoportable. 



BRAVE-N

#97 en Fantasía
#92 en Joven Adulto

En el texto hay: cambiantes, amor, venganza

Editado: 25.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar