Más de Mil Formas de Amarte

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 24

Día uno

 

Todo ha estado muy tranquilo el día de hoy. Por un momento pensé que sería incómodo estar día y noche en la casa de mi amigo, pero más bien, me ha gustado. Vivir en casa de Carlos no está tan mal después de todo. Esta noche ha estado genial. Carlos y yo jugamos numerosos partidos de Póker junto a sus amigos, pero gracias a ello, perdí el sueño y ahora me cuesta dormir. Sin embargo, valió la pena que eso haya pasado; me divertí lo suficiente para juzgar que hoy ha sido un excelente día.

 

Llamé a mi madre muy temprano en la para saber cómo estaba. Le alegró saber que tengo donde quedarme después de todo. Me dijo que estaba bien, y que el divorcio ya se efectuará dentro de poco. Una noticia que para mis oídos no fueron del todo bien, pero al saber que mi hermano está bien y este asunto no le ha choqueado como pensé, basta para no preocuparme.

                         

Carlos y Diana me invitaron a que fuera mañana con ellos al Parque Guaquerí, con tal de pasar un tiempo junto a ellos. Insistieron muchas veces al ver que mostraba respuestas negativas, debido que para mí sería incómodo estar en un momento que para ellos es valioso como pareja y que yo, solo estaría molestando, pero Diana me hizo ver que eso no pasaría. Su insistencia me recuerda a Carol. Empiezo a creer que lo obtuvo de ella. Y hablando de Carol, las ganas no dudaron en invadirme lo suficiente como para escribirle. Estuve a punto de hacerlo, casi lo enviaba, pero me detuve a tiempo al recordar que Carol me prohibió escribirle o llamarla, ni siquiera verla o me diría adiós.

 

Es difícil estar tranquilo con tanta presión y tensión ante algo como esto. La locura por saber de Carol a veces me invade, pero de lo fuerte que he sido, no ha podido controlarme del todo, siendo nada más que algo pasajero que el viento se llevó al instante. Solo espero que todo marche bien, y que cuando cierre los ojos, nada cambie. Ya solo quedan cinco días.

 

 

 

Día dos

 

Diana ha sido muy detallista en esto de venir al parque esta tarde; ha traído muchas cosas que se ven deliciosas y deseables con solo verlo. A los pocos minutos, debido al hambre de Carlos, Diana nos ha dado luz verde para tomar lo que sea que ella ha traído para este momento agradable. Me desanimo un poco al saber que varias de estas tortas, las hizo Carol. Diana se sintió incómoda al decirlo, llamándose tonta y mostrándose apenada por haber olvidado en lo que Carol y yo estamos pasando. No muestro ninguna expresión de repulsión o tristeza, solo doy una sonrisa suave diciéndole que no había problema, que eso no me estaba afectando, aunque soy sincero al decirle en frente de Carlos que, estoy muy preocupado con la decisión que pueda tomar Carol. Diana pone su mano en la mía diciéndome que tenga esperanza y que nunca la abandone. Sus palabras me ayudan lo suficiente como para seguir de pie y positivo, dando una sonrisa como Carlos y Diana están haciendo.

 

¿Qué decisión estarás tomando, Carol?

 

Quisiera saber…

 

 

 

Día tres

 

Estoy en casa de mi mamá, visitándola por un corto tiempo. Me ha contado sobre el asunto del divorcio nuevamente, y para mis oídos, ya se ha vuelto un tema normal. Mi mamá cuenta que, la casa será suya, ya que no tiene los fondos necesarios como para comprar una, o lugares donde quedarse, y más que Rafael estará con ella. Mi padre así lo quiso y ella aceptó. Él estará dando manutención para mi mamá y mi hermano; es mi deber mantenerlos también si se presenta algún inconveniente.

 

Luego de que la conversación se extendiera demasiado, mi madre y yo terminamos cambiando el tema sobre otras cosas, dándome pequeños tips para cocinar, bromeando al decirme que lo hace para no incendiar la casa de Carlos. Lo bueno de todo esto, es que mi mamá se muestra muy positiva en todo esto, y que la tristeza no parece brotarle, aunque me ha contado que hubo veces en donde la depresión se apoderó de ella varias veces, pero así como llegaron, se fueron también.

 

Al taparse el sol, le digo a mi madre que tengo irme. No fue fácil la despedida; ella quería que me quedara, diciéndome que regresara, pero al decirle que aún tengo problemas por resolver, me entiende, dejándome irme con tranquilidad.



Danny J. Ortiz

#4518 en Joven Adulto
#13282 en Novela romántica

En el texto hay: traumas, amor, drama y suspenso

Editado: 09.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar