Malvada Belleza©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 42. Cena con lobos.

DARCY

El sol ha salido y se ha ocultado dos veces desde aquella tarde que salimos con Tessa. Después de pasar un rato en el bosque, Kian se acercó a ella y se presentó formalmente, siendo amable y tranquilo, la chica estuvo un tanto dudosa y desconfiada al principio, no obstante pronto se dio cuenta que mi hermano es una buena persona y que sus actos fueron impulsados por su mal carácter natural y una sequía abrupta de sueño que le nubló la vista.

Después de ese día, Tessa ha estado más cómoda con nosotros, a veces parece estar triste, pero Noah se acerca y le hace iniciar conversaciones que la distraen, la he visto sonreír mucho el día de ayer, cuando Ivy regresó y nos sentamos a hablar de varios temas, incluso de la ropa de esta temporada.

—Entonces —Kian se recuesta en mi cama mientras ojea una revista de futbol—, ¿tengo que ir también?

—Sí —respondo, pasando el peine por mi cabello—, la invitación va para todos, así que no creas que te escaquearás fácilmente.

—Pero las cenas son aburridas —cruza sus piernas y bosteza fuerte—. El solo recordar todas las cenas en las que nos vimos envueltos por mamá y papá me dan escalofríos.

—No creo que sea ni por asumo parecida a la cena que nos han invitado.

—¿Van a cambiar a la mitad de la comida o algo así? —pregunta, baja la revista a fin de posar sus vivaces ojos en mí—. Desde hace un tiempo tengo curiosidad de ver a una manada de lobos corriendo, en los libros de la abuela dice que es como un ritual para ellos.

—Según comprendo, aumenta su conexión como manada. —Dejo el peine y abrocho una pinza en mi cabello, dejando mi frente descubierta.

—Debe ser complejo para Gabriel y Brant —comenta suspirando—, después de todo apenas son dos.

Le miro, y puedo ver que está pensativo.

—Estarán bien, no te preocupes innecesariamente —le aconsejo, arruga sus cejas—, Ki, estás preocupado por Gabriel, es natural.

—No estoy preocupado, solo que no deseo que le falte nada —declara serio—. Hemos hablado un poco, sobre muchas cosas, de su pasado, de sus anteriores conquistas y de su vida, y eso me hace sentir más conectado a él, no quiero que nada le ocurra y que no tengas las carencias que ha tenido hasta ahora.

No me doy cuenta de mi sonrisa hasta que ya la he formado.

—Has madurado mucho. —Me observa, impactado someramente por mi afirmación—. Te estás preocupando por tu compañero, es lindo escucharte hablar así, generalmente has apartado a todos de tu vida, excepto a Damián y a mí, por eso me alegra que te sientas así por Gabriel.

Sus mejillas se tibian y mira hacia arriba.

—Supongo que me gusta, no puedo evitarlo, es su culpa, es muy dulce y tiene buen calor corporal —me sonrío, divertida por su necesidad de dar excusas por las razones que quiera a Gabriel.

—Como digas —rio divertida.

—Oh, tú también te sientes así por Brant, así que no me hagas esa cara —declara exaltado.

—¿He negado yo mis sentimientos hacia Brant? —le pregunto, girando sobre la silla y recostando mis codos en el tocador—. Para mí, Brant es el mejor de todos, y estoy dispuesta a quererle y de ser necesario protegerlo de todo, así que no veo un fundamente para tu acusación, además, no estoy excusando mi querer, lo quiero porque se lo ha ganado, porque es un buen hombre y porque me hace feliz —frunzo los hombros, los labios de mi hermano están entreabiertos.

—No se te ocurra mencionar que folla bien porque eso sería demasiado para mi mente sana —pide dramáticamente.

—No te lo diré, entonces —le hago un guiño.

—Dar —me llama por el diminutivo que a veces usa, y me enfoca, con una mirada más seria—. ¿Crees que a Noah le falte mucho para transformarse? Quiero que corra con Gabriel y Brant.

Me pienso la respuesta un instante.

—No estoy segura, pero no lo creo. —La sensación de su lobo cuando estamos cerca, es similar a cuando estoy cerca de Gabriel o Brant, por lo que no debe faltarle mucho tiempo para abrir su pelaje—. Seguramente pronto los chicos de nuestra manada podrán correr entre ellos, no tomes angustias innecesarias, Ki.

—Deseo que surjan pronto, eso definitivamente ayudará, especialmente porque Gabriel quiere correr con todos sus hermanos —me llevo la mano al vientre bajo, donde percibo mi conexión con todos los hermanos de Brant.

—Si he de ser honesta, creo que a ninguno le falta demasiado —inclusive tengo una sensación específica cuando me aproximo a Jake, que es el menor de los hermanos Lacan. 



Danparamo

Editado: 03.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar