Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C7:Dulces Fantasías

Todo mi cuerpo esta temblando, todos los nervios me están carcomiendo por dentro   

—Alaska, tengo que sacarte de aquí—Alaska me mira confundida, demonios la quiero cargar y llevármela de aquí 

—pero mis amigos...—dice ella con el ceño fruncido

—estarán bien—le digo pero su lealtad hacia sus amigos vence 

—tengo que ir por ellos—veo nerviosa y agitada a Cassidy

—Scott, ya vienen—sentencia con voz suave para que no nos oiga Alaska. Los cazadores son cambiantes que no nacieron con una pareja, con su alma gemela. Así que, secuestran y después matan a las almas gemelas para que los que si tenemos, nos convirtamos en cazadores. Por eso no puedo estar con Alaska... mierda. 

—lo siento, Alaska—ella primero me miro confundida y después, sorprendida—pero nos tenemos que ir—digo en el momento en que la pongo en mis brazos y comenzamos a avanzar hacia la salida 

—¡mis amigos!— gritaba ella pero como la música estaba tan fuerte, nadie la oía. Y quienes la veían le querían ayudar pero con mis poderes los evadía—¡bájame!—grito con voz queda 

—lo hago por tu bien, quédate quieta—y así lo hizo. Cassidy me abrió la puerta y salimos a la noche helada por dios, bajo mucho la temperatura 

—vamos a mi auto—grito Cass y le seguí, su auto que más bien era el mío, nos subimos mientras veíamos como salían personas vestidas de negro, cazadores 

—¡maldita sea! ¡arranca!—grito como un loco, Cassidy arranco pero era demasiado tarde, demasiado pronto para que Alaska viera, para que Alaska supiera de la existencia de los cambiantes. Los cazadores nos rodearon, eran cinco.

Todo mi corazón late frenéticamente, mi cuerpo esta en shock   

Todo mi corazón late frenéticamente, mi cuerpo esta en shock. ¿Quienes son estas personas?. Scott me agarra la mano, fuerte. En otro momento estaría hecha un puré por su mínimo tacto pero ahora, lo necesito para no tener miedo. 

—Alaska, pase lo que pase, no los mires a los ojos—decía Scott y yo, aunque confundida le hago caso. Una persona se acerca a nosotros, bajo la mirada pero pude notar su sonrisa cínica a través del cristal del auto

—hola, Dallas—su voz era gruesa y demasiado siniestra

—si le hacen algo, juro que los mato—la dulce y gruesa voz de Scott cambio a una totalmente diferente vacía, cortante e intimidante. La desconozco. 

—sólo venimos a conocerla—dijo el de la sonrisa siniestra—¿sabes?— la noticia corre muy rápido— trago saliva—por fin, el poderoso, siniestro, Scott Dallas encontró a su pareja—el cuerpo de Scott se tensa. ¿Pareja? toda confusión y miedo se instala en mi y no me deja estar tranquila 

—vete al demonio, Wilson— gruñe Scott

—¿traes pupilentes cierto?—frunzo el ceño, ¿los ojos de Scott son de otro color?—no deberías esconder tu naturaleza— por dios, me siento tan confundida 

—déjanos en paz—gruñe la chica que estaba de piloto

—¿qué tenemos aquí?—dijo otro chico que estaba afuera—otra que rechaza lo que son—dijo, enojado 

—no te entregaremos a Alaska, que quede claro—dijo, la rubia 

—lo harán, pronto—vi su sonrisa pero de inmediato baje la mirada. Me estoy muriendo de miedo—que hermosa chica eres, Alaska... —mi cuerpo temblaba—me pregunto si seguirás siendo así, después de que te mate.

Quiero llorar, quiero vomitar por la impotencia y miedo que siento. ¿En que me he metido? yo sólo quería salir y divertirme con mi Scott pero ahora, se que me quieren matar.

—no le harán nada—dijo, Scott— largo—gruñe, furioso

—nos vemos después, querida Alaska—sentí como mi cuerpo reaccionaba ante esa amenaza. Estoy temblando, mis manos sudan y mi cabeza esta hecha un revoltijo por lo que acababa de pasar. Scott deja de estar tenso pero yo, estoy a punto de colapsar 

—se han ido...—comienza pero, lo corto

—¡¿qué demonios ha sido eso?!—pregunto, explotando

—Alaska...

—necesito que me digas la verdad—miro a todos lados, por donde salir pero las puertas están con seguro 

—¡Te lo diré!— interviene Scott agarrando mis manos, me detengo y no por que lo haya hecho el. Soy consiente de la maldita corriente eléctrica que me invade y eso, me noquea—sólo cálmate ¿si?—pregunta, con ojos suplicantes 



BRAVE-N

#67 en Fantasía
#8 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar