Mas allá de Ana Ferrol

Tamaño de fuente: - +

5. La llamada del sujeto

🌹~Eva~🌹
 

La noche calló dejandome observar las estrellas con plenitud mientras que mi respiración era tranquila, el viento calido recorría mi piel al descubierto mientras mi cabeza estaba sobre el pecho de Raul con comodidad. Pensamientos instantáneos llegaron a mi sin quererlo, habían muchas dudas dentro de esta cabeza retorcida que todos creían que era normal, jamas he dejado que vean lo que realmente soy o pienso, no puedo darme el lujo de que ellos me conozcan como realmente soy, he actuado ser alguien que no soy por lo que esto ya es más una costumbre que un esfuerzo, he hecho que todos piensen que soy totalmente leíble, jamás han dudado de mi asi que no tenia nada que temer.

Por alguna razón recordé al sujeto de ayer, tenia que averiguar quien rayos podría ser, los nombres de los sospechosos mas prudentes serían, Luka, Cameron o quizas hasta Antonio por la ultima broma que recibió de mi parte.

-¿En que piensas?-. Preguntó Raul mientras me abrazaba con fuerza haciendo que su olor saliera con mas abundancia, lo inhale ya que este era de mi agrado, -En cosas que aún no puedes saber-. Bese sus labios accidentalmente, por lo que rápidamente mis mejillas ardieron sin cesar, una sonrisa burlona porto Raul, - Ya sabia que me querias probar-. Rose mi mano con su mejilla mientras me sentaba en el techo, -Estas todo tonto, no me gustas y lo sabes-. El hizo cara de compungido mientras yo me reía sin parar, el siempre me ha sacado sonrisas por más mal que me encuentre.

Quizas algunas veces me confundí pensando que el me gustaba pero realmente lo amaba como un amigo, lo conozco desde primero de secundaria así que técnicamente conoce cada parte de Ana Ferrol, a veces me pregunto si conociera a Eva ¿Aun sentiría esa atracción?, pero después recuerdo que este trato es hasta la muerte, y nadie debe de saber sobre ello.

Interrumpieron mis pensamientos una vibración proveniente de mi pantalón, saque mi teléfono al mismo tiempo en el que me puse de pie, mire la pantalla con cautela, "Número desconocido", me preguntaba quien podria ser, para tener mas privacidad le dije a Raul que volveria en unos minutos, baje casi corriendo las escaleras para quedar en el patio de la casa, claro que sin mucho ruido ya que los padres de antonio ya estaban aquí, una tercera llamada entro por lo que contesté extrañada.

-¿Bueno, Quien es?-. Un silencio ensordecedor.

-Hasta que contestas Nena-. Mire de reojo el techo intentando averiguar como había conseguido mi número este sujeto.

-¿Qué es lo que quieres?, aún no he llegado a mi casa-. molesta comenté.

-¿Y quien dijo que te esperaba en casa?-. Alguien se paro entre los arboles que separaban el bosque de la casa.

Se corto la línea telefonica y con una luz roja se aluzo la máscara de cerdo y su perfecto traje de color carmesí, caminé con rapidez quedando a pocos metros del sujeto, -¿Que haces aqui?-. No hablo, solo estiró su mano para que la tomará, yo por otra parte con nervios la tomé. Caminamos entre el bosque por unos minutos, a lo lejos pude mirar una fogata y algunas cosas, extrañada solte su mano y corrí hacia allá.

Sin darme cuenta el sujeto ya estaba detrás de mi, - Toma asiento -. Poso sus manos en mis hombros por lo que obedecí.

-¿Me hablaras más sobre el libro?-. mirando sus ojos de distintos colores pregunté.

Como era de esperarse otra vez no me respondió, - Las noches del invierno llegaron al igual que los malestares de Ana Ferrol, sus piernas se debilitaron por lo que utilizo durante meses silla de ruedas y medicamentos, su tio el doctor Ramón era quien la revisaba y medicaba para curarla de su mal, en aquellos dias la pequeña Eva también sufría de esos malestares pero la diferencia era que Eva no podia permitirse estar mal, tenia que trabajar duro para poder traer comida a casa o sus padres la golpearian, se dice que el destinó se escribe sólo pero en este caso no fue asi, ya que las niñas eran un títere para el-. Con los ojos y boca entreabierta mi corazón latía desenfrenado.

¿Quien diablos era el o como es que no recuerdo nada de mi?, - Como te lo dije antes cada noche te daré una foto -. Estiró su mano con la foto en ella, la tome y la observe mas de una vez tratando de asimilar lo antes dicho, en la foto se miraba a Ana Ferrol con los labios morados y flaca hasta los huesos, -Dale la vuelta-. ordenó el sujeto.

Le di la vuelta y está foto me dejo aún mas helada, estaba sentada en un colchón viejo que se encontraba en el suelo, habia una repisa arriba de la cama y en ella estaban un par de botas rojas, tape mi boca y lagrimas salieron sin avisar, ahora tenia una pista más sobre lo que pudo haber pasado antes de llegar con los Ferrol, apreté la foto en mi pecho mientras los recuerdos me inundaron, recuerdo las veces en las que lloraba por que mis padres me golpeaban solo por gusto, con moretes y sangre me dejaban tirada en el suelo, lo único que hacia era tumbarme sobre ese colchón viejo y llorar hasta quedarme dormida.
-Ana...-. Los gritos de mis amigos me alarmaron, el sujeto con su dedo índice toco mis labios indicado que me quedará callada para después irse entre las sombras del bosque.

-¿Que hacías aquí?-. Pregunto Raul y Jade, - Sólo queria aire fresco-. Comente mientras guardaba la foto en mi pantalón, limpie mis lagrimas y continúe caminando hacia la casa.

🌹~🌹~🌹~🌹~🌹~🌹~🌹~🌹~🌹
 

El próximo capítulo está bueno...
 



Melani Abigail Moreno Ramirez

Editado: 22.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar