Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C5:Cita

—¿Te traigo una cubeta?, no dejas de babear por Scott— miro a mi mejor amigo quien trae unas palomitas y un gorro que aparenta ser un jaguar   

 

Toda la escuela esta festejando que los Jaguares ganó. Los del equipo de americano están gritando, festejando y sobre todo están orgullosos de su rendimiento en la cancha. Ahora mismo  estoy caminando por toda la cancha para llegar a la salida. Alex le esta haciendo burla a Leyna por el hecho de que el gano y Morgan esta muy activa, como siempre.

—deberíamos ir de fiesta, chicos— dice Morgan—oh vamos—gruñe al ver nuestras caras

—bien, bien—interrumpe Alex— manda mensajes a Hayley y Cloé, que nos vean en Forget's—dice Alex . Forget's es un bar que se encuentra al sur de Seattle y donde vamos por que nos dejan entrar a todos, en la mayoría piden ser mayor de edad y a mi, me falta un mes para cumplirlos.

—pero...—trato de decir pero Morgan me interrumpe 

—nada de pero, vas a ir—dice con sus ojos oscuros viéndome fijamente. Algunas veces, si se lo propone puede llegar a dar miedo 

—bien—cedo y seguimos caminando cuando choco con un chico, casi caigo pero unos brazos fuertes me agarran de la cintura, estabilizándome. Puedo sentir como me hierven las mejillas.

No me atrevo a levantar la vista, quien quiera que sea debe pensar que soy una tonta que no se fija por donde camina 

—te agarre—su aliento choca contra mi cara y con su sola voz, se quien es. 

Scott Dallas me esta agarrando de la cintura, estamos en una posición muy comprometedora. Que alguien llame a los bomberos, todo mi cuerpo esta ardiendo sabiendo que me esta tocando. 

—si... si, gra-gracias—¿porqué tartamudeo? nunca lo he hecho, ni siquiera cuando fue mi primera exposición en secundaria y todos me estaban mirando por que tenía un maldito animal en la cabeza y comencé a moverme como un gusano cuando le echan sal. No se por que Scott me causa esto pero ojalá no me suelte, nunca

—¿estas bien?— no me ha soltado de hecho, intensifico su agarre. ¿Cómo quiere que le diga que estoy bien si me esta agarrando de esta forma?

—si—digo, sus ojos cafés me miran y me pierdo en ellos, pienso que estoy en una fantasía, que llegara mi hermana para que me despierte, estoy esperando que pase pero no sucede nada. Estoy en la realidad, todo esto es la realidad—jugaste muy bien—sonrío, tímida. El sonríe y me deja ver la marca de unos dientes en su labio inferior, vuelvo a pensar en mi fantasía donde lo muerdo. Me muerdo el labio por la sensación de felicidad que me envuelve.

—gracias—sonríe—¿qué te parece ir a festejar?—quiero gritar, quiero sonreír, quiero hacer de todo. Me parezco a Morgan pero es que, siento los malditos dinosaurios en mi estómago

—¿yo?—pregunto por que no me lo puedo creer, saldré con el chico más guapo de la escuela, me sigue abrazando, es el dueño de mis fantasías y sobretodo me esta sonriendo. Se lo tengo que contar a mis nietos

—¿hay alguna otra Alaska Stone por aquí?— bromea y mira a todos lados tratando de buscar— pues claro que si, tú—hay, necesito que alguien me cargue, dios... ya puedo morir en paz 

—Alaska, ¿nos vemos a las 10?—pregunta Morgan tratando de no meterse mucho. Ella sonríe cínicamente

—si, si... claro—digo, no con mucha atención 

—vale, que te diviertas—dice y desaparece con Alex y Leyna—volteo a ver a Morgan y me alza su pulgar mirando a Scott. Me río, sólo espero que el dios griego que tengo en frente mío no se haya dado cuenta

—tenemos dos horas, ¿qué quieres hacer?— pregunta Scott.

 

 

 

 

—no pensé que sabias mi sabor de helado favorito—estamos en una heladería a las nueve de la noche y puedo apostarles de que ahora mismo estoy babeando por este chico. Si hubiera una competencia de quien produce más saliva, ganaría yo. 

Ambos nos sentamos en una mesa al lado de la ventana, me da mi helado sabor fresa y el, de sabor vainilla.

—trucos bajo la manga—dice, como respuesta. Lame su bola de helado y oh, por dios. Como quisiera ser esa mendiga bola. Alaska, estas loca. No puedes tener celos de una maldita bola—cuéntame de ti, Alaska

—no hay mucho que contar—digo, sincera. Soy una simple chica que vive con su hermana mayor y su padre, este último trabaja todos los días y casi no lo veo—Ah y que me encantas, Scott Dallas. 

—oh créeme, todos para mi son un libro abierto—dice, mirándome directo a los ojos—pero tú—sonríe— no

—vivo con mi padre y mi hermana mayor—le digo, pruebo mi helado. Esta delicioso 

—¿tu madre?—pregunta, curioso 

—no lose, supongo que con otro tipo—digo, alzando los hombros en señal de que me da igual. Mi madre nos abandono cuando yo tenía dos años y la verdad, no la extraño por que no la recuerdo. A quien le afecto fue a Grecia, ella tenia seis. 



BRAVE-N

#122 en Fantasía
#11 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar