Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C37: Inerte

—Alaska, no voy a permitir que entres— su voz es casi inaudible por la música del lugar     

—Alaska, no voy a permitir que entres— su voz es casi inaudible por la música del lugar. Seguimos afuera pero es intenso el ruido. 

—es mi mejor amiga, Scott— respondo 

—eres mi alma gemela—me responde de igual manera— me muero si te pasa algo— agrega

—no me pasara nada, lo prometo— en ningún momento sus ojos dejan de ser morados pero asiente, no muy convencido 

—déjense de cursilerías, tenemos que idear un plan— interrumpe Asher— y lo antes posible para que sus padres no sospechen que esta desaparecida

—Cloé no vive con sus padres, vive sola— digo

—todos tus amigos viven solos— me dice Asher— ¿hay alguno que tenga padres y se preocupen por ellos?

—Hayley y yo—también Morgan pero, no digo nada— ¿cuál es tu plan?

—Dom ha quitado a todos los guardias de seguridad de afuera con frío extremo y Eva trata de entrar al sótano—frunzo el ceño 

—¿cómo porque?—pregunto 

—su aroma llega hasta ahí— explica— Scott, utilizaré la neblina y haré que nadie pueda vernos, en ese momento entrarás a la puerta que da al sótano— ordena—seguramente te encontraras con Eva, ahí quédense—asiente— le he dicho a Dom que vigile las entradas, nadie entra ni nadie sale— continúa—Alaska, tu y yo seremos los señuelos

—¿qué?— pregunta Scott

—hay un cazador ahí dentro, tenemos que despistarlo mientras ustedes entran por Cloé— explica pero Scott niega 

—yo soy el señuelo—dice mi chico

—no, si te matan a ti, Alaska ya no será importante y tú tampoco— Scott rodea los ojos— si matan a Alaska tú te conviertes en cazador... les conviene más— me muerdo el labio, tiene sentido—yo iré con ella, la voy a proteger

—hazlo con tu vida, hermano— amenaza Scott y Asher asiente. 

Scott me agarra de la cintura y me jala hacia el, juntando nuestros labios. Esta vez el beso se intensifica en tiempo y evito no pensar que es la última vez que nos veremos.

—ten cuidado, preciosa— me sonríe y después, desaparece dentro de Forget's. 

Después de unos segundos en que Asher ha estado con su neblina me avisa para que entremos a distraer al cazador. El olor a sudor, la sensación de calor y el audio intenso me asfixian. Luces de todos los colores aparecen el escenario, creando un ambiente de fiesta callejera. Nos detenemos en medio de todo el lugar y, Asher y yo comenzamos a bailar. 

Bueno, a saltar por que yo soy un maldito asco bailando. El me sonríe para darme ánimos y, me señala al cazador. 

Esta sentado en la misma mesa en donde estuve la última vez, tiene varias chicas a su alrededor parecen modelos extremadamente guapas y por si fuera poco, tienen un cuerpo para morir. Todas tocan al cazador como si fuera un tesoro y, lo conozco. 

Charlie Wilson, el cazador que escapó. La rabia se apodera de mi, por el Cloé ha sido secuestrada por el, inicio todo esto. Asher me mira y trata de calmarme pero no puedo. Justo en ese momento, los ojos blancos del cazador se clavan en mi.  

Bajo mi mirada, temerosa por que se adueñe de mi cuerpo. Trago saliva cuando el deja todo a su lado, deja todo lo que estaba haciendo para venir acá. Conmigo. 

—hola, querida Alaska— alzo un poco mi mirada, lo suficiente para ver su sonrisa siniestra. Asher se coloca al lado mío en posición amenazadora y protectora—mírame, tengo prohibido adueñarme de tu cuerpo, ordenes de Rixton—rodeo los ojos pero lo hago, para que vea que no puede intimidarme. 

Conecto mi mirada con la suya y espero que pase algo, que me paso algo como cuando se adueño de Alex. Pero no sucede nada, la música y el ambiente sigue igual. Yo sigo igual.

—¿lo vez?—se rie— no haré nada—agrega—¿donde esta Scott, ah?— pregunta, alzando su cabeza en señal de buscar algo

—vinimos solos— gruñe Asher

—no les creo—contesta Charlie

—¿dónde esta Cloé?— gruño pero, he cometido un error. Lo he hecho, le he dicho a que he venido. Charlie sonríe, divertido

—las torturas no funcionan con ellas, ¿sabes?— gruño—sigue jodiendo igual o creo que peor— se rasca las sienes. Mi corazón se hace añicos, la están torturando.

—¡¿dónde esta?!— pregunto, desesperada 

—en el sótano, ve por ella—frunzo el ceño, ¿será una trama?— hablo enserio— agrega

—¿esta viva?—pregunto, con mi corazón latiendo como loco. No puede estar muerta... no.



BRAVE-N

#108 en Fantasía
#9 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar