Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C27:Donde cenizas quedan, Ethan estuvo

Todo mi cuerpo desborda furia mientras doy un golpe tras otro al cazador, sin piedad. Se que las chicas y Alex corren a ayudar a Asher pero descargo toda mi furia total en el hasta, que queda inconsciente. Mi respiración es agitada y no tengo ningún control. 

Hasta que la miro, miro sus increíbles ojos grises de Alaska. Me esta mirando y todo en mi se calma, todo en mi se relaja cuando la miro. No soy consiente de los gritos y gemidos de sus amigas es como si no existiera nadie más, solo ella y yo. Esta al lado de Asher, inconsciente... sus ojos se tornan de un azul fuerte mientras derrama lágrimas. 

No, no, no, esto no es verdad. Asher no puede estar muerto. Mi corazón late frenéticamente mientras me acerco corriendo a mi hermano. Quito a todas sin importarme sus reacciones, lo muevo pero no reacciona. El pánico me envuelve y me acerco a su pecho para ver si respira, no lo hace. La angustia y desesperación además de las lágrimas se arrinconan. No, no puede estarlo.

Con mis manos le doy golpes en su pecho, tratando de que reaccione pero no lo hace. No sucede nada. Miro a Alaska quien no me ha dejado de apoyar.

—le daré respiración— trago saliva e ignorando el llanto de Leyna. No puedo dejar que Asher muera, no... me niego. Bajo mi cabeza, dispuesto a hacer de todo para que sobreviva. 

—ni se te ocurra— interrumpe una voz. La voz de mi hermano. Todo el aire se sale de mi cuerpo. Las chicas gritan de alegría, yo solo asiento alivio.

—ven acá—lo abrazo y aunque el con quejas de dolor, me devuelve también el abrazo— no vuelvas a hacer esto, por favor— digo, serio. Asher se ríe.

—¿crees que me gustaría ver tus labios tan cerca de los míos otra vez?— rodeo los ojos, tiene varios cortes pero ya comienzan a sanar—ahora ayúdame a levantarme— asiento mientras lo ayudo a parar

—si vuelves a hacer eso, jamás te lo perdonaré— gruño—apenas aguanto que conozcas a James— digo, en un susurro

—¿te doy un espejo?— frunzo el ceño— los celos te convierten en otra persona—gruño— bien, la prioridad es sacarlos a todos de aquí— todos asienten aún conmocionados—vaya cumpleaños Alaska 

—losé—sonríe sarcásticamente, la miro. Sus ojos ahora son grises. 

—¿sabes muy bien que todos se enterarán de todo?— le menciono a Asher 

—siempre les puedo borrar la memoria—sonríe— debemos salir por la parte de la alberca, mi padre  los esta enfrentando directamente y Dominic custodia la entrada— se oyen varios gritos, de agonía— que ya han oído, no esta sólo—seguramente Dom los esta haciendo sentir asfixia

—¿mi familia?- pregunta mi chica, con pánico

—esta en el estudio de mi padre, no les pasará nada ya que esta lejos de la habitación en donde estaba Charlie y también de la entrada— dice mi hermano

—¡¿Alguien podría decirnos que esta pasando?!—grita Morgan—no entendemos como mierda unos tipos acaban de entrar y explotar una parte de la casa—mira a Asher, Alaska y yo. Nos mira, pidiendo una explicación— ¡digan algo, demonios!—grita aún más

—Morgan, no podemos decirles nada aún— todas se miran, confundidas. Alex me mira a mi— si salimos con vida les juro que les daré una explicación pero no es el momento— explica Alaska

—eso y me explicarás como es que se curo tan rápido el—agrega Alex, señalando a Asher

—todo, ahora hagan caso. Por favor—suplica Alaska. Todas asienten.

—yo iré en frente—comienza a explicar mi hermano— Scott atrás— asentimos— si alguien es atacado los demás no harán nada— ordena Asher—Scott o yo iremos, nadie más— me muerdo el labio— y una vez más, no los vean a los ojos—todos asienten, comprendiendo—¿y mi madre?

—antes de que te dieran el golpe dijo que tenía que ir a ayudar a su esposo— siento un nudo en la garganta a las palabras de Cloé

—maldición— grita Asher—¿Scott, te llegan sus pensamientos?— me pregunta

—son demasiados, no podré encontrarla—digo, desanimado

—bien, sigamos— todos comenzamos a avanzar hacia la alberca pero, antes de eso. Una vez más, otra explosión se oye. Mis padres. Corremos hacia donde están. Sin importarme nada.

 

 

 

 

 

—son nuestros padres, han quemado todo— dice Scott al llegar a la parte donde estaba el cazador. No hay absolutamente nada que quede en pie, todo esta quemado y lleno de cenizas. 



BRAVE-N

#159 en Fantasía
#20 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar