Maldita Eternidad #3

Tamaño de fuente: - +

C31: Círculos y espirales

Nunca me gusto socializar con nadie en la escuela, normalmente llegaba con moretones y demasiado débil para poner atención… sólo quería descansar de mi madre. 

Era un niño que deseaba que muriera su madre. Cuando era hora del receso todos los niños salían a jugar y correr en cambio, yo me quedaba dentro del salón para poder dormir media hora. 

Recuerdo que había un par de gemelos bromistas y hubo algún momento en que trataron de gastarme una broma en esos descansos. 

Pero conmigo no funcionaban. Descubrí que eran cambiantes cuando trataron de lanzarme un chorro de agua que se había creado en sus manos. 

Yo los ataqué con un pequeño toque de electricidad (en ese entonces, apenas había manifestado mi poder del trueno) pero no les sucedió nada y tampoco a mí. 

Pensé que éramos débiles. Nos pasó algo similar a lo que me pasó con Dominic. Me pregunto si…

—Sean Stargell— sonríe el de cabello más claro. Ese chico fue el primero en presentarse después de que no hayan funcionado ninguno de sus poderes. Recuerdo haberlo saludado de mala gana. 

—Aaron Black— alzo mis cejas. 

—Ocean Stargell— sonríe su gemelo, el también me mira bastante desconfiado. Parece ser que Ocean es más precavido.

Entonces, mi estómago ruge. Sean frunce el ceño.

—¿tienes hambre?— pregunta— ¿tus padres no te dan de comer?— me río 

—mi padre me visita muy pocas veces y mi madre esta muy ocupada siendo malvada, niño— Ocean despega su mirada del libro que no había notado que tenía

—¿quieres comida?— pregunta

—¿me ves con cara de que quiera tu comida?— gruño. Detesto pasar hambre, el de cabello mas oscuro me sonríe.

—la verdad es que si— se ríe Ocean. Él va por su mochila y saca una bolsa llena de sandwiches, ensalada, frutas y dos botellas de agua. Comienzo a salivar.

—tus padres te han de querer mucho— comento

—no lo sabemos, no los conocemos— Sean habla y alza sus hombros con indiferencia— mi madre se llamaba Grecia, era muy linda por las fotos que me enseñó mi tía— el nombre Grecia me recuerda a la chica con la que mi padre trabaja. Bueno, la tortura. 

—nuestro padre, en cambio… nos dejó— dice Ocean dándome un sandwich— nos cuida mi tía, Alaska— cuando dice su nombre se le iluminan los ojos— y nuestro abuelo Brent, el es policía

—interesante— comento— entonces, no tienen padres

—no diría eso, Alaska y Brent lo son para nosotros— dice Ocean— pero también están nuestros ángeles de la guarda— Sean se ríe

—nuestro ángel es Scott, él nos cuida. Nuestra tía no sabe que tenemos… poderes— comenta un poco confundido Sean— Scott nos ayuda, ¿quieres fruta?— yo asiento y estoy por tomar una fruta cuando los gemelos también toman una. 

Por una milésima de segundo logro ver una marca en su mano.

 

 

 

 

—¡Un gusto verte Aaron!— sonríe un Sean más alto y maduro. Él me abraza fuerte y mis tatuajes comienzan a doler. No puedo sentir familiaridad. —¿qué haces aquí?

—es alma gemela de tu hermana Lessly— comenta el padre de Less. Sean alza las cejas, impresionado

—¿cómo han estando familia?— Sean me guiña el ojo y pasa a saludar a todos. 

Mi mirada se dirige hacia Less que esta en el sillón recostada, el dolor del golpe sigue. Ella lo abraza con mucha felicidad y sonrío para mí mismo cuando noto esa sonrisa y tranquilidad en ella. 

Una mujer grande de edad esta jugando con un bebé, que es el bebé que me agrado cuando estaba convertido en león. Llegaron con Asher hace unas horas. 

La chica pelirroja, la loca que siempre noto muy explosiva.. Lily esta muy quieta viendo al bebé. 

—Jamie sólo quiere ir contigo, Lily— sonríe la señora grande. El bebé se acerca lentamente hacia ella y la pelirroja sonríe. Lo carga. 

Unas luces comienzo a ver entre ella y el bebé… más específicamente en su vientre y el bebé. Son unas luces doradas que sólo yo puedo ver cuándo reconozco una conexión. 

La luz es débil pero existente, concentrándome más puedo ver que hay otra conexión aparte de esa, entre el vientre mismo. 

Apenas es perceptible para mí porque el embarazo tiene apenas unas pocas horas por lo que veo y por supuesto, por lo que escuché. 

Las luces hacen círculos y sonrío mentalmente, si las luces dan giros en espiral es porque son niños.



BRAVE-N

#39 en Fantasía
#38 en Joven Adulto

En el texto hay: cambiantes, amor, venganza

Editado: 11.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar