Más Allá del Mar

Tamaño de fuente: - +

España II

Los jóvenes caminaron a donde estaba el resto del grupo.

- ¡Esperen, esperen! – dijo Violet. Sacó su teléfono y lo puso en la cámara frontal. – Sonrían

El resto le puso caso y pusieron sus mejores sonrisas. Siguieron caminando luego de la foto. Tomaron un taxi y llegaron al baile donde más personas llegaban a la gran actividad. Bajaron del auto, nuevamente con las parejas que se habían formado en el hotel, dejando otra vez solo al peliazul.

- Boletos – dijo el señor elegante que atendía la puerta. Bruno sacó dos boletos, seguidos del pelirrojo y la morena y finalmente Thiago.

Era un gran salón decorado con flores y luces, guirnaldas de cristales y largas cortinas que encerraban el lugar. Había personas bailando en el centro de una gran pista de baile.

- ¿Bailas conmigo primita? - preguntó Bruno.

- Claro – dijo riendo.

Aarón no sabía bailar, pero no estaba dispuesto a dejar a Thiago bailar con Violet, así que le ofreció la mano a la muchacha del vestido rojo y se la llevó a bailar. Thiago se cruzó de brazos y se recostó de una barra donde había más personas.

Bailaban en parejas lo que la banda tocara, Aarón no sabía que hacer muy bien así que tomó a Violet de la cintura y una de sus manos y se dejó llevar (con pasos muy extraños) de la música.

Violet le permitió que la guiara, era muy gracioso, el muchacho se reía con sus mejillas rojas llenas de pecas, eso hacía que ella sonriera.

- No se bailar –admitió el muchacho pelirrojo.

- No importa – respondió la muchacha poniendo su mano el cabello pelirrojo del muchacho.

Thiago miró a su alrededor, de su edad tan solo habían pocas personas, la mayoría eran personas algo más mayores que ellos. Se fue a la barra y pidió algo de beber. Bruno y Beatriz bailaban, riéndose. Los conocía desde hace mucho tiempo y siempre habían sido muy cercanos.

Aarón y Violet estaban igual, solo que sus miradas eran diferentes, sus miradas eran de dos personas que se querían profundamente como algo más que amigos.

Eso lo amargaba, bebió del trago que tenía en la mano y se dio cuenta como sus amigos volvían a donde él estaba.

- ¿Cómo te la estás pasando? – preguntó Bruno.

- Esto está muy aburrido – admitió.

Violet y Aarón se acercaron a ellos.

- ¿Qué pasa? – preguntó Violet.

- Thiago no se está divirtiendo – dijo Beatriz.

- ¿No quieres bailar conmigo? – preguntó Bruno riendo.

Thiago le ofreció una sonrisa falsa.

- ¿Bailamos? – preguntó Violet. El muchacho sonrió, pero prefirió que no lo haría.

- ¿Nos vamos? – preguntó Beatriz.

- ¿No eras tú la que quería venir? – preguntó Bruno.

- Pero era para que tonos nos divirtamos – respondió la chica.

- No tenemos que volver al hotel – comentó Violet.

Los jóvenes se miraron entre ellos.

- Vi un bar cuando veníamos de camino ¿Quieren ir? – preguntó Bruno.

Todos asintieron y casi salieron corriendo.

Llegaron a un pequeño bar donde habían puesto buena música, y no había mucha gente.

Aarón, Thiago y Beatriz se sentaron en la barra mientras que entre cada silla estaban parados Bruno y Violet.

- Compremos una ronda de shots – dijo Thiago – Yo pago la primera.

- Los demás estuvieron de acuerdo.

- ¡Bartender, una ronde de shots! – pidió Thiago.

Les trajo una bandeja con un shot para cada uno, eran de colores diferentes, Violet tomó uno para ella y uno para Aarón.

- Yo no bebo – respondió Aarón.

- ¿Qué? – pregunto la muchacha.

- No bebo, me da asco – respondió el con una sonrisa inocente.

Violet enarco una ceja, el resto del grupo brindo con estruendosas risas al final, la chica trago el contenido del vaso sin hacer caras. Al pelirrojo no le importo pero no en verdad no se le apetecía.

- Baila conmigo – pidió Violet por encima de la música.

El muchacho la saco a la pista de baile e intento seguirle el ritmo, no era muy bueno en eso, estaba claro, pero Violet no tenía intención de bailar con nadie más que no fuera ese muchacho.

Beatriz entró a la pista y bailaba sola, Thiago se animó y se acercó a la rubia, a ella no le incomodo bailar con él. Luego de algunas canciones se volvieron a la barra y pidieron otra ronda. Aarón nuevamente no tomo nada. Violet se paró frente a él y se acomodó entre sus piernas, colocó sus brazos en sus hombros. Quedaban frente a frente, sus ojos se encontraban, no podían dejar de verse.

Aarón se acercó a ella y le dio un corto beso, y sonrió. Violet repitió su acción.El resto seguía tomando shots, pero Violet y Aaron se habían encerrado en ellos.

- Estas muy hermosa hoy ¿Sabes? – coment Aarón pasando su mano por l frente de la muchacha.

La muchacha se abrazo a el.

- Me la he pasado muy bien contigo en estos días Aarón.



Lucille Victoria

#8044 en Novela romántica
#5294 en Otros
#799 en Humor

En el texto hay: amor de verano, accidentes

Editado: 10.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar