Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C28:Hipocresía y envidia

—¡¿Cómo mierda quieres que me calme?!— se me salen varias lágrimas— ¡se han llevado a una amiga mía!—le grito a Asher quien, me mira con cara apenada

—¡¿Cómo mierda quieres que me calme?!— se me salen varias lágrimas— ¡se han llevado a una amiga mía!—le grito a Asher quien, me mira con cara apenada. Jane esta reconstruyendo todo pues, puede mover cosas con sus manos. Dom ayuda a la madre de Scott, he descubierto que puede controlar el aire así que quita todos los escombros. El padre de Scott esta hablando irritado por teléfono y mis amigos estamos todos juntos llorando. No podemos hacer nada más y eso me angustia. Es una de mis mejores amigas... no podría aguantar que algo le pasara. Scott me abraza y pierdo el control en sus brazos, en mi lugar preferido en este mundo. 

—mira, niño no nos importa que tengas problemas con ladrones, narcotraficantes o lo que sea pero no es culpa de Cloé, no es culpa de nadie—gruñe Morgan, frente a frente con Scott 

—yo no tengo ningún problema con nadie, chica—trago saliva, Scott se ve muy amenazante— y si lo tuviera créeme, los hubiera matado— sentencia volviendo a posicionarse al lado mío y dejando a Morgan con la palabra en la boca

—merecemos una explicación, Alaska—suplica Alex a lo que todas lo apoyan. Me siento pequeña al lado de todos. Jalo a Asher

—esperen—ambos hermanos me miran, atentos— ¿qué mierda les digo?

—les puedo borrar la memoria—sugiere Asher

—no se, sabiendo o no de los cambiantes ya corren el mismo peligro—me muerdo el labio

—no les puedes borrar la memoria, Asher— interrumpe Scott, ambos los miramos con el ceño fruncido— tienen una deuda con Asher y conmigo

—¿deuda?— pregunto, muy confundia 

—les ayudamos a mantenerse a salvo— suspira— hicimos un favor, tienen que devolvernos ese favor—su hermano y el asienten 

—¿y si no que?— sugiero 

—si no lo cumplen, mueren— lo miro, atónita— es regla, cariño—agrega al ver mi cara 

—bien—trago saliva y miro a mis amigos con una sonrisa. No puedo creer que hace unas semanas éramos todos, reíamos de todo, hacíamos todo. Ahora falta Cloé. Ignoro todas las ganas de llorar y de no poder decirles la verdad—chicas y Alex—les sonrío, ellos me miran expectantes— empecemos con la historia de Adan y Eva...—y revelo todo.

 

 

 

 

 

 

 

 

—¿Están de broma?— grita la chica morena que ahora, ya me odia—Alaska no tienes que inventar todo eso de los cambiantes, poderes

—¿Están de broma?— grita la chica morena que ahora, ya me odia—Alaska no tienes que inventar todo eso de los cambiantes, poderes... solo para salvar a este— me señala y yo, gruño

—no lo estoy inventando, Morgan— repite Alaska

—claro que si, admite que tu maldito novio es un ladrón— y con eso, exploto. Quito a todos y me pongo en frente de ella, Leyna chilla.

—no me conoces, no sabes nada de mi— gruño, sumamente furioso— no tienes ni el más mínimo derecho de decir que soy un ladrón—sus ojos oscuros también me miran con furia— hipócrita  

—no me conoces, no sabes nada de mi— repite, sonriente— no tienes ni el más mínimo derecho de decir que soy una hipócrita— sonríe, victoriosa 

—te llamas Morgan Steel, tú cumpleaños es el uno de mayo, eres hija única de padre americano y madre jamaiquina— Morgan me mira sorprendida— y eres una hipócrita por que antes yo...

—cállate— sonrío, mientras niega con la cabeza—no le hagas caso, Alaska— suplica

—antes yo te gustaba— sentencio y puedo notar que el cuerpo de Alaska se pone tenso

—tú nunca me gustaste— su voz tiembla y yo, me río

—no vuelvas a dudar de las palabras de mi chica— bufo— y menos a decirme ladrón por que puedo ser todo menos eso—la miro— yo conozco todo de ti así que, dime una maldita razón para no destruirte ahora mismo—ella tiene lágrimas en los ojos

—basta, Scott—pide Alaska. Me trago mi orgullo y me separo de Morgan. Me pongo a un lado de Alaska— ¿te gustaba Scott?— pregunta. A lo que se instala un silencio sepulcral

—si— dice finalmente— me gustaba desde hace un año—Morgan traga saliva

—por eso siempre hablabas de el— comprende Alaska—tú eras la primera en apoyarme con Scott... ¿porqué?—evito leer su mente, no quiero enterarme de cosas.



BRAVE-N

#100 en Fantasía
#11 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar