Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C36: Necesitas mi ayuda

—¿Disculpa?— pregunto, en shock—¿qué dijiste?     

—¿Disculpa?— pregunto, en shock—¿qué dijiste?

—dije, que soy tu madre— me responde y me da aún más rabia cuando me doy cuenta que tenemos el mismo tono de voz

—eso lo oí perfectamente— interrumpo— me pregunto es que, como carajos te atreves a aparecerte después de 18 años y decir un simple "Soy Eva Cox, tu madre"— gruño, con la rabia a mil por hora—no eres mi madre—digo, fijamente a sus ojos verdes

—yo no vengo a remediar el pasado—me contesta, con voz siniestra—no vengo a llorar a tu hombro y a pedir disculpas—dice—no te estoy pidiendo que me llames madre por que no lo soy y no pienso ocupar ese lugar en tu vida— y se, por esa contestación que será mi madre pero ninguna de las dos esta dispuesta a quererse en su vida

—¿entonces que haces aquí?— gruño casi, gritando 

—necesitas mi ayuda para recuperar a tu amiga Cloé— me dice, retándome

—¿y porqué piensas que la aceptare?—ella me guiña un ojo 

—por que estas cegada por la amistad y hacer lo correcto—me sonríe— igual que tu padre 

—a el si le puedo llamar padre— oigo unos pasos acercarse, los chicos aparecen al lado mío. Todos se quedan quietos, mirando a Eva

—es fácil, yo no quiero ser tu madre— hace énfasis en "No"

—¡No necesito tú maldita ayuda!— exploto— ¡lárgate de mi vida! ¡lo has hecho muy bien por 18 años!

—preciosa— empieza Scott— necesitamos su ayuda

—¿porqué ah?— y se, que estoy descargando mi furia con el pero en este momento no me importa—¿también guardas secretos con ella?— sentencio 

—¿de que hablas?— pregunta Scott— ¡yo no te he escondido nada!— levanta la voz— no lo haría, jamás

—Celia te quiso matar— le respondo—y no me lo dijiste 

—porque no quería que te preocuparas— dice, sus ojos se vuelven azul claro. Me quedo callada, no puedo negarle. Me esta diciendo la verdad— necesitamos a tu madre...

—Eva—respondo, furiosa 

—Eva... la necesitamos por que ella puede detectar el aroma de alguien e ir con exactitud hacia donde esta 

—ósea que es una perra— le sonrío pero mi enojo incrementa al no provocarle nada

—una perra que te puede reducir a la nada pero, me necesitas— sonríe—escucha, Alaska no voy a ayudarte por que quiera—me gruñe—lo estoy haciendo por Ethan, me ha pagado una buena suma de dinero— frunzo el ceño, ¿Ethan ha pagado?

 —pues bien, pon en funcionamiento tu maldito olfato de perro y haz por lo que se te pago—digo, la rabia me esta consumiendo

—no es tan fácil, querida— Eva se adentra y se sienta en el sillón donde estaba sentada con Asher hace un rato-—quiero un pago extra, un pago que solo Grecia puede darme

—con mi hermana no te metas— amenazo pero me sonríe, sin afectarle

—Adán y yo tenemos tres hijos cambiantes—dice— yo tengo 90 hijos muertos, entre ellos Picasso y Alejandro Magno—menciona— y la noventa y uno, resulto ser una acompañante... y nada menos que de Scott Dallas—mira a mi chico que no se ha movido en ningún momento

—¿cómo es el pago?— pregunta Dominic, al grano. Eva lo voltea a ver, siniestramente 

—que sorpresa, Asher Dallas y Dominic Bane, enemigos— ambos chicos se quedan quietos, sin decir una palabra— pero al final, Asher tendrá algo que Dominic necesitará para ser poderoso— sus ojos se vuelven de un azul claro, muy claro—y solo eso, decidirá si están en paz o en guerra

—Eva puede predecir el futuro, con palabras clave—me susurra Scott— no lo ve, pero te lo dice— asiento, esta maldita cambiante si que es poderosa— pueden pasar años o días al decir su predicción

—¿qué estas tratando de decir?— pregunta Asher, temblando 

—sabes que no te lo diré por que el futuro siempre cambia pero mis predicciones nunca lo hacen—menciona—solo esperen— sonríe— el pago, son mis nietos— frunzo el ceño

—¿qué estas tratando de decir?— pregunta Scott 

—que una vez que nazcan, serán míos. Ese es mi pago por encontrar a tu amiga— la sangre se va de mi cuerpo

—jamás— sentencio. Eva sonríe 

—soy buena negociando, querida— empieza— si Grecia muere por causas naturales, me quedo con los bebes—trago saliva— si la matan, te los quedas

—¿y porqué los quieres?—digo, al borde de las lágrimas—¿y por que en ambas morirá Grecia?



BRAVE-N

#104 en Fantasía
#9 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar