Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C45: Pánico

—Esto es el paraíso— la voz de James interrumpe el silencio, estamos aún el yate y en la isla     

—Esto es el paraíso— la voz de James interrumpe el silencio, estamos aún el yate y en la isla... ya es de noche y por supuesto, empiezan a verse las primeras estrellas— Alaska, ¿te puedo preguntar algo?— dice y me obliga a levantar mi cabeza, dandole mi atención 

—si—es lo único que respondo 

—¿que viste en Scott?— y me quedo callada, tratando de asimilar su pregunta con sumo cuidado, miro al chico con el que me he entregado en todos los sentidos posibles, esta nadando en la pequeña pero profunda alberca en donde saltamos, no ha salido del agua por unas horas y le tuve que explicar a mi hermana y a James que los cambiantes respiran bajo el agua. 

Pero, ¿qué vi en Scott?. ¿Qué vi en Scott que no vi en nadie más?

Tal vez fueron sus increíbles ojos los que me hipnotizaron, tal vez fue su sonrisa de suficiencia, tal vez fue su maravillosa forma de tratarme. 

O tal vez, solo tal vez Scott es igual a todos los hombres solo que ninguno de ellos llega a hacerme sentir como lo hace el. 

—creo que no hay palabras para describir lo que siento por el— respondo, los ojos azules de James se entrecierran y después, sonríe con ternura 

—quiero a tu hermana— lo miro— siempre la he querido, si... se que tuvimos que estar juntos por los gemelos pero siento que... que de alguna forma u otra yo iba a terminar con ella— mira a Grecia quien, esta acostada sobre unas rocas leyendo un libro que no se donde demonios lo saco— aún no tengo tu confianza pero, estoy seguro que la ganaré—me mira, seguro— aunque me cueste toda mi vida hacerlo—suspira—te quiero pedir un favor, Alaska 

—dime—pido, viendo hacia arriba viendo ya el cielo estrellado 

—que cuidarás a los gemelos...—lo miro, atónita—Grecia y yo no estaremos toda la vida con ellos y tú si...— sonríe, con nostalgia

—lo prometo— sonrío pero no necesitaba que lo dijera, yo cuidaré aunque la vida me cueste a mis sobrinos. 

Justo en ese momento recibo un mensaje en mi celular, lo saco y trato de que el pánico no se apodere de mi. Trato, desesperadamente de correr hacia Grecia, Scott por fin sale del agua y me mira confundido y preocupado pero, todo me da igual por el mensaje que acabo de ver. 

Grecia es la segunda.

-Rixton

El agua fría del mar rompe contra mi cuerpo en el momento en que caigo en ella y, Scott trata de ir conmigo pero yo ya estoy nadando hacia mi hermana y aunque pueda respirar bajo el agua siento que no lo hago, el pánico, el miedo me comienza a asfixiar de manera tan horrible aún más que quedarme sin oxigeno. 

Cuando estoy a punto de llegar hacia mi hermana, se oye un grito que me rompe en pedazos aún más de lo que sentí con Cloé, aún más de lo que sentí cuando vi el cuerpo de mi mejor amiga sin vida y aún más cuando supe que en verdad yo tuve la culpa. 

Me rompe de mil maneras más horribles al saber que ellos no tienen compasión de que ha pasado tan poco del funeral de Cloé y ya están contra mi hermana... mi hermana.

Antes de que pueda salir del agua veo que Scott ya lo ha hecho y con su fuerza sobrehumana esta tratando de ir con mi hermana quien, esta desmayada o dormida... no lose. Pero, dos cuerpos se la están llevando y mi cuerpo se estremece, el agua se hace más pesada y aunque no lo quiera admitir... me estoy derrumbando más. 

Oigo los gritos de James y se, que también ya esta en el agua... por Grecia. Scott logra matar a los cazadores que lo estaban deteniendo pero, es demasiado tarde. 

Se han llevado a Grecia, se han llevado a mis sobrinos.

Y otra vez, no he hecho nada para poder evitarlo.



BRAVE-N

#156 en Fantasía
#22 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar