Malvada Belleza©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 46. Flor de montaña.

BRANT

Entro en la mansión tan veloz como mis piernas lo permiten, mis hermanos me siguen; primero encuentro a Ivy, las luces y los hilos de melodía están inundando toda la casa, así mismo rodean los cuerpos flotantes de Darcy y Damián. No soy consciente de que tan rápido me aproximo, los orbes lavanda de Ivy me miran, no es eso lo que me turba, sino su cuerpo herido, tiene cortes y partes de su ropa están rasgadas.

—Darcy —murmuro, mi compañera se halla fuera de la consciencia, tiene varios raspones, han debido ser heridas mucho más graves pues sus ropas están manchadas con su sangre, pero gracias a Ivy, ha sanado.

—Ha perdido mucha sangre, apenas estoy cerrando las heridas —susurra la chica, a fin de no perder la concentración—: pero hay algo no puedo hacer, no consigo hacer que despierten, estoy segura que han sido envenenados.

—¿Qué? —pregunto, totalmente alarmado, tanto que mis garras han salido sin poder contenerme y mis emociones bombean a través de mi ser, alterando mi piel y control.  

—Había una extraña barrera de niebla, cuando entré mis hilos de inspiración se activaron para protegerme —revela—: había veneno en ese humo, Darcy ha aspirado una parte, pero Damián es quien la tiene más mal, su energía es un torbellino que no se estabiliza por su debilidad actual.

—Dami. —Kian se aproxima, sus ojos brillan y sus cejas se fruncen, la casa tiembla como si estuviese bajo un terremoto. Gabriel cobija a su compañero entre sus brazos.

—Eh, cariño, cálmate, estamos contigo, estoy contigo —le dice en tono bajo y le aprieta fuerte, demostrándole su apoyo.

—He visto este veneno una vez, deduzco que necesitamos quemar flor de montaña —murmura Ivy—: es una pequeña flor blanquecina, debe estar en un libro, hay otra cosa más importante sin embargo —observo como ella inspira con dificultad—, hay un media sangre muerto cerca del granero, tuve un encuentro nada agradable con él cuando intenté entrar en casa, apenas y pude ganarle, fue gracias a que se distrajo cuando Darcy asesinó a quien le controlaba.

El gruñido sonoro arremanga mi garganta, tengo deseos de destruir algo, mi compañera no disfruta el asesinato, no le gusta considerarlo, y se ha visto obligada a matar porque ha sido amenazada, lo entiendo, ha visto a su hermano en peligro. Mis ojos escrutan todo alrededor, la sala, paredes y vitrinas están destruidas.

—Es una de mis compañeras de clase —susurra Jake, totalmente sorprendido. Mis ojos encuentran a la joven, el atizador le atravesó la cabeza y le arrebató la vida. No la tengo muy presente, no consigo recordar su rostro, si bien tengo la leve sensación de que no es una desconocida.

Mi mente es iluminada por un rayo de luz, la he visto antes, es la hija del hombre que repara relojes en el pueblo; no tengo claro su nombre, solo sé que es un hombre más bien joven. Veo el cuerpo de la joven, la analizo de hito en hito, mis ojos mutan y me permiten discernir la energía oscura que todavía la rodea, minora a cada segundo, eliminando su rastro mágico.

—Gabriel, llama a los tres líderes de Vertoven, explícales brevemente la razón por la cual les precisamos en este momento, pídeles la mayor discreción posible sobre este asunto, Noah —mi hermano de ojos claros espera instrucción mientras que Gabriel se pone a ello—: tú, junto con Jake y Mat, encárguense de hacer el levantamiento de los cuerpos, no quiero a esta mujer en la mansión y a ese media sangre destilando glóbulos rojos en nuestro patio.

—Sí, Alfa. —Se dispersan al instante, la joven es retirada de la zona y sacada de la mansión en cuestión de segundos.

—Tessa —la castaña me presta atención—, por favor, ve a la habitación del pasillo y cambia las sábanas, ocuparemos esas camas para ellos.

—Entendido. —No pierde valioso tiempo, toma camino hacia el cuarto de aseo, para luego ir al cuarto que están ocupando Mat y Jake. Enzo se me queda mirando, ciertamente aterrado, lo comprendo, sé bien que se debe a que generalmente nunca ha tenido que estar en una situación como esta.

Después de todo, es el nieto del Alfa, los problemas en el pueblo y en todo su territorio han sido tratado por los mayores, no tiene idea la forma en que el mundo real puede ser; crudo y cruel; seguramente es una de las razones por las cuales mi abuelo le envió aquí, porque él necesita adquirir conocimiento, en unos meses tomará el relevo como Alfa de la manada y es preciso que comprenda lo que ocurre dentro de una, y la manera en que muchas de las situaciones problema se deben abordar como líder.

—Enzo, por favor, ayúdame a llevarlos a la habitación. —El jovencito asiente. Entre los dos llevamos a Damián y Darcy hasta las camas.



Danparamo

Editado: 03.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar