Malorakian

Tamaño de fuente: - +

Historias del pasado

Somos una raza conocida como “Markianos”, fuimos creados unos cuantos siglos antes que los humanos, por “los eternos”, que es como nosotros los conocemos.

Esta es la historia de cómo la vida en nuestro planeta natal se volvió insostenible y, en gran medida, fue nuestra culpa.

Cuando éramos unos “recién nacidos” fuimos mandados a un mundo con una atmosfera hostil, la vida en la superficie era para nosotros una mera fantasía; el aire era tan toxico que con que alguna parte de nuestra piel saliera del agua, nos provocaba quemaduras y esa parte comenzaba a derretirse, pero gracias a nuestra rápida recuperación no tardábamos mucho en curarnos cuando regresábamos al agua.

Al no poder salir nosotros comenzamos a desarrollar nuestra tecnología bajo el agua, no podíamos valernos de la energía eléctrica como los seres humanos, así que extraíamos energía del núcleo de nuestro planeta.

La población creció, lo que al inicio eran pequeñas comunidades aisladas ahora eran macro ciudades repartidas por todo el planeta y cada nueva ciudad construía un nuevo extractor de energía, que cada vez trabajaban más para para satisfacer las necesidades de la creciente urbe.

Sabíamos que esta sobre-explotación de recursos estaba afectando al planeta, y comenzamos a buscar otras alternativas, comenzamos a crear aparatos que convertían el aire tan toxico en energía, esto funciono algunas décadas más, pero entre más lo usábamos, mas toxica hacíamos el agua, algunos bebes comenzaron a nacer con malformaciones y por ello eran sacrificados. No me malentiendan, aunque no lo parezca tenemos depredadores y, un pequeño con alguna malformación, se convertía en una presa fácil para ellos. Así que para nosotros era preferible darle un final digno y no doloroso, a permitir que su problema lo convirtiera en una presa fácil y tuviera una muerte lenta y agonizante.

Esto fue lo que nos hizo nuevamente buscar otra alternativa, nos dimos cuenta de que no teníamos otra forma de conseguir energía sin seguir destruyendo nuestro planeta, asi que apuntamos nuestra vista a las estrellas.

Debíamos encontrar la forma de extraer energía desde el espacio, sabíamos que la estrella que alumbraba nuestro planeta producía energía y creamos unos paneles que captaban esa energía, los instalamos dentro y fuera del agua (algunos dieron su vida para lograr esto), los que se encontraban fuera del agua eran los que más energía producían, pero su tiempo de funcionamiento era de solo 5 años hasta que se volvían inservibles por la degradación que producía la atmosfera. Al inicio se encontraban voluntarios, pero estos cada vez eran menos, y los paneles submarinos nuevamente no eran suficientes para cubrir la demanda.

Creamos unas naves que llevaban instrumentos de medición, para poder hacer los cálculos y mandar alguna nave que resistiera lo suficiente para absorber directamente la energía de nuestra estrella principal. Gracias a este invento logramos hacer los preparativos y crear un aparato que tenía la resistencia y la velocidad suficiente para adentrarse en la estrella, recoger energía del centro y lograr volver al planeta.

Nuestra estrella tenía aproximadamente un diámetro de 200,000 km, era una de las más pequeñas existentes, se hicieron los preparativos y logro hacerse una nave capaz de llevar a cabo tal proeza, solo teníamos un intento, se requería toda la energía que teníamos, si algo salía mal sería el equivalente a nuestra muerte, muestras ciudades se quedaron completamente a oscuras y toda la gente se quedó en sus hogares, esperando que nuestra única esperanza diera resultado. Los cálculos de nuestros sabios dieron sus frutos y la nave cumplió su misión, ese día se convirtió en nuestra primera fiesta mundial.

Obteníamos la energía necesaria para hacer nuevos viajes y para cubrir las necesidades de la población, no teníamos nada mas de que preocuparnos.

Varias generaciones pasaron con este método, el planeta estaba sobrepoblado, comenzábamos a tener insuficiente comida y esto aumentaba los crímenes, las enfermedades y el hambre. Debido a estos factores perdimos una parte de la población.

Creábamos máquinas para hacer comida en masa, pero era de pésima calidad y esto ocasionaba problemas de salud, la calidad de vida disminuía, pero ayudaba a que la gente no se muriera de hambre.

Promulgamos leyes para mantener el número de la población un poco controlada, esto tardo en notarse, pero después de otras pocas generaciones la población disminuyo lo suficiente para mejorar la calidad de vida de todos. La flora y la fauna también sufrieron todo ese tiempo por nuestra culpa, pero creíamos que con nuestro cambio de vida ellos también se recuperarían.



N.S. Melendez

#981 en Ciencia ficción
#5199 en Otros
#1949 en Relatos cortos

En el texto hay: apocalipsis, tecnologia

Editado: 02.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar