Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C33: Jaque mate, James

—Bien, James     

—Bien, James... cuéntame de ti— mi enemigo traga saliva y yo bueno, me la estoy pasando de lo lindo como el señor Stone jode a James. Hice que James creyera que el bebé bueno, los bebés ya llevan tiempo ahí

—me llamo James Stargell, tengo 22 años y estoy a seis meses de graduarme de arquitectura—dice, rápido. Alaska me agarra la mano por debajo de la mesa, siempre hace eso cuando esta nerviosa

—¿cómo conociste a mi hija?—pregunta, serio 

—en una fiesta— dice, seguro—Jackson ofreció una—me muerdo la lengua, es cierto

—¿le quieres?— pregunto sin ningún escrúpulo el señor Stone

—si—entrecierro los ojos

Si, me gusta. Me gusta muchísimo... lo único que me molesta es que no me haya dicho que tenía una hermana y que antes ella me gustaba.

Me tranquilizo un poco, su mente decía que ya no le gusta mi chica... ya no lo odio tanto. Rodeo los ojos por pensar eso.

—¿te harás cargo del bebé?—pregunta de nuevo el señor Stone y, aprovecha para subir su arma a la mesa. James se pone pálido

—son gemelos, papá— el señor Stone abre los ojos como platos ante las palabras de Grecia—y baja tu pistola de la mesa, estamos comiendo— y una muy buena comida, hot dogs. 

—¿gemelos?— pregunta

—si—traga saliva Grecia

—cuando tengas hijos Alaska... dime con delicadeza si son gemelos—mi chica se pone sumamente roja, le acaricio su mano— no me contestaste, Stargell... ¿te harás cargo?

—si... si... señor—dice con los nervios a mil, me divierto viéndolo así. Nunca me imagine que exclusivamente yo lo vería así—cuando acabe la universidad compraré un departamento y...

—no te llevarás a mi hija— contesta, de inmediato—no lo permitiré

—esa es decisión mía, padre— responde molesta Grecia

—les daré dinero y vendré a verlos... quiero estar con ellos— y de nuevo leo su mente, no puedo creer que este inútil este diciendo la verdad pero lo hace

—entonces cásense— sentencia el señor Stone. Todo mundo se queda en silencio hasta yo, definitivamente eso no me lo esperaba. El señor Stone es de los antiguos. 

—¡Papá!— gruñe Grecia— es decisión nuestra— James me mira, rodea los ojos

—es una sugerencia— responde, despreocupado— pero cabe recalcar que si le haces daño, soy policía y me aseguraré de que nadie encuentre tu cuerpo— James traga saliva, y le entiendo... pase lo mismo

—no le haré daño, señor Stone—responde 

—¿cómo esta tu nariz, Stargell?— sonrío, maliciosamente

—ya me han quitado el yeso, pero sigue doliendo—gruñe— gracias por preguntar 

—me lo ha contado Alaska, sobre su accidente— responde el señor Stone— por cierto, ¿vives solo?— le pregunta a James

—yo no uso esteroides— dice en susurro con la intención de molestarme pero le sonrío, el se irrita—vivo solo cerca de la escuela, mis padres viven en Atlanta—responde, dándole una mordida a su hot dog con extra catsup... que asco

—¿ahí le quitaste la virginidad a mi hija?—James se atraganta y Alaska y yo nos mordemos la lengua para no reír como locos 

—¡PAPÁ!— grita Grecia escandalizada— para tú información perdí la virginidad a los 17— es el turno del señor Stone para atragantarse

—¡tenías que llegar virgen al matrimonio!—grita el padre de mi chica, ahí me doy cuenta que si es un poco antiguo—¡Alaska tienes que llegar virgen al matrimonio!

—ay por dios—mi chica se sonroja como nunca y se tapa su cara con las manos

—conmigo no lo harás— le digo en susurro a Alaska, se sonroja más aún 

—son mis chicas— dice serio y eso hace que todos le pongamos atención— son mis princesas, yo les pedí que no crecieran— trago saliva— yo les cambie los pañales, les di de comer, hable con ellas sobre lo que les llega cada mes—ambas chicas se sonrojan—estuve con ellas yo solo y se me hace injusto que un chico con dinero de sobra venga y me la quite- me mira, trago saliva—se me hace injusto que un chico con tatuajes embaracé a mi hija y después me la quite— James se pone pálido—pero así es la vida—traga saliva—y si ustedes dos, no las cuidan yo personalmente cabaré sus tumbas— nos mira, alternadamente—¿entendieron, Dallas y Stargell?

—si— digo, inmediatamente. De hecho, lo prometo.

—pensaba salir en vacaciones de invierno pero con el gasto de la nueva casa...—empieza el señor Stone



BRAVE-N

#115 en Fantasía
#9 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar