Maldita Fantasía

Tamaño de fuente: - +

C50: Última predicción

 

 

—Alaska, si no quieres ver más sangre será mejor que te voltees— advierte Asher justo en el momento en que Scott saca un cuchillo y aunque se que este momento quedará en mi mente para siempre no puedo evitarlo.

—Padre, desinféctalo— Scott le da un cuchillo a Ethan y con una llama baja que sale de la palma de su mano, la calienta

—a Grecia no le hace nada algo con gérmenes—explica en voz baja Asher, se coloca a un lado mío para darme apoyo. Scott no me lo puede brindar por que esta tan concentrado en traer con vida a los gemelos que, no hace caso a nada—pues ella ya no...— trago saliva 

—ya no esta viva— me queman las palabras al decirlo

—si, pero los gemelos si y la cuchilla puede causarles alguna infección— asiento, comprensiva. Una vez que Ethan le da el cuchillo a Scott el por un solo segundo se conectan nuestras miradas como si me pidiera permiso y yo, con un asentimiento de cabeza acepto. Casi vomito cuando Scott entierra el cuchillo y hace un gran corte en su barriga que comienza a perder color—Scott fue doctor en la primera guerra mundial, no te preocupes Alaska— dice Asher pero todo el mundo ha dejado de girar para mi en el momento en que Scott se levanta y se quita su sudadera, la deja a un lado en el piso y se queda quieto viendo la pared. 

Mi corazón empieza a latir rápidamente al pensar en que los gemelos están muertos pero eso, se descarta cuando Scott se levanta de un salto y pega con todas sus fuerzas a un tubo y de ahí, comienza a salir agua de a chorros. Se quita la sangre de sus manos y regresa con Grecia. Eso estaba buscando, agua para lavarse y no infectar a los gemelos. 

Scott comienza a ver la barriga de mi hermana como si estuviera calculando, esta llena de sangre nueva y seca... estoy asqueada pero, entonces mi chico mete ambas manos a su barriga, por el corte que le hizo. 

Durante unos segundos nada pasa, nada sucede solo esta Scott moviendo sus manos dentro de la barriga de mi hermana. 

—necesito tu ayuda, Cassidy—pide Scott y el pánico se apodera de mi— uno de los gemelos esta enredado al cordón umbilical y esta sintiendo dolor—comienzo a respirar pesadamente— necesito que lo toques y le quites ese dolor mientras corto el cordón desde dentro— Cassidy, asustada se hinca a un lado de su sobrino y con un poco de miedo pero con determinación, su mano desaparece dentro de la barriga de mi hermana

—¿ese es su pie?— pregunta Cass y con asombro y lágrimas sonríe— bien, ya le he quitado el dolor... si—sigue— Scott asiente y solo veo como la barriga de mi hermana de mueve, esto es tan... anormal. 

—ya lo he cortado, sacaré a ambos al mismo tiempo—avisa—quítate tu sudadera para que lo puedas recibir— Cassidy hace caso y cuando ya están listos ambos, me acerco un poco más. 

Scott saca dos cuerpos de un tirón y comienzan a irse dos llantos tan fuertes y rítmicos. Me acerco rápidamente mientras Scott le da uno a Cassidy y lo envuelve.

—¿lista para conocer a tus sobrinos?—me sonríe mi alma gemela y me pasa a ambos. 

Ambos tienen los ojos cerrados pero el de mi derecha tiene el cabello color castaño oscuro mientras que el de mi izquierda lo tiene almendrado... como James. Es lo único en lo que se diferencian ya que tienen la misma nariz de James, la misma forma de la cara de James pero, sus labios son iguales a los de Grecia. 

Comienzo a llorar de felicidad, e perdido a dos personas que necesitaba en mi vida pero, me han dado dos más. Dos pequeños cambiantes que cuidaré con toda mi vida. 

Y abren los ojos, me quedo en shock. 

Nunca había visto todos los colores del arcoíris en los ojos, es como ver todas las emociones en dos pares de ojos. Más lágrimas comienzo a derramar y no me importa estar manchada de sangre por los gemelos, no me importa estar hecha un asco, no me importa nada más que protegerlos con todo lo que tengo. 

Ambos gemelos, como si estuvieran coordinados en sus movimientos levantan sus manos y tocan mis mejillas y no puedo evitar sonreír, no puedo evitar sentir felicidad. 

Dos pares de risas se oyen en todo este silencio y cuando descubro de quienes son, yo también sonrío. Los gemelos se están riendo, están sonriendo y sin dejar de tocarme mis mejillas. 

Y pasa, lo que jamás creí ver. Sus ojos de ambos se comienzan a pigmentar de un naranja hermoso, de un naranja perfecto y brillante. El de mi derecha, con su cabello oscuro será Sean y el de mi izquierda con su cabello más avellana será Ocean.

—gracias por traerlos al mundo— le digo a Scott quien, se acerca y me mira con sus ojos brillantes—te amo— el no dice nada más sin embargo, me da un beso en la frente. Se aleja un poco y abre la boca, sorprendido y maravillado— ¿qué pasa?—pregunto aún con mis ojos puestos en mis sobrinos 

—por un momento pensé que ellos eran mis hijos... que por fin había formado una familia—me sonríe y eso causa más lágrimas de parte mía. 



BRAVE-N

#158 en Fantasía
#20 en Paranormal

En el texto hay: amor mistico

Editado: 16.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar