Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C25:Grecia

—Genial, ahora me tendré que esforzar en un buen regalo cuando sea tu cumpleaños— me río, poniendo mi cabeza en su hombro. Bailamos al ritmo de la música que hay en la habitación 

—Alaska, mi mejor regalo es que estés conmigo—se muerde el labio pero sigue bailando lento, siguiendo mis pasos ya que no sabe bailar. Y no importa amo su torpeza. 

—tú padre no nos ha dicho nada— comento 

—esta borracho bailando con tu madre y tu padre— me río, volteo hacia dentro y lo confirmo. Todos están bailando como si de eso se tratara la vida. Aunque con unas copas de más ya no bailan tan bien. Nosotros estamos en el balcón que da directo con el bosque, con el cielo de noche y estrellado. 

—Scott, cuéntame algo sobre los cambiantes... sobre lo que hacen—pide mi chica y yo asiento, viendo por donde empezar 

—cuando nosotros perdonamos la vida o cosas así, nos tienen que devolver el favor es como una ley—sonríe—y viceversa, por ejemplo si Dom te tratara de matar y tú lo perdonas el te debe de devolver el favor igual de grande—con mi mano hago que de una vuelta sobre si misma— nosotros solo podemos oler a los cazadores y a nuestras almas gemelas—asiente, atenta— los cazadores desprenden un olor repugnante—se ríe— mientras que nuestras almas huelen como siempre lo hacen pero para nosotros se intensifica, se nos hace irresistible— me muerdo el labio

—¿mi aroma cual es?—pregunta

—pasto recién cortado y rosas—ella sonríe— me encanta— agrego 

—¿cómo se comparten los poderes entre almas gemelas?—frunzo el ceño— es que me gusta oírlo 

—con actos de amor puro— ella sonríe más aún— un beso, una caricia... para que seas mi alma gemela como tal y tengas mi inmortalidad tendríamos que tener sexo—sus mejillas se sonrojan haciendo juego con su vestido rojo— cuando un cambiante trata de usar sus poderes sobre su acompañante, sentimos como incrementan, nos hacemos más poderosos-—ella baja la cabeza

—conmigo no sentiste nada, supongo— niego

—preciosa, tú me haces más fuerte con solo estar contigo—sonríe, tímida— yo sigo sin querer darte mis poderes ya que los cazadores huelen cuando las almas gemelas están juntas— gruño—y te encontrarán más fácilmente ya que... ya es un maldito ejercito 

—no dejaré que me maten, lo prometo— veo sus ojos que son rosas... admiro cada gota de emoción de esta chica. Y yo, sobretodo no dejaré que nada le pase

—una frase típica de los cambiantes es...—digo— el amor es el arma más poderosa, tú decides si  la usas o te usa— sonrío— nosotros estamos conscientes de que el amor es poderoso y más cuando es con nuestra alma gemela—le sonrío

—me gusta— dice, sinceramente—en un minuto ya no es mi cumpleaños, ¿podrías...?

Pero no hace falta pedirlo, junto mis labios con los de ella. La jalo hacia mi para que este más cerca, mas unida a mi. Con cada roce que ella hace despierta en mi cosas únicas y maravillosas. 

 Nunca me cansaré de esto.

 

 

 

—Muchas felicidades, Alaska— dice John en cuanto entra a la casa— aunque sea la una de la mañana— le sonrío. John no es tan frío como aparenta, solo son sus ojos completamente negros que si que dan miedo—he venido por tu hermana, ¿la trajiste?— asiento mientras voy hacia el estudio de Ethan, ahora esta tan borracho que estoy segura no dirá nada. 

Entramos y veo a Scott sentado en un sillón con mi hermana acostada en otro. Esta dormida.

—la trajimos despierta—digo, Scott frunce el ceño 

—creo que esta muy agotada por bailar, no ha tomado ni una gota de alcohol—asiento. John y Scott se saludan, después me siento a un lado de mi novio 

—investigamos a tu padre y si, mantuvo una relación larga con Eva— Scott me agarra la mano, en señal de apoyo—todo parece indicar que Grecia si es tu hermana—asiento, dejando salir todo el aire que estaba contendiendo— y eso es raro, Eva nunca tiene hijos con el mismo tipo— me muerdo el labio-—John se acerca a ella, tiene los ojos cerrados... parece muy tranquila. 

Con ambas manos agarra su cabeza y parece no hacer nada hasta que Grecia emite pequeños gemidos de dolor. Se van intensificando pero, John quita las manos. Esta sorprendido.

—si, es tu hermana- suspiro pero se, que hay algo más



BRAVE-N

#121 en Fantasía
#11 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar